2013-03-14 22:03 FC Barcelona Por: Administrador

La barcelonitis de Tomás Roncero llega al límite tolerable



La conclusión que Tomás Roncero ha sacado de la remontada del Barça con el Milan es la siguiente: "Os vamos a hacer un pokér, haber rezado para no pasar", refiriéndose al Barcelona, que desde la diestancia de 13 puntos, debe temblar ante un rival que para ganarle en el Bernabéu necesitó de un árbitro amigo.

Y lejos de taparse después del escándalo de Old Trafford que ha indignado a toda Europa, aún se atreve a sacar pecho: "El Milan es una apisonadora, ha sido algo milagroso y hay que felicitar al Barça porque hacia 20 o 30 años que no se veía un equipo tan poderoso como el italiano". A lo mejor demostró más poderío que el Manchester United, aunque también es cierto que el club inglés jugó con diez y contra doce de blanco.

Y amenaza Roncero con esa soberbia y esa prepotencia que le lleva a adivinar un futuro que él ya conoce antes de que llegue: "Si el Barça hubiera quedado fuera, tenía la excusa del partido de ida, hubiese ganado la Liga y se hubiese aplazado el debate. Pero ya no se puede evitar, os vais a tener que ver otra vez con Cristiano, Di Maria, Serio Ramos, Varane, a Pepe... Os vamos a hacer el póquer de la alegría". Él ya lo sabe. Sabe que Barça y Madrid se van a enfrentar porque también sabe que nadie eliminará antes al Madrid de la Champions. El Borussia Dortmund, por ejemplo, que ya le pegó un buen repaso en la fase de grupos. Y si hay póker ante el Barça, él ya lo dijo. Si no, algo se inventará: el villarato, un incidente en el parking, un escupitajo... que imaginación no le falta para tapar las vergüenzas de sus bravuconerías fallidas. Lleva años anunciando un cambio de ciclo y una respuesta al 5-0 y al 2-6 que no llega. Y a este paso se irá Mourinho sin devolver la moneda de la humillación recibida en el Camp Nou. Porque ganar 2-1 al Barça con ayuda del árbitro no tapa el 5-0. "En agosto os ganamos la Supercopa, luego la Copa del Rey, que Messi estaba con biberón y callamos en Camp Nou, en Liga os dimos un baile con los suplentes hasta con Morata y ahora os eliminaremos también de Europa"



Y cuándo llegue ese "repaso", se pregunta Roncero: "¿Y qué vais a decir? ¿Qué tenéis a Messi? ¿Qué en dos años habéis ganado una 'copilla' y una Liga?". Curioso, porque el Real Madrid en tres años ha ganado esa misma copilla y otra Liga. Aunque ya se sabe que las copillas para él son copones si las gana el Madrid. De lo que se olvida Roncero es de que en los últimos siete años el Barça ha ganado tres Champions y el Madrid ninguna. Y también olvida que en dos de esas tres  finales el Barça se ventiló a esa "apisonadora" llamada Manchester United. Una vez con Cristiano Ronaldo llorando en el campo y otra sin él."Vuestra victoria, culés, es más peligrosa, haber rezado por no haber ganado esta noche". Qué miedo, por Dios.

Todo eso decía en Punto Pelota. Pero en su artículo de As ha escrito: "Resulta que ganamos con grandeza en Old Trafford pese a sufrir un arbitraje cargante y provocador del turco Çakir (gol del United tras un fuera de juego de medio metro de Van Persie y penalti y expulsión de Rafael al limbo del olvido) y resulta que la lectura callejera y mediática (o sea, tertulias de bares y de micrófono incorporado) es que al Madrid le han vuelto a ayudar los arbitrajes por una roja abusiva a Nani". Después de leer esto ya no hace falta seguir. Resulta que lo que para el mundo entero fue un atraco al Manchester United para Roncero el arbitraje de Çakir fue "cargante y provocador". Cuando se va en dirección contraria al mundo es normal que luego uno no se explique por qué el mundo entero decide que el mejor es Messi y no Cristiano Ronaldo. Sencillamente porque el sentido común viaja en dirección contraria a Tomás Roncero.

Total, que Tomás Roncero sostiene en su barcelonitis galopante y grave que el Barça eliminó a esa "apisonadora" llamada Milan gracias al árbitro. Una opinión que no coincide con un sólo periódico italiano, francés, alemán, inglés e incluso portugués, que cayeron ayer rendidos ante el juego estratosférico del Barcelona. Pero Roncero vio otro partido. Normalmente lo ve todo al revés y era inevitable que entendiera el encuentro del Barça al revés producto de esa rabia que no puede contener y que le sale por todos los poros de su piel. Es la barcelonitis pura y dura contenida durante años y años de espera paciente del cambio de un ciclo que no llega, porque los ciclos cambian con resultados contundentes, con ligas ganadas de calle y con Champions, muchas Champions. Pero en color. Las del blanco y negro ya sabemos cómo se consiguieron. Valen tanto como la victoria de Old Trafford teñida de vergüenza.



Pero el aparato de propaganda y distracción de Florentino Pérez es así. No descansa. Siempre lanzando incienso a un lado y mierda al otro. Ese es su primer mandamiento. Cuando hay algo que tapar, nada mejor que machacar al Barça: villarato, un escupitajo, un muñeco o un bobo útiles. Cualquier cosa sirve para engañar al personal que se quiere dejar engañar. ¿Por qué será que ningún periódico extranjero habla en su crónica de favoritismo arbitral al Barça con el Milan? ¿Por qué será que hubo coincidencia mundial sobre el atraco al Manchester United? ¿Por qué será que Tomás Roncero se empeña en convencernos de que la Tierra es plana? Allá él con sus convicciones, pero que no trate de engañar al personal. las mentiras son muy feas. Tan fea como la soberbia y la prepotencia de quien hasta se atreve a presumir de lo que aún no ha sucedido.

Son así.


Deja tu Comentario