2012-01-01 23:01 Real Madrid Por: Administrador

Kaká sólo acepta marchar si es para ir a Brasil



Florentino Pérez ya se ha hecho a la idea de que de la misma manera que pagar 96 millones de euros por Cristiano Ronaldo fue un gran negocio, los 65 millones que costó en su momento Kaká no tendrán retorno ni deportiva ni económicamente. Por eso, una vez visto que Mourinho prefiere a Özil e incluso a Callejón antes que al cotizado internacional brasileño, el Real Madrid le busca acomodo con la intención de recuperar parte de la elevada inversión que en su momento realizó por él.

Pero el jugador no se muestra colaboracionista. Lejos de facilitar las cosas, se niega a escuchar ofertas. La última, la del París Saint Germain, que será entrenado por su amigo Carlo Ancelotti, el técnico junto al que Kaká vivió sus mejores días como futbolista. Antes había sido el propio Silvio Berlusconi, presidente del Milan, quien había abierto la puerta al retorno de su antigua estrella. Pero Kaká se ha propuesto triunfar en el Madrid, sea como sea, recuperar el tono físico que tan maltrecho ha estado en sus tres años de madridista por culpa de las lesiones, y demostrar a Florentino Pérez que no se equivocó apostando por él.



Sin embargo, Mourinho no le va a dar oportunidades. Para cuatro puestos en la línea de vanguardia tiene a Cristiano Ronaldo, Di María, Benzemá, Higuaín y Callejón. Kaká es el sexto. Ante este panorama, Florentino Pérez confía en convencer a Kaká de la conveniencia de su marcha planteándole el paisaje de su futuro a corto plazo. Si no juega, ya puede despedirse de vivir la fiesta de Brasil en el Mundial que se celebrará en casa. Si sigue en el Madrid no irá a su Mundial. Si juega con asiduidad en otro equipo, la gloria de la canarinha puede estar esperándole. Es la gran baza de Florentino para intentar recuperar parte de la inversión que hizo en su día por Kaká. Sucede, sin embargo, que la única salida que parece aceptar el jugador es la de retornar a su país, para garantizarse en las ligas locales su presencia en el Mundial. Esta posibilidad no es del agrado del club blanco, por cuanto en Brasil no existe ningún equipo capaz de pagar 20 millones por el jugador, el precio que el Madrid considera razonable para recuperar parte de la inversión realizada en su momento.


Deja tu Comentario