2016-12-15 18:12 Cristiano Ronaldo Por: Administrador

El Kashima se suma a la fiesta legendaria de Cristiano Ronaldo en 2016



El año 2016 será recordado como el de la fiesta legendaria de Cristiano Ronaldo. Porque todo lo que ha sucedido deportivamente alrededor del portugués parece hecho a su medida, y también a la del Real Madrid. La flor de los blancos y de Zidane no conoce límite. Llegó a los banquillos para cambiar el rumbo de los suyos, y gracias a casos puntuales, carambolas surrealistas y, por encima de todo, muchísima suerte, Cristiano Ronaldo y Zidane han ido logrando todos y cada uno de sus objetivos. Salvo en Liga y Copa del Rey, donde el Barça se encargó de pararles los pies y dejó clara su superioridad, en los demás torneos todo les ha ido de cara al luso. La Champions y la Eurocopa conseguidas por Cristiano, por las que ganó el Balón de Oro, son de auténtico chiste. Los planetas se alinearon dos veces para que se alzara con sendos títulos. Los rivales en la máxima competición continental fueron de segunda: Malmoe, Shaktar, Roma, Wolfsburgo hasta semifinales, donde les tocó, en esos sorteos que dejan lugar a la duda, un City en horas bajas. En la final ante el Atlético, Cristiano no hizo nada, y solamente el penalti errado de Juanfran le permitió  salir campeón. En la Eurocopa, un gol islandés cambió el rumbo de Portugal, que acabó por el lado fácil enfrentándose a Islandia, Austria, Hungría, Croacia, Polonia, Gales… y encima sin ganar ni un partido a los 90 minutos.

El Kashima, suma y sigue para Cristiano Ronaldo

Ahora, en el Mundial de Clubes, el Real Madrid de Cristiano y Zidane evita otro rival peligroso. Ni argentino ni brasileño, el club con el que se las verá en la final es el Kashima japonés. Otro bombón más para añadir a la colección. La flor ya se ha convertido en un jardín.



 

Deja tu Comentario