2011-09-03 12:09 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 31



La solución, colocar a Ingla de controlador

En noviembre de 2007 Joan Laporta tuvo la feliz idea de nombrar a un directivo para desempeñar las funciones que nadie asumió tras la salida de Sandro Rosell del club. Y dos años y medio después colocó a Marc Ingla como responsable de la parcela deportiva. En las elecciones de 2003 acusó a Bassat de cambio lampedusiano: cambiar para seguir igual. Eso mismo hacía él. Cambios para que todo siguiera igual. De hecho la aportación de Ingla, al margen de ponerle ilusión al asunto, de poco sirvió para enderezar el rumbo de la parcela deportiva. La elección de Ingla obedecía a su "capacidad de trabajo y análisis y su pasión por el fútbol", como quedó demostrado con sus aplausos calurosos en la presentación de Henry en el Camp Nou. “Queremos dotar de más músculo a la parcela deportiva”. En realidad lo que Laporta pretendía era colocar a alguien que controlara el trabajo de Rijkaard y Txiki.  Era un claro síntoma de desconfianza. Nada que ver con sus mensajes públicos: “Ingla no tiene que interferir en el trabajo del secretario técnico ni del entrenador, con los que tiene una magnífica relación y una sintonía muy buena. Marc puede aportar mucho en esta nueva faceta”. O sea, que tenía que tomar decisiones sin interferir en el trabajo de los recomendados de Cruyff. Difícil tarea la suya. Y para reforzar su decisión hablaba el presidente de la intervención de Ingla en los contratos firmados con Nike y Mediapro. La cuantía del contrato de Nike, con el que se hipotecaba la gestión de futuras directivas (diez años) respondía al ajuste de unos precios  que habían evolucionado con el paso de los años. El contrato de Mediapro, espectacular, se firmó sin la garantía de una entidad financiera que avalara y garantizara el cobro de las cantidades pactadas. Por otra parte, tampoco supo conseguir un contrato superior o igual al negociado por Ramón Calderón para el Real Madrid con la misma empresa catalana que dirige Jaume Roures.



 

"Ronaldinho no es un problema"

Eso lo decía Laporta el 26 de noviembre de 2007. Seguía sin enterarse de nada, pero ya quedaba menos para que descubriera el camino de la verdad y se iluminara de conocimiento. "Ronaldinho no es un problema sino una de las referencias del club". Apenas seis meses después le buscaba equipo y hasta estaba dispuesto a regalarlo. La credibilidad de Laporta quedaba en entredicho una vez más. O mentía conscientemente o no se enteraba de nada. Y esto último cuesta creerlo, porque tonto no es. 



 

Pide ayuda para él

Vicens Serrat le echaba en cara el  28 de noviembre de 2007 que “sólo se acuerda de la existencia de los medios cuando le vienen mal dadas. Es una manera, como cualquier otra, de demostrar su soberbia. Ahora bien, esta ayuda que pide Laporta nunca es bidireccional. Siempre pide, pero nunca da. Se piensa que todo el mundo está a su servicio, que es diferente que estar al servicio del Barça. Cuando Laporta pide ayuda por el Barça está pidiendo que le den una mano a él, que es bien diferente. Confunde el cargo que accidentalmente ocupa con el todo, la institución.

Laporta pide ayuda. ¿Y qué hace él para ayudar a los demás? Más bien poco. Lleva a no pocas empresas periodísticas de cabeza con el tema de las promociones. Que si ahora te doy un reloj, que si ahora te quito el chaquetón... esto, seguramente, es la ayuda que da Laporta a los medios y, en justa correspondencia, ahora pide que se le devuelva".

 

Entrevistado por la cadena ESPN

El 20 de noviembre de 2007 Lluís Mascaró jaleaba en Sport al presidente por el gran mérito de haber sido entrevistado por la cadena norteamericana ESPN. “El presidente del Barça será entrevistado esta tarde, a las 18.00 horas, en exclusiva por la cadena americana de televisión ESPN. La compañía, que tiene una gran audiencia en el mercado latino, envía un equipo especial, encabezado por el periodista Fernando Palomo, para realizar el reportaje con Laporta”. El aparato de propaganda no descansaba. Luego el propio Sport desvelaría que ESPN entrevistó a Laporta en calidad de testimonio de un programa dedicado a Johan Cruyff. O sea, que el presidente aparecía como figurante. “Cruyff todavía es mi ídolo. … Cruyff es una forma de vida. Hay mucha complicidad en nuestra relación. Es una persona muy lista, muy rápida. Yo continúo teniéndolo como referencia. Es un gran amigo mío y mantengo con él una relación que me hace sentir bien”. Esa fue su aportación.

 

Derecho a decidir

Emilio Pérez de Rozas, en Sport, le recriminaba a Laporta su altercado con Daniel Sánchez Llibre en las horas previas al derby barcelonés en diciembre de 2007. “Me llama la atención que Laporta, que encabezó la manifestación por el ‘derecho a decidir’, se enfade porque Sánchez Llibre decida pasar de él. Es una opción ¿no?”. Derecho a decidir, sí, pero de acuerdo a su voluntad. Poco antes del Espanyol-Barça Laporta se sumó a la manifestación organizada por la plataforma “Dret a decidir” haciendo suyo el slogan de  “Sóm una nació i diem prou”. 

 

Numerito en Montjuic

En Montjuic ese año se vio al auténtico Jan, el altivo y prepotente. Ni le dirigió la palabra al presidente anfitrión. Laporta dijo de Sánchez Llibre en las horas previas al partido que le había confesado que tenía que hacer antibarcelonismo para tener contenta a su parroquia. “Eso es una gran mentira porque yo no hablo con este señor desde hace tres años, tras el affaire de Saviola. Esas declaraciones las hizo en una manifestación política a las cinco de la tarde y yo me enteré dos horas antes del partido. Estaba muy enfadado y por eso no quería hablar con él”. El presidente del Espanyol recordó que “a mí no me han cogido con los pantalones bajados en un aeropuerto

ni me he peleado con un periodista. De todas formas paso de este señor”

 

¿Por qué no te callas?

Los francotiradores de siempre siguen eligiendo como objetivo a Laporta. Para ellos, el presidente es culpable de todos los presuntos males del club. Ya no se acuerdan –ni les interesa hacerlo– que ganó las elecciones con el mayor número de votos de la historia y que en sólo cuatro años le ha dado vida a un Barça que estaba moribundo económica, social, institucional y deportivamente. Con la ayuda de Txiki. Y también con la de Rijkaard y la de todos los jugadores que hasta ahora se habían comprometido con el proyecto. Por eso, a todos aquellos que sólo critican por criticar les diría lo mismo que el Rey a Chávez: ¿Por qué no te callas?. Al menos, hasta final de temporada...” Curioso planteamiento democrático de Lluís Mascaró en Sport. A final de temporada pasó lo que tenía que pasar, que el socio, harto de callar, se expresó en las urnas por una aplastante mayoría contra la gestión de Laporta, ese que “ganó las elecciones con el mayor número de votos de la historia”. El socio se sintió embaucado y expresó su voluntad: Laporta no contaba con el respaldo de la masa social y mantenía la presidencia con el apoyo de una inmensa minoría tras una moción de censura que arrojó un resultado vergonzoso para un presidente que, lejos de dimitir, se aferró con más ahínco si cabe al cargo, aún sabiendo que la mayoría de los socios no le querían.

 

Otra mentirijilla

Por esas fechas, a apenas cinco meses de consumarse el drama de una temporada catastrófica, Laporta aseguraba que “estoy optimista por la buena salud del club” y garantizaba, palabra de Laporta, que “Rijkaard tiene toda mi confianza y será el entrenador del FC Barcelona hasta que él quiera”. Eso lo decía el presidente en la junta itinerante celebrada en Vilafranca del Penedès, en donde, lógicamente, iba a recibir honores de prohombre de la sociedad catalana siendo agasajado por el alcalde de la localidad con intercambio de obsequios y firma en el libro de honor. Así han sido los mejores años de Laporta en el Barça. Rijkaard no sólo no fue entrenador del Barça hasta que él quiso sino que se enteró por la prensa de que Guardiola ocuparía su lugar en cuanto acabara la temporada. Más maentiras.

Mañana, capítulo 32

Burla a los estatutos y a los socios / Más Drolma a 250 euros por cabeza / ¿El peor de sus mejores años? / Premio a la promoción  / Malos modos con el chófer /

 

 

VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 


Deja tu Comentario