2011-08-29 18:08 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 27



¿Dónde ha vivido el presidente en los últimos meses?

Infoesports.com se preguntaba en su editorial: “Dónde ha vivido el presidente en los últimos diez meses? Ha sido el único habitante de Barcelona y su zona metropolitana que no sabía, o se ha enterado tarde, de que hay jugadores que salen más que entran, otros que hablan más de la cuenta, y que los entrenamientos han sido poco menos que optativos durante toda la temporada. Curiosa manera de sacarse las pulgas de encima. Hacerse el distraído es una estrategia que Laporta ejecuta a las mil maravillas.
Si realmente el presidente del Barça no sabía lo que pasaba en el vestuario y su disculpa era asegurar que se trataba de "rumores", es necesario que alguien le ponga las pilas, ante todo, al mismo Laporta. Uno no puede dedicar los mejores años de su vida al club y pensar que lo que sabe toda Barcelona son "rumores" porque Txiki Begiristain, por ejemplo, no le informa. Para saber lo que pasa en el vestuario, lo primero que debe hacer el secretario técnico es estar cerca de la cocina del Camp Nou, y no sólo hacer de portavoz del club en los descansos los partidos.
El discurso de Laporta suena a gastado. Ya hizo uno similar cuando negó la pertenencia de Alejandro Echevarría, directivo y cuñado, en la Fundación Nacional Francisco Franco. "El tiempo, ese juez inexorable ..." que cantaba García por las noches, puso en aquel momento a cada uno en su sitio. Ahora Laporta ha reincidido en el error. Que aprenda ".

Se está haciendo una agenda
Para Jordi Medina, precandidato en las dos últimas campañas electorales, el balance de la temporada realizado por Joan Laporta fue una tomadura de pelo. “Sus declaraciones han llegado tarde y mal. Él nunca sabe nada, ni que su cuñado participa en fundaciones, ni que se debían convocar elecciones el año pasado…Eso no se lo cree nadie (…) La temporada comenzó a perderse en verano con las malditas giras de pretemporada por cuatro duros, sin planificación ni preparación física". Medina tenía clarísimo que “en un funcionamiento de empresa el director general habría saltado y yo creo que aquí va por todos: presidente, directivos, secretario técnico, entrenador, cuerpo técnico y jugadores… En una institución piramidal cuando las cosas no funcionan hay que buscar responsabilidades en la cadena y en ésta alguien tiene que tomar decisiones. Creo que esto no se ha hecho”.
En rueda de prensa, Medina denunciaba que “si había un código de disciplina, debía aplicarse. Se equivocó al derivar toda la responsabilidad en los jugadores. Mal andamos cuando un presidente se pone en manos de los jugadores y ahora él ha tirado la porquería a los jugadores sin decir nombres. Quien no es valiente para decirlo es un cobarde. Su actitud no es propia de un presidente del Barça”. Y pidió la dimisión de Txiki Begiristain, José Ramón Alexanco y Albert Perrín, lamentando que “parte de la preparación física se ha hecho en las discotecas”. También señaló que “Laporta se está haciendo una agenda y negocios para el día de mañana”.

Culpable, Deco
Sport tenía una solución brillante para sacar a Laporta del atolladero. Al día siguiente afirmaba en portada: “Deco, en el mercado”. Ya teníamos un culpable. Ahora ya sabíamos a quién dirigir nuestras iras. Deco sería la avanzadilla, porque estaba a punto de comenzar la operación acoso y derribo de Ronaldinho. Sin embargo, Deco siguió un año más en el club, como Ronaldinho.

 “A nosotros nadie nos dijo nada”
Enric Bañeres ofrecía en Mundo Deportivo su punto de vista: “Yo también dibujo una pirámide de responsabilidades, pero sitúo a Laporta en el vértice superior, como responsable máximo de que la temporada haya terminado sin ningún éxito. Porque no es creíble, a estas alturas, que Laporta se viera arrastrado por la “inercia de la autocomplacencia”, cuando los fracasos en la Supercopa, la Intercontinental y la Copa de Europa, eran un serio aviso. No darse entonces por aludido, cuando la temporada aún podía cerrarse con un éxito -el doblete Liga y Copa- lo veo como una dejación de funciones. Y cerrar los ojos ante conductas poco profesionales, lo interpreto como una tolerancia negligente.
Tampoco el 'staff' técnico es inocente. No te pueden levantar una eliminatoria que ganas por 5-2 en Getafe, no te puede echar a perder la Liga Raúl Tamudo -¡y sin piscinas!- no puedes tener un equipo joven pero que corre menos que los trenes de cercanías en Cataluña. La mala planificación de la temporada y la deficiente preparación física de la plantilla también incumben al cuerpo técnico.
No exculpo a los jugadores, ni mucho menos. Durante muchos partidos me ha parecido que me levantaban la camisa. Pero lo hacían con el consentimiento de sus superiores, que corrían a taparles las travesuras o a abrazarse con sus representantes aunque estuvieran sometiendo al club a presiones rayanas en la extorsión. La misma excusa que utiliza Laporta la pueden emplear los jugadores en su descargo: “A nosotros nadie nos dijo nada”

Y sin oposición
Bañeres también se felicitaba porque “el Barça tiene la gran suerte de que no exista ahora una oposición, que quienes pudieron sentirse perdedores en las elecciones que llevaron a Laporta al poder no se organizaron para hacer la vida imposible a los responsables del nuevo régimen. Frases como las que antaño pronunciaba extramuros de la directiva el hoy vicepresidente Albert Vicens -“la oposición es la única garantía de democracia”- ahora parecen dañinas y contrarias a lo que más necesita el club en todos los momentos difíciles: estabilidad. No quiero ni imaginarme el daño que podría causar ahora una oposición al estilo de la del Elefant Blau, con dinamiteros como Albert Perrín dedicando a aquella causa los mejores años de su vida. Entonces las Ligas no las perdían los jugadores sino la junta; el patrimonio era intocable, sagrado; interesaba más fisgonear en el contrato de Sonny Anderson que su cualidad de goleador; lo lamentable era que las estrellas dejaran el club por la puerta falsa; lo importante no era lograr el doblete sino el peligro de que votaran los socios ya pasados a mejor vida... ¡Qué grandes ironías de la historia que a esos paladines de la democracia les tuviera que obligar un juez a ir a las urnas! ¡Qué garantía de estabilidad que ahora no haya una oposición tan carnicera como aquella! ¡Y qué suerte que las elecciones fueran cuando tocaban, y no ahora, como pretendía Laporta!”

Fin de fiesta en el Palau
Josep M. Artells lamentaba amargamente en Mundo Deportivo el 25 de junio de 2007 “la farra del Real Madrid de basket en el Palau como verbena de fin de curso. El Madrid celebró su título de la Liga ACB en el parquet blaugrana tras una final de incuestionable color blanco. El Real se montó un guateque en el Palau a costa, no de la autocomplacencia, sino de la dejadez y gestión casi inexistente que presiden las relaciones de Laporta y su junta con las secciones que, excepto en hockey patines, cierran una pésima temporada. Después de mucho talonario, el balance del proyecto de basket de los últimos tres años es el de la Copa del Rey de esta temporada. Como hace una semana en la Liga de fútbol, el Madrid se llevó el gato al agua sin necesidad del quinto partido, por lo que Calderón, en el palco junto a Laporta, ha podido firmar un 'doblete' con el que no podía ni soñar en su tormentoso mandato. Bajo la batuta de un entrenador catalán y nada mediático, Joan Plaza, los blancos estuvieron a un nivel altísimo y pusieron al Barça en su sitio tras una temporada demasiado irregular”.
El Madrid montaba su fiesta en el Palau como poco antes lo había hecho el Espanyol en el Camp Nou. Laporta se dignó finalmente a tomar posesión de su asiento en el Blaugrana. Hubiera resultado excesivo que el presidente hubiese tenido ese día otro pesebre más importante que la lucha del Barça por la liga de basket en la final ante el Real Madrid.

Una tapadera de 60 millones de euros
Así valoraba infoesports.com el fichaje de Henry: "Laporta se ha dado prisa por fichar a Thierry Henry, un gran jugador, que un año atrás no costaba prácticamente nada y que ahora, entre los 9 millones al año que cobrará de ficha y los 24 que se han pagado a la 'Arsenal, costará 60 millones o 10.000 millones de pesetas por cuatro años. Y lo peor: no se podrá traspasar cuando acabe el contrato pues con 34 años difícilmente darán nada.
El trasfondo de tan rápido fichaje queda claro que era desviar la atención después de los fracasos continuados de esta temporada (el último, el de la Liga de baloncesto). Jan y Soriano se han puesto a fichar a diestro y siniestro. Henry, Touré, Chivu y lo que haga falta. Son órdenes de Cruyff y deben acatar al pie de la letra. La única diferencia es que ahora se hacen deprisa para que, de paso, hagan de tapadera.
Pero la realidad, a pesar de todos los fichajes del mundo y más, es que difícilmente se podrá tapar el declive que en todos los órdenes ha comenzado el Barça esta temporada. Y no sólo por los resultados del primer equipo, que ha ganado los dos títulos más bajos del ranking de Laporta, la Supercopa de España y la Copa Catalunya.
Por ejemplo, las secciones de baloncesto y balonmano han pasado de ganar títulos europeos y ligas españolas a ganar sólo la Copa del Rey. Han bajado un escalón en la calidad de sus títulos. Además, el balonmano irá a la Copa de Europa por caridad y de carambola.
El ciclismo se ha cerrado y el fútbol femenino ha perdido la categoría, lo mismo que le ha pasado al Barça B, mientras el C ha desaparecido. El UB Barça, de baloncesto femenino, también se tambalea. Además, el club ha generado una bolsa de más de 50.000 socios que no pueden ver los partidos y la situación económica es cada vez más preocupante."

Nacionalismo frente a incompetencia
Jesús Cacho publicaba en su confidencial el 25 de junio de 2007 uno de los artículos más sangrantes que se han escrito sobre la figura de Joan Laporta: “El Barça de Laporta o de cómo los mediocres tiran de nacionalismo para ocultar su incompetencia”.
Y se refería a que “el origen y vertiginosa ascensión de Joan Laporta en la nomenklatura social catalana explica muchas de las cosas ocurridas en el club, la más peligrosa de las cuales es la puesta de la sociedad a disposición de los intereses políticos del nacionalismo catalán. Abogado listo y tremendamente ambicioso, hizo un buen matrimonio casándose con una Echevarria (hija del ex presidente de Nissan Motor-Ibérica, un hombre de la derecha españolista de toda la vida, como el propio Laporta), sin que ello le sirviera para formar parte de la Barcelona de siempre, ya saben, esa elite que comparte Polo, Liceo, Puigcerdà, Llavaneras, Viladrau y por ahí”.

Uso indiscriminado de la VISA
“De modo que cuando este sujeto llegó al Barça podían pasar dos cosas: que se convirtiera en un gran presidente, cosa no extraordinaria dado el historial de su predecesor en el cargo, o que, por el contrario, presionado y manejado por el entorno político, cometiera los mismo dislates, si no mayores, que Joan Gaspart. Lamentablemente, este parece ser el camino elegido por el primer presidente del Barça que ha sido capaz de enseñar los calzoncillos en público sin que lo exigiera el guión. Tras un ejercicio de éxitos, a rebufo de un equipo -obra, en su mayor parte, de Sandro Rosell- capaz de jugar un fútbol primoroso, el Barça de Joan Laporta ha dado este año la exacta medida de la mediocridad de su presidente.
El Barça es una sociedad que maneja un presupuesto cercano a los 300 millones de euros, con una cuenta de resultados, tanto deportiva como económica, que sus responsables están obligados a cuidar con celo extremo. Sin embargo, el presidente de esta gran empresa, molt més que un club, llamada F.C. Barcelona, ha consentido que sus trabajadores no acudieran al tajo a las 8 de la mañana, todas las mañanas, porque se habían acostado tarde tras cerrar alguna que otra famosa discoteca de la ciudad. Y el señor Laporta lo ha permitido, carente de autoridad moral para imponer orden en una plantilla algunas de cuyas juergas ha compartido, generoso hasta la hipérbole en la utilización de la tarjeta VISA del club en la que carga, cuentan en Barcelona, gastos ciertamente extraordinarios, en la acepción más carnal y descarnada del término”.



Mañana, capítulo 28

Pésimo gestor / Vetado en las 400 familias / Bassat se siente traicionado / Vuelve a perder los nervios /  ¿Directivos o fans? / El nuevo Grup d´Opinió, sin apoyo del club / Asalto a los socios / Mejorar el mundo

 



VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 

 


Deja tu Comentario