2011-11-19 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

La actitud de Alexis empieza a mosquear




Más le vale no jugar a Alexis Sánchez si no quiere estar fuera del club en menos que canta un gallo. Aunque futbolísticamente ha demostrado que es un jugador de gran calidad, su actitud no es para nada la de un profesional.

En su primer partido ante el Real Madrid demostró que se podía asociar perfectamente con sus nuevos compañeros. Un fichaje acertado, pensaron muchos. No pudo jugar el de vuelta pero sí el primero del Barça esta temporada. Y no pudo ser mejor. Gol en su primer partido ante su nueva afición. Pero justo ahí, en ese momento, empezaron a torcerse las cosas.



El chileno se quitó la camiseta, viendo la correspondiente cartulina amarilla por ello, como si fuera el gol en el último minuto de la Copa de Europa o, lo que es peor, como si fuera un Cristiano Ronaldo cualquiera. Esta actitud no gustó nada a Pep Guardiola que enseguida se encargó de explicarle que aquí estas cosas no tienen cabida. Para que llegue el partido ante el Madrid y no pueda jugar por una tarjeta absurda.

Posteriormente cayó en una lesión en un lance durante el partido en Anoeta ante la real sociedad, por lo que se ha pasado varias semanas alejado de los terrenos de juego. Pero eso no ha calmado los ánimos, al contrario. Alexis se ha recuperado y en cuanto ha tenido el alta ha corrido para jugar con su selección. "Estoy para jugar los 90 minutos", afirmaba a su llegada al aeropuerto en su país de origen. ¿90 minutos? ¿Acaba de salir de una lesión y está para jugar 90 minutos?

Efectivamente. Prueba de que no estaba listo es que durante el calentamiento se resintió y no jugó ni uno solo. Pero Alexis no quería viajar en vano y de repente se recuperó para el segundo compromiso que tenía su selección, ahora ante Paraguay. No vamos a entrar aquí en la cantidad de palos que recibió, que no fueron pocos y leves, pero sí en el hecho de que un jugador como Alexis debería tomarse un poco más en serio esto del fútbol. El Barça le está pagando muchos millones como para que tenga comportamientos de criatura. Si no se está para jugar no se está. Lo que no puede ser es que quiera apurar hasta el último minuto para ver si las molestias desaparecen del todo.



Ahora ha llegado de Chile y él mismo ha confesado que está cansado: "Mi prioridad es ponerme en forma otra vez porque estuve varios días parados por una molestia. Me sentí un poco cansado pero era normal porque venía saliendo de una lesión. Y ahora me queda tratar de ponerme en forma para estar bien", ha declarado en ADN Radio Chile. Nada que ver con lo que declaró cuando llegó allí. Y eso es lo grave del asunto. Sin jugar y con unas supuestas molestias estaba "para jugar los 90 minutos", pero al llegar aquí y después de haber jugado, por lo que debería estar recuperado, piensa en "ponerse en forma". ¿No lo estaba ya?

Ni al cuerpo técnico ni a la directiva gustan este tipo de actitudes. Hay que ser profesional, y si se necesita tiempo de recuperación, se toma y punto. Lo que no puede ser es que un jugador que acaba de llegar al Barça vaya apurando de esta manera con su selección, pero no con su club. Alguien debería explicarle en que club trabaja.

 


Deja tu Comentario