2013-04-11 21:04 FC Barcelona Por: Administrador

La alineación de Messi ha escocido mucho en Madrid



Hasta hace unas semanas, cuando se trataba de encumbrar a Cristiano Ronaldo por encima de Messi, el astro blaugrana era un jugador mediocre porque tenía una dependencia absoluta de Xavi e Iniesta para brillar con luz propia. Ahora es al revés. El Barça es un equipo mediocre porque si no recurre Messi a estas alturas estaría eliminado de la Champions. Así son los mariachis de Florentino Pérez, cambian su discurso según les va en la feria. Ahora toca zurrar al Barça porque anoche jugó Messi. No hay derecho. Estaba lesionado y jugó, y el Barça sigue vivo en Europa. El Barça, ese club que tiene vetado a Punto Pelota y contra el que hay que lanzar toda clase de insidias.

El primero, Tomás Roncero, ese periodista que hace unos días admitía públicamente a través de twitter que "el Barça me da asco". A partir de esta premisa se puede entender todo lo demás. Roncero, que rajó en el partido de París porque el gol de Messi fue ilegal, ya que estaba sangrando por la rodilla, saca ahora toda su bilis para justificar la frustración que le ha producido que Leo Messi apareciera en el Camp Nou y en treinta minutos cambiara la fisonomía del partido con su sola presencia. Por un lado se niegan a reconocer que Leo es el mejor futbolista de la historia del fútbol. Por otro lo sufren y sacan a relucir su complejo de inferioridad atizándole...¡por jugar! Como si hubiera que pedir permiso a los enemigos del Barça sobre la alineación que debe presentar Tito Vilanova.



Dice Roncero: "Se ha demostrado que la microlesión de la microrrotura de la microintención de que Leo tenía un microproblema es un micromundo que cuando sale al campo, se le quita. El guión estaba escrito. Era un paripé". Como si Leo Messi fuera sospechoso de borrarse de los partidos, como hacen otros. A Leo le gusta ser titular hasta en los amistosos. Si ayer no salió en el once inicial fue porque los médicos le advirtieron del riesgo que corría. Además, el Barça no tiene por qué dar explicaciones a nadie, y menos a los que vomitan su asco en los medios de comunicación. Los médicos ya advirtieron que Leo estaba descartado para el Mallorca y de ellos no salió una sola palabra acerca de su participación ante el PSG.

La película se la han montado en Madrid los mariachis que ponen música a los sueños de presidente Pérez, que han encajado mal que el Barça alcanzara las semifinales de la Champions sin necesidad de recurrir a atracos a mano armada, como ha sucedido con el Real Madrid ante el Manchester United y el Galatasaray. Ahí les duele. Todo muy limpio. Incluso con goles en fuera de juego de dos metros en contra. Por eso rabian, porque se lo ven venir. Están con el cagómetro asustados. Sacan pecho, pero saben que hay un equipo que les saca trece puntos en la Liga y que tiene tantas posibilidades como el que más de hacer un nuevo doblete en su historia ganando la Champions... siempre y cuando las influencias de Florentino Pérez no sirvan para poner en el camino del Barça al famoso Benquerença o al amigo Çakir para frenar su carrera.

Ayer, en Punto Pelota, Josep Pedrerol hablaba de "messidependencia" y definía al Barça como "un desastre sin Messi". Curiosamente el discurso era el contrario hasta hace unas pocas semanas. Pero en ese programa bailan según sople el viento de los intereses de Florentino Pérez. Y añadía Martín Petón, fiel a la línea editorial del programa: "Messi ha convertido un equipo mediocre con su sola presencia en un equipo ganador". Y Pedrerol mostraba su rabia por el "Efecto Messi": "Tanto Álvaro Benito como Albert Luque decían que es imposible que con una microrrotura Messi juegue en siete días". Es decir, que si Álvaro Benito y Albert Luque dicen que no puede jiugar, no puede jugar. Y Punto Pelota.



Y para acabarlo de arreglar, interviene El Loco Gatti, más famoso por sus locuras que por su calidad como portero, aún se le recuerda en el Camp Nou encajando nueve goles con el Boca Juniors. Da la sensación de que tampoco él lo ha olvidado y aún le escuece:  "Si fuera una rotura (en el biceps femoral), Messi no podría jugar. Debe de tener algo menor. Con una elongación, sí podría. Messi vendió humo durante una semana, como cuando chocó contra el portero del Benfica. Nunca tuvo una rotura, sino se desgarra. Él sabía que iba a ser el héroe".

Entre todos confirman que el Barça va por buen camino. Ladran, luego cabalgamos. Que la alineación del mejor jugador del mundo despierte tanto odio y tanta frustración es la mejor demostración de que el cagómetro empieza a hacer efecto en la capital. A ellos les gustaría que no jugara Messi, ni Xavi, ni Iniesta, ni Pique, ni Busquets, ni Valdés, ni Villa, ni Pedro, ni Alba, ni Alves, ni... Pero señores, esto es el Barça. Y si no les gusta que juegue Messi no van a tener más remedio que aguantarse. Aunque siempre les quedará la posibilidad de utilizar sus propios medios para vomitar la mala sangre que llevan dentro.


Deja tu Comentario