2012-08-02 17:08 Real Madrid Por: Administrador

Kaká asusta a sus pretendientes



Y es que el brasileño, que parecía que podría haber accedido a rebajarse el sueldo para ir al Milan, condición indispensable para que se produzca el traspaso debido a la reestructuración de salarios que ha llevado a cabo el club 'rossonero' a partir de esta temporada, no cederá finalmente y no perdonará ni un euro de su actual contrato, de unos diez millones limpios por campaña.

Eso es lo que asegura 'El Confidencial en el día de hoy'. Nunca han estado del todo claras las posturas del jugador en este aspecto, ya que, aunque siempre se ha especulado con que Kaká aceptaría su nueva situación y no pondría pegas a cobrar la mitad de lo que cobra actualmente con tal de salir del Madrid y sentirse otra vez futbolista, también hubo siempre informaciones que apuntaban a lo contrario, como aquellas que aseguraron en su día que el padre del jugador, Bosco Leite, le dijo a Mourinho durante la sonada reunión entre el técnico y el futbolista en el Bernabéu que aceptaban irse, pero sin quedarse sin cobrar ni un sólo euro de lo que le queda en el conjunto blanco.



Mientras tanto, la cúpula técnica y directiva del Madrid (Mourinho y Florentino Pérez) realizan en estos días una labor de desgaste. El entrenador luso afirma estar contento con él si se queda, pero todo apunta a que su papel será testimonial en el equipo en el caso de permanecer en la plantilla. Un Pedro León más caro, por así decirlo. Galliani y Berlusconi le "cantan" desde Italia y Florentino calla y espera que Kaká se de cuenta de que está entre la espada y la pared: Debe elegir o ser futbolista, o ser un casi ex jugador venido a menos con un sueldazo y fecha de caducidad marcada a fuego en el club.

El Mundial de Brasil 2014 es otro de los objetivos del carioca a corto-medio plazo, pero aun saliendo del Madrid Kaká sabe que lo tiene complicado para estar en esa cita. Se resiste a aceptar que ha perdido peso en el mercado e intenta conservar su estatus lanzando un mensaje de dureza y no rebajando sus pretensiones económicas, lo que asusta a sus pretendientes. ¿Dará su brazo a torcer? De no hacerlo, podemos pasar un año viendo cómo chupa banquillo en el Bernabéu y recibe miradas indiferentes cuando salga a calentar.


Deja tu Comentario