2012-11-12 22:11 Real Madrid Por: Administrador

Juanlu habla de Liga adulterada. ¿Misma sanción que a Mou?



Preguntado por los medios de comunicación, el futbolista no se mordió la lengua: "Lo del árbitro es una vergüenza. Ha tenido muchísimo desprecio con el Levante mientras que a los jugadores del Madrid les daba palmaditas en la espalda y les guiñaba el ojo. Les trataba de usted y a nosotros sólo amenazas, amenazas y amenazas". Una afirmación peligrosa, que da a entender que los "guiños de ojo" podían suponer una adulteración del partido.

Mucho más allá han ido sus quejas en su reflexión siguiente, en la que directamente ha dado por hecho que las decisiones arbitrales en contra del Levante durante el partido fueron intencionadas: "Su actuación ha sido lamentable porque el penalti no es y la falta del segundo gol, tampoco. Si digo que esto es intencionado no tendrá trascendencia porque soy jugador del Levante. La Liga se decidía si perdía el Madrid y claro, eso no puede pasar".



Grave, muy grave esta última frase, que refleja a las claras que Juanlu da por hecho que Muñiz Fernández, colegiado, por cierto, nada sospechoso de beneficiar al Madrid sino todo lo contrario, actuó a drede contra su equipo. Y no sólo eso, sino que también afirma que la Liga está "dirigiendo" los arbitrajes para que el Real Madrid no pierda más distancia con respecto al Barça en el campeonato. 

"Arbitrajes así te hacen perder los nervios. Luego que Mou saque la libreta, pero al final siempre son los más beneficiados", concluyó Juanlu. ¿Adulteración de la competición? ¿Ayudas al Madrid? Eso es lo que se atrevió a denunciar y a asegurar ayer delante de la prensa el jugador granota. Unas palabras que, de haberlas producido un jugador del Real Madrid o el propio José Mourinho, habrían sido una auténtica bomba. Pero precisamente por eso, él sabe que el "no tener trascendencia" por ser jugador del Levante permite que se pasen cien pueblos en sus declaraciones, que veremos si son igual de "censuradas" y "castigadas" en este caso. Aprovechar la condición de equipo modesto no parece la más honesta de las actitudes.

Unas actitudes que fueron gravemente sancionadas en el pasado. A José Mourinho le cayeron cinco partidos y una multa de 50.000 euros por sus famosas quejas después del partido de ida de semifinales de la Champions League contra el Barça en el Bernabéu del año 2011. Unas quejas que ni siquiera llegaron a este nivel de gravedad. ¿Actuarán los estamentos ahora de forma igual de contundente con aquellos que sugieren que el Real Madrid es el beneficiado directo de una adulteración de la competición? Está por ver...




Deja tu Comentario