2012-10-31 19:10 Real Madrid Por: Administrador

La cantera, nuevo frente de ataque contra Mourinho



El asunto es ahora discutir sobre las "miserias" y la realidad de la política de cantera del club. Mourinho compareció en la sala de prensa para hablar del Alcoyano y la previa del partido de Copa de esta noche se transformó en un debate sobre la actitud del técnico con los chicos del Castilla y con Alberto Toril. Pero él eso ya lo sabía. Es por ello que acudió a la cita papel en mano, para hacerle ver a todo el mundo lo que hay.

De nuevo, un papel. Un papel de la discordia, como aquel que sacó después de un partido para enumerar los errores del árbitro, que solivianta y cabrea a muchos y provoca que los más críticos le tachen de inmoral y ventajista, esos que jamás podrán decir nada positivo de Mou y para los cuales el día a día de trabajo consiste en machacar con argumentos (y si no los hay, inventarlos) al entrenador, desde que llegó a la casa blanca hasta que se vaya. Da igual lo que suceda o lo que haga.



Mourinho no se muerde la lengua. Dice lo que piensa y lo que molesta a la mayoría no son sus declaraciones, sino la frialdad con la que desnuda la realidad. Sacar un papel no es algo que haga para señalar a algunos o poner en evidencia a otros, lo saca porque quiere una fotocopia de la verdad. Y la verdad es lo que sacó a relucir ayer por la tarde en sala de prensa.

La realidad es que el Real Madrid lleva muchos años sin sacar una súper estrella de la cantera que, no ya se asiente en el primer equipo, sino que se convierta en un crack mundial del fútbol. Desde Raúl, Guti y Casillas no han vuelto a salir futbolistas de ese corte. Es entendible que a la gente le duela y también que los aficionados, puestos a elegir, preferirían ver triunfar a un chico de la casa antes que a una estrella extranjera, pero es lo que hay. Y no es culpa de Mourinho.

La relación de futbolistas que el portugués sacó a relucir en su papel está ahí, son datos inamovibles. Ninguno de esos canteranos, por desgracia, se quedó en el primer equipo demasiado tiempo ni regaló interminables noches de gloria al madridismo. Hubo otros desde entonces hasta hoy, como Soldado, De la Red o Granero. No ha sido Mourinho el que les echó. Cada entrenador blanco decidió, en su época, confiar o no en ellos y darles continuidad. En ocasiones la mala suerte (De la Red), en otras, el no aprovechamiento de oportunidades (Soldado), en otras, el detalle de que los propios futbolistas decidieron marcharse antes incluso de subir al primer equipo (casos como los de Negredo o Mata), han ido construyendo la realidad de hoy en día. Pocos piensan que Mou pone habitualmente en los onces titulares a Arbeloa, un canterano; Que en sus dos primeras temporadas al frente del equipo dio bastantes oportunidades a Granero y que éste cumplió, aunque sin llegar a derribar la puerta del todo (él decidió irse este verano), como tampoco la derribó con Pellegrini; Que hoy en día cuenta y mucho con Callejón... pero no, la culpa del no triunfo de la cantera es de Mourinho. 



Decir que no tiene sentido que haya chicos de 25 años en el Castilla es guiarse por la lógica. Algo que hasta provoca el asentimiento de críticos con Mourinho nueve veces de cada diez, como Paco González o Manolo Lama (podéis escucharlos aquí). Decir que un filial debe estar para formar a chicos en lugar de competir por sí mismo es ser coherente respecto a una política de cantera determinada. Pero a Mourinho hay que achacarle el fracaso (si es que se puede calificar como tal) de la política de cantera blanca cuando él es sólo uno de los muchos que han participado en ella en los últimos 20 años. Es un nuevo argumento para hacer con él lo que se lleva haciendo desde que llegó: Machacarle sin sentido alguno y convertirle en el mal absoluto.


Deja tu Comentario