2016-04-30 20:04 Real Madrid Por: Administrador

La afición del Betis coreó con sorna: "¡Campeones, campeones!"



En el que posiblemente era el partido más complicado del FC Barcelona en lo que resta de Liga, también ha contado con la colaboración del árbitro, en este caso Mateu Lahoz, y una vez más ha disfrutado de la ventaja que supone jugar contra diez. Esta vez el expulsado fue Westermann, que vio dos tarjetas amarillas en la primera media hora de juego y dejó a su equipo en inferioridad numérica durante una hora. Se entiende que el público del Betis se indignara y se pusiera a gritar "Campeones, campeones", cuando el Barça en ese momento era todavía tercero en la clasificación, recordándole cómo ha sido su temporada y cómo ha logrado llegar hasta el final en la cabeza, aprovechándose de las continuas expulsiones en sus rivales.

Otra vez el Barça contra diez

Hoy no podia ser una excepción. Ni siquiera la presencia de Mateu Lahoz, un árbitro al que le cuesta enseñar tarjetas, ha servido para evitar que sucediera lo inevitable, que el Betis se quedara con diez en el minuto 35 de partido y abriera las puertas de la Liga al Barça. Hubo también gritos de "Atleti, Atleti" y fue coreado el himno del equipo colchonero. También se entonó la canción de "¡Que viva España!" posiblemente dedicada a Gerard Piqué, que fue abroncado por el público sevillano tal y como sucede en todos los campos de España. Piqué vio tarjeta amarilla en los primeros compases del partido, pero llegó hasta el final. En el Barça no tienen estos problemas con los árbitros. En los últimos compases del encuentro el público del Betis entonó en popular cántico que la afición madridista dedica a su equipo: "¿Cómo no te voy a querer?". Lo que quedó muy claro en el Benito Villamarin, es que el Barça no despierta simpatías allí. En Sevilla y en casi todos los campos. Tanto uso del comodín del árbitro para resolver sus partidos acaba pasando factura. El Barça ha sufrido una expulsión en toda la Liga y sus rivales 9. En total, el Barça ha disputado 257 minutos con superioridad numérica. Y luego vienen los 19 penaltis. Demasiado para ser real.

Deja tu Comentario