2013-01-08 12:01 Real Madrid Por: Administrador

La evidente incoherencia y la falta de criterios para el Balón de Oro



¿Qué criterios se tienen en cuenta a la hora de decidir quién es el mejor? Algunas veces, el trofeo se le da al considerado como mejor futbolista del mundo. Otros, es para el mejor futbolista del año. Otras veces es por su trayectoria. Luego, antiguamente, todo esto no valía cuando había un Mundial o una Eurocopa de por medio, años en los que contaba más eso que otra cosa. Y otras es porque el jugador premiado ha ganado más títulos que nadie. ¿En qué quedamos?.

Se supone que el Balón de Oro debería premiar a un jugador de forma personal por sus logros, porque para los premios colectivos ya están los títulos que se otorgan en los campeonatos. Sin embargo, dentro del amplio espectro de opinión que supone el considerar qué son logros personales (porque ganar títulos grupales también es un logro personal para el jugador, visto desde cierto punto de vista), se deberían sentar, por escrito, unas bases inviolables a las que todos los protagonistas de la votación (periodistas, capitanes y Seleccionadores) deberían acogerse. Sus votos deberían ir acompañados por razones cuantificables objetivamente de por qué votan a uno u otro jugador.



De esta forma podrían evitarse situaciones esperpénticas y ya no se escucharía la tan manida frase de que "no se sabe" qué premia el Balón de Oro. Porque, a día de hoy, los defensores de Messi a ultranza se olvidan de otros tiempos en los que se seguían otra serie de criterios para elegir y se escudan en la tan subjetiva razón de que, simplemente, Leo es el mejor jugador del mundo e incluso de la historia. Partiendo de la base de que esa es una afirmación que carece de objetividad y de argumentos numéricamente demostrables, incluso dando por válido el argumento, se debería entonces anular una gran cantidad de Balones de Oro que, en el pasado, se concedieron a muchos futbolistas por otros motivos distintos a ser el mejor, dado que la opinión mayoritaria de los entendidos de esa época es que no lo eran pero debían ganarlo por los motivos que fueran en cada caso.

Michael Owen (títulos), Fabio Cannavaro (un Mundial), Mathias Sammer (una Eurocopa), el mismo Cristiano Ronaldo (ser el mejor de una temporada y ganar títulos)... hay diversidad de criterios que hacen que el Balón de Oro carezca de bases firmes y que, por tanto, se reduzca a un premio sin seriedad. Absolutamente arbitrario. Como es casi de risa que Cristiano, uno de los tres nominados para esta edición, se haya quedado sin votar porque "sufrió un golpe" y le mandaron a casa. ¿Se puede ser más chapucero?

No vale escudarse en que ahora el Balón de Oro se concede gracias a las votaciones de una serie de "entendidos" del fútbol, porque ni siquiera ellos votan conforme a un razonamiento objetivo. Cuando eligen se guían por sus gustos personales, como si el que escribe eligiese a su jugador favorito como candidato aunque éste, y perdónenme por el ejemplo que pongo, jugase en el Vecindario. Valdría igual. Y eso es darle poca seriedad al trofeo. Por eso el Balón de Oro, cada vez más, necesita unas normas. Y una diversificación por líneas (porteros, defensas, centrocampistas, delanteros). Para adecuarse de verdad a los verdaderos premios justos: Los exactos, como la Bota de Oro.




Deja tu Comentario