2015-01-23 10:01 FC Barcelona Por: Administrador

Josep Pedrerol: Siempre negativo... ¡Nunca positivo!



Joan Tubau

Del Barça-Atlético le ha prestado especial atención a las protestas de los jugadores colchoneros por el penalti. Una atención diametralmente opuesta a la que muestra por las protestas de los rivales del Madrid cuando los árbitros convierten simples piscinazos en penaltis en plural multiplicado por ocho. Y su periodismo de investigación le ha llevado a encontrar dos argumentos de peso que deberían haber invalidado el gol del Barça.



Luego ha pedido la expulsión de Messi por ir pasado de vueltas en una entrada a un rival, quedando la imagen de un Messi violento. También ha descubierto un penalti de Rakitic a Godín que no pitó el árbitro. Más periodismo de investigación del bueno. Y de ahí a Suárez, un tipo al que le tiene tantas ganas como a Casillas o a Sergio Ramos. Él sabrá por qué. Después de su campaña denunciando su ficticia obesidad, ahora va a deguello a por él. Porque se tira y protesta. Y luego se toma la justicia por su mano. ¡Qué mal tipo! Estaba nervioso, no le salió nada. Godín le cortó en seco, aunque bramó como un loco, lo protestó todo y su actitud fue negativa y agresiva. ¡Qué mal, qué mal! Además protestó en pleno ataque de ira, que es aún peor. Tan mal que a Pedrerol no le ha quedado más remedio que decir: "Suárez fue uno de los peores del Barça", como si fuera un Sergio Ramos cualquiera. Le faltó decir que el que es bueno es Bale, y a ese lo fichó Florentino, el que jamás da motivo para una crítica. Y jamás es jamás.

Y más denuncias. Los barcelonistas se comieron al árbitros con sus protestas. Su presión sobre el árbitro fue una constante. Ya sabemos por qué ganó el Barça. Y Mascherano enloqueció. Y una reflexión de Pedrerol: tiene razón el espectador encuestado que dice que Messi hace las alineaciones. Claro, es el "pequeño dictador". Seguimos: Luis Enrique y Messi ni se miran. Y que quede claro que Messi funciona por sí mismo en el campo. Y aunque Luis Enrique celebró el gol de Messi, lo hizo con la cara seria. Que quede claro. No nos vayamos a confundir pensando que su alegria era espontánea. Alegre, pero serio.

Y las arcadas. Uno de los temas favoritos de Pedrerol. Con datos de antecedentes y palo a Bartomeu por no hacer nada. Messi estaba mal, miraba al suelo con síntomas de encontrarse mal. Y escupe y mira al banquillo. Y el que lo quiera entender, que lo entienda. Aunque matiza que es un gesto que demuestra que Messi no está bien. El pobre no tiene la suerte de estar tan bien como el querido Cristiano Ronaldo quien, menos cuando está triste, siempre está bien. ¡Qué suerte!  También han hablado de Odegaard, que ha fichado por el Real Madrid... a pesar del Barça, que intentó enredar hasta el final. Lo han explicado sin citar a Marca, porque ahí no hay más exclusivas que las suyas. Y todo muy bien maquillado, como Bartomeu nervioso en la estación del AVE, telefóno en mano y con prisa. Parecía que estaba haciendo el último intento por privar al Madrid del fenómeno ese que apunta el mismo futuro que Canales o el propio Illarra, que era tan bueno hace año y medio. Fuerte indignación en Madrid. Es natural. Y una precisión, igual que Odegaard, Marco Asensio también rechazó el Barça. Un interesante apunte histórico para centrar el tema y que quede claro quiénes son los buenos y quiénes los malos.



Y había que hablar un poco del Atlético. Josep Pedrerol nos ha explicado por qué ganó el Barça. Por culpa de Torres y su impotencia, porque no fue su noche. ¡Mecachis! Le tiene que meter dos goles al Madrid y ninguno al Barça. Otra vez, qué mal.

Josep Pedrerol se ha quedado hoy descansado con el Barça. Ni una sola información positiva, como debe ser. Como le gusta a Tito Floren. Y luego llama pelotas de las fuerzas del mal a los que no babean ante Pérez. El resto, vamos a contar verdades a medias, tralará, del Real Madrid. Con la versión de Florentino sobre el caso Ramos. Parece que su entorno filtra cifras falsas de los contratos de los jugadores blancos. Y ahí está él con su espada justiciera para imponer la verdad. La verdad de Florentino Pérez que, sin ruborizarse, dijo años atrás en una entrevista a su programa amigo que Ramos cobraba más que Bale y lo mismo que Casillas. Y si lo dice el ser superior, eso va a misa, aunque nadie se lo crea. Ni el propio Pérez. Pero aquí no hay más versión oficial que la que ofrece Pérez.

Y porquería contra Ramos, al que compara con Özil, Di María e Higuaín, como si su peso en la historia del Real Madridpudiera ser comparable. Pero qué malos son los futbolistas que quieren cobrar más. Ese es el mensaje. Qué malos son los futbolistas que nos ganan copas de Europa. 

Y qué bueno es Florentino, que nos lleva de excursión. ¿Y el Barça? Siempre negativo ¡nunca positivo! Y así cada día.


Deja tu Comentario