2011-08-21 09:08 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 20



Comida en Valdebebas

Poco después del ágape organizado en honor de la delegación del Chelsea, el FC Barcelona visitaba el Bernabéu. Y haciendo gala de las excelentes relaciones que mantenían Real Madrid y Barcelona, la directiva blanca de Ramón Calderón, como es preceptivo en estos casos, cursaba a la representación blaugrana en la capital la invitación para una comida oficial de hermandad. El ágape no tuvo lugar en el restaurante más caro y afamado de Madrid, como sucedía cuando era el Barça el que pagaba, sino en la Ciudad Deportiva de Valdebebas.  El 25 de octubre de 2006 explicaba Xavi Bosch en Mundo Deportivo: “El ‘Barçovia’ ya tiene gag. Que el jefe de protocolo del Barça, Ramón Pujol, le cantara a Ramon Calderón ‘O solé mío’ ante todos los comensales tuvo que ser, por muy bien que cante el hombre, de vergüenza ajena”.  



Laporta, en la película “En un momento dado”

Esta fue la aportación del presidente del FC Barcelona a la película “En un momento dado”, ideada para glorificar la excelsa figura de Johan Cruyff y estrenada en los cines de Barcelona con sonoro fracaso comercial: “La sensación que me quedó el día siguiente del despido de Johan fue un poco el vacío. Se había producido una fractura social: por un lado, estaba la directiva del Barça, que actuaba sistemáticamente intoxicando a los medios de comunicación y poniéndolos en contra de Johan. Por otro lado, había una gran mayoría de socios y seguidores del Barça, así como gente de todo el mundo, que estábamos a favor de él”. Debió ver Laporta tanta intoxicación en los medios de comunicación que se propuso compensarlo a su favor en cuanto accedió al poder. Seguro que mucha gente estaba a favor de Cruyff, incluso es posible que hasta “gente de todo el mundo”, incluido Madagascar, pero también es cierto que, después de su traumático cese, una gran mayoría de socios barcelonistas aprobó en las urnas la gestión de quien decidió prescindir de él cuando entendió que su ciclo como técnico había finalizado. 

También en la FIFA



El 3 de octubre de 2006 La Vanguardia informaba de que “Laporta presidirá en la FIFA la comisión para organizar los calendarios internacionales”. Desde entonces, no se vislumbró ningún detalle que invitara a pensar en una mayor racionalidad de unos calendarios que rozan lo inhumano. El propio Joseph Blatter explicó que “Laporta tendrá el reto de intentar reducir el número de partidos de la liga española”. ¡Qué iluso! Tampoco de este tema se tiene noticia alguna. Más que nada porque su amigo Ángel Villar no estuvo por la labor. Pero había quien lo veía todo en clave positiva. Lluís Mascaró, por ejemplo, que escribía el 3 de noviembre de 2006 en Sport: “Otro reto para Laporta (…) A Laporta se le acumula el trabajo. Como no tiene suficiente con presidir el Barça, dirigir su bufete de abogados, asistir a las reuniones del G-14, pertenecer al comité ejecutivo de la UEFA y hacerse fotos con los candidatos a la Generalitat, ahora va Blatter y le coloca otro ‘marrón’ nombrándole, por sorpresa, responsable de la comisión de competiciones de la FIFA”. De lo que se desprende que él no quería, claro. Un reto que, como tantos otros, sigue pendiente de cumplimiento. Pero que le quiten lo bailado: viajes, dietas, hoteles de lujo, relaciones con personajes influyentes...

Viajes a México

Un confidencial de Sport desvelaba el 18 de noviembre de 2006 que Laporta viajaba constantemente a México porque, “por lo visto, su despacho profesional tiene un cliente allí que sólo admite tratar directamente con Laporta”. Menudo cliente debía ser ese que obligaba a todo un presidente del Barça en persona, el que le dedica al club los mejores años de su vida, a ausentarse constantemente para tratar directamente con él. "Por lo visto", tampoco en su faceta profesional podía delegar. ¿O se trataría de otra actividad que requería de cláusula de confidencialidad por lo inconfesable de su naturaleza? 

La chica brasileña

Domènec Garcia concluía en infoesports.com que “el caso del director del Museo del FC Barcelona, el defenestrado Albert Pujol, ha puesto de relieve los tics que impulsan la gestión de los recursos humanos del club, que se basa en el amiguismo y la recomendación. Fuentes del club consultadas nos hablan de un asunto aún más escandaloso, el de una chica brasileña contratada en el departamento de relaciones públicas y nadie sabe por qué, ya que la chica no sabe catalán ni inglés, y no tiene ningún currículo que acredite su conocimiento en la materia“. El escándalo de Flavia Massoli estaba próximo a estallar, aunque la mayoría de los medios de comunicación, que conocían el tema, preferían guardar silencio.
 "En tres años y medio el régimen de Laporta ha llevado la nómina de empleados de 400 a 670, entre los que cabe contar su primita, Marta Estruch, acoplada a una Fundación de la que no se da ninguna noticia en la última Memoria económica", añadía Domènec García.

Laporta y FECSA-ENDESA
El 29 de noviembre de 2006 infoesports.com titulaba: “Laporta cuida la viña”. “El presidente renueva un convenio con Fecsa-Endesa, a la que defiende en su despacho profesional ". Y añadía: "La relación entre Fecsa-Endesa y Joan Laporta y su entorno viene de lejos. El suegro del presidente del Barça, Juan Echevarría Puig, fue nombrado presidente de Fecsa en el año 1996 y vivió muy de cerca la OPA de Endesa en Fecsa y Sevillana de Electricidad. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sancionó Echevarría Puig por utilizar información privilegiada en beneficio suyo y de sus hijos, Álvaro y Alejandro. Años más tarde, sin embargo, la Audiencia Nacional lo absolvió. Juan Fernández-Armesto, presidente de la CNMV de la época, calificó esta operación como "la más contaminada de la historia de la Bolsa española (...) El 1 de julio de 2004, la junta directiva del FC Barcelona, presidida por Joan Laporta, adjudicó todas las necesidades energéticas del club a Fecsa-Endesa. El despacho profesional de Joan Laporta tiene a Fecsa-Endesa como uno de sus clientes y se ocupa de parte de las reclamaciones a terceros”. 

Su participación en el PI y Pilar Rahola

  En una entrevista concedida a Xavier Bosch, en RAC-1, Pilar Rahola desvelaba que “Jan Laporta estuvo en la aventura del Partido por la Independencia y nos ayudó en muchas cosas (...) Yo lo que recuerdo más de Jan Laporta son los boleros que cantaba con él y las reuniones con el Elefant Blau “. Rahola admitió que su relación con él había quedado deteriorada a raíz de un artículo suyo publicado en Avui sobre la ascendencia franquista de Alejandro Echevarría. “He conocido un Jan Laporta tan puro que me duele que me haya dejado de hablar. No entendió que alguien que le apreciaba no estuviera en ese momento con él. Se metió él solito en el problema y fue un error enorme ".

“¿Quién es antidemocrático?"

Se lo preguntaba Toni Frieros a sí mismo en Sport: “Puede que Laporta ya no sea el mismo. Puede que se haya enrocado en la presidencia. Puede que sólo tengan acceso a él cuatro o cinco. Puede, incluso, que tenga ‘tics’ de un pasado aún reciente. Lo que no ha hecho, desde luego, ha sido confundir el Barça con su persona. ¿Se acuerdan de aquella famosa frase de Núñez “¡es que van en contra del Barça!” cuando alguien osaba criticarle?
No, no. Por eso me sorprende que salgan a la palestra ex directivos nuñistas acusando a Laporta de ser antidemocrático.
Miren, si en la historia reciente del Barça ha habido un presidente antidemocrático, ese ha sido Núñez y, de paso, también sus acólitos por dorarle la píldora”. Tenía miga que Toni Frieros hablara de acólitos y de dorar la píldora. “En sus últimos años en la presidencia, Núñez adquirió esa enfermedad que Valdano llamó “de importancia”. Se creía más importante que la Generalitat, el Ayuntamiento, TV3 y la gran mayoría de grupos mediáticos. Todos estaban en contra del Barça. Todos querían controlarlo. ¡Qué error! Núñez no concedía entrevistas a los medios que le criticaban. Y que se sepa, Laporta ha atendido a todo el mundo, incluso a aquellos medios con cuyos directores tiene una pésima relación”. Frieros no tenía suficiente con el elegante respeto mostrado en forma de silencio por Núñez hacia la gestión de Laporta. Necesitaba remover y confundir. Y, curiosamente, tratando de recordar lo peor de Núñez consiguió ofrecer un retrato muy descriptivo de los peores defectos de Laporta, que, efectivamente, tampoco concedía entrevistas a quien no le garantizaba un masaje en toda regla, aspecto éste que desconocía Frieros porque no debía ser su caso.
Seguía Toni Frieros en su misión evangelizadora: “Al criticado director de comunicación de Laporta no se le ha ocurrido jamás llenar el Camp Nou de pancartas en contra de periódicos y periodistas. Ni le ha pedido a asociaciones de peñas que boicoteen la compra de algunos rotativos. Núñez tuvo un director de comunicación que sí hizo esas cosas. Ahora todos los medios, mientras paguen, tienen acceso a hacer promociones del Barça. Con Núñez, no, solamente sus amigos. Espero que Laporta jamás cometa estas acciones antidemocráticas”. Lo que los lectores de Sport esperaban es que cuando “Laporta cometiera estas acciones antidemocráticas” el señor Frieros fuera capaz de denunciarlo con la misma convicción que cuando trataba de vender a Laporta como un pívot de 2, 20 metros. Hablando de promociones con Laporta, los “amigos” de Mundo Deportivo podrían explicarle muchas batallitas. Cuando el poder te cubre con su manto, todo está bien. Es como la vieja historia de las localidades de una final europea para los socios. Si es Núñez quien se las queda, es un escándalo. Si es el presidente amigo quien se apropia de las mismas entradas que no son suyas, corremos un tupido velo, miramos hacia otro lado y ya está. Aunque, eso sí, muy democráticamente, claro. Que los malos eran los otros. Dios nos libre de dudar de nuestro amigo, el mismo que arengaba a las peñas advirtiéndoles sobre un entorno mediático de antibarcelonistas que trataba de embaucarles. Eso antes era antidemocrático. En cambio, en boca de Laporta, para los amigos, sonaba a mensaje celestial, lo mismo que la trama de los espías.

El búnker del palco y los viajes

Enric Bañeres censuraba el 21 de diciembre de 2006 en Mundo Deportivo, el paisaje habitual del palco del Camp Nou, que definía como “el “club VIP” dentro de un club que se distingue de los demás precisamente por su historia, su base y sus raíces muy populares (…) ¿Por qué no abrir el palco a la curiosidad de todo el barcelonismo? Esas macizas puertas bien custodiadas, antes siempre abiertas a los periodistas, ahora están cerradas como un búnker. No encaja bien un club de Vips, privado y prohibido a la prensa, pero pagado por los socios del Barça”. Tantos años despotricando de los pases de favor de Núñez y Gaspart y a Laporta se le quedó pequeño el palco para dar cobijo a amiguetes, gorrones y compromisos variados.      

Gastos sin justificar   

El 21 de diciembre de 2006, Jordi Majó analizaba la situación económica del club durante los tres primeros años de laportismo. Su conclusión: ruinosa. “Están abocados a vender patrimonio o a los buenos jugadores”. El tiempo acabó dándole la razón. Así lo explicaba Fabián Ortiz en As: “La auditoría encargada por el grupo liderado por Majó, a cargo del censor de cuentas Manel Piñero, demuestra que antes de la toma de posesión de Laporta, la junta presidida por Enric Reyna contrató a la firma PricewaterhouseCoopers para que hiciera un informe del estado financiero del Barça hasta el 30 de abril de 2003. En él constaban unos fondos propios positivos de más de 50 millones de euros y una pérdida durante el ejercicio de unos 38 millones. Ya con Laporta en la presidencia (desde el 22 al 30 de junio como primer año de mandato), el club encargó otra auditoría a la misma empresa, con el siguiente resultado: más de 75 millones de fondos propios negativos y unos 164 millones de pérdidas del ejercicio 2002-03. En ocho días, el Barça pasó a una situación que en una empresa convencional se habría considerado de quiebra técnica. El famoso pacto de silencio entre Laporta y Joan Gaspart queda explicado con estas cifras. No es la única irregularidad que refleja el informe contable encargado por Majó y los suyos. En él se detallan asientos fuera de lugar en varios apartados durante aquellos ocho días, a pesar de que Laporta hizo constar en el acta de la primera reunión de su directiva que esa junta no tomó ninguna decisión ni firmó nada relacionado con el Barça antes del 1 de julio de 2003. Majó y los suyos sostienen que se han apuntado gastos de difícil justificación por valor de 40 millones de euros”.

Preocupa el niño japonés

El 21 de diciembre de 2006 El Periódico titulaba: “Encuentren a ese niño (...) Laporta pide ayuda a los medios de comunicación para localizar al pequeño culé que lloró tras la derrota de Yokohama”. Decía el presidente: “Ese niño representa el cariño que el Barça provoca en todo el mundo y debemos demostrar nuestra sensibilidad ante hechos así (…) Ese niño simboliza volver a conectar con algo que teníamos y habíamos perdido, el cariño de los niños”. Había que mostrar la mejor de nuestras sensibilidades con el niño japonés, que sería invitado a viajar a Barcelona junto a sus padres. Poco le importaban los niños catalanes que no podían acercarse a sus ídolos o porque las normas del club lo impedían o porque ellos mismos se desmarcaban hablando supuestamente por el móvil o conectándose a la música con cascos bien visibles para no ser molestados. 

Mañana, capítulo 21

Viaje a Dubai con la familia / ¿Qué hubiera dicho el Elefant Blau?  / Beckham: El fracaso fue un éxito / Nace  la autocomplacencia / ¡Falta de actitud! / Espadaler cambia de opinión / Ausencia significativa en el Palau / El equipo le necesitaba / Viaje a Israel / Mentirijilla para justificar otro viaje  /

 

VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 

 

 

 

 

 

 

 


Deja tu Comentario