2015-06-24 09:06 Real Madrid Por: Administrador

La amenaza de Sergio Ramos a Florentino Pérez



 

Según el rotativo, Ramos está harto pero no quiere silenciar su indignación. Prueba de ello es la frase que habría pronunciado para dejar claro que su caso no será igual que el del silenciado Casillas: "Yo no soy Iker", ha puntualizado. Toda una declaración de intenciones de hostilidad si el club convierte su situación en un conflicto importante. 



Las razones del sevillano van más allá de lo económico. Si bien se encuentra en un escalón salarial muy bajo teniendo en cuenta su antiguedad y aportación al equipo, la última oferta de renovación era tan baja que él mismo la interpretó como una invitación a dejar el club. Lo que realmente duele al central es la convivencia con los cargos importantes, y más concretamente con Florentino. Ya lo vivió cuando Mourinho dirigía al equipo y se sigue sintiendo señalado. Su situación se consolidará cuando se decida si sigue o no. La pregunta es si las diferencias son reconciliables. 





Deja tu Comentario