2016-06-29 18:06 Leo Messi Por: Administrador

La auténtica pesadilla de Messi: Argentina no es el Barça



Pedro Riaño Es natural que cuando la albiceleste recibe a Leo Messi los argentinos esperen ver al mismo jugador que maravilla al mundo con el Barça, pero con otra camiseta. Y no, no es tan fácil. Messi es argentino pero es un producto made in Barça, con ADN Barça. El talento lo traía puesto cuando llegó a Barcelona con once años desde Rosario. Pero Messi creció y se hizo futbolista en La Masía, en los equipos inferiores del Barça. Absorbiendo en cada entrenamiento y en cada partido con los alevines, infantiles, cadetes, juveniles y filial un estilo definido que le ha servido para ser el más grande. Una vez en el primer equipo no le costó mucho asentarse tirando de los recursos que había asimilado en los años previos. Y si Messi juega como los ángeles en el FC Barcelona es porque lleva muchos años compartiendo los mismos mecanismos con otros compañeros que saben a lo que juegan, con un estilo que a Leo le va como anillo al dedo. El Barça juega para Messi, y sabe hacerlo. Messi coge el balón, avanza y va haciendo paredes con los propios compañeros que le salen al paso y que saben que cuando viene lanzado deben devolverle inmediatamente el balón porque va directo al gol. Cuando Messi tiene el balón en el Barcelona aparecen como setas las opciones de pase -como se onbserva en las dos imágenes, la de arriba en el Barça y la de abajo con Argentina- y él encuentra la mejor opción siempre. Son mecanismos interiorizados que están gravados en el subconsciente de los jugadores del Barça, partícipes de la idea del uno para todos y todos para uno. Cuanto más busquen a Messi, mejor para el grupo. Y saben cómo buscarlo. Argentina, como se muestra en la imagen, no consigue sacar de Messi su mejor versión porque la complicidad entre los jugadores no se logra en quince días de concentración. Al Barça le ha llevado años. Argentina, que dispone de excelentes jugadores, no sabe buscar a Messi. Al margen de la calidad que puedan tener Busquets, Iniesta o Xavi y Alves en el pasado, o del entendimiento perfecto que muestra Messi con Neymar y Luis Suárez, el origen del problema que impide a Messi rendir en Argentina como con el Barcelona está en el conocimiento de sus compañeros. Leo sabe que en ningún otro sitio, como en el Barça, le habrían garantizado el rendimiento que viene dando desde que alcanzó el primer equipo. Cuando él tiene la pelota, el resto del equipo se mueve preveyendo lo que puede suceder. Eso no ocurre con Argentina. Es tan bueno que descoloca a sus propios compañeros. Y en el Barcelona eso ocurre menos porque le conocen mejor y han aprendido a interpretarle. Es sólo eso. Nada más y nada menos.

Deja tu Comentario