2011-09-20 17:09 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 46



Sigue por los pelos
Y llegó la asamblea general del 24 de agosto de 2008, a la que Laporta se agarró vinculando su continuidad en el cargo a la voluntad de los socios compromisarios, un 0,4% del total de la masa social. No quiso dar validez a la voz de 40.000 socios que votaron en julio y en cambio lo dejaba todo en manos de  apenas un millar presentes en la asamblea y convenientemente aleccionados. Sin ir más lejos, Laporta recordó de pronto la existencia de los socios más antiguos que forman el Senado, y que tienen derecho a voto en la asamblea, y los citó para departir previamente con ellos dando cuenta de cava y canapés, tratando así de acercar su postura a sus intereses.
La votación sobre su continuidad se realizó a mano alzada y su resultado quedó sujeto a la buena fe que se les supone a los empleados encargados de contar las manos en alto del sí y del no. El Elefant Blau hubiera hablado de medida de república bananera. Pero ni el Elefant Blau ni nada que se le pareciera existía ya. El recuento arrojó un 56% a favor de su continuidad y un 40% en contra. Dando por bueno ese resultado en un ejercicio de confianza, tampoco era para lanzar las campanas al vuelo. Laporta presumió de números en dicha asamblea, pero no dijo ni una palabra de la escabechina que realizaría apenas una semana más tarde con los responsables de tan feliz situación económica. Siete personas irían a la calle para “darle un impulso” a la gestión del club. En realidad, lo que hizo Laporta fue deshacerse del personal de confianza de Soriano y del resto de directivos dimitidos con una nueva purga.

Trato de favor para Jordi Badía
Una vez fuera del club fruto del deterioro de sus relaciones con el presidente y buena parte de la junta directiva, Jordi Badía, el antiguo director de comunicación de Laporta, abrió un blog personal. Suficiente para poder ser acreditado en la asamblea de 2008. Pelikano.es denunciaba que ”el propio Jordi Badía, mientras supervisó el departamento de comunicación, no concedió a pelikano.es el reconocimiento como medio de interés para la afición barcelonista”. En el reparto de prebendas no todos tenían las mismas oportunidades.

“Barça, sí. Laporta, no”
José Luís Rodríguez acudió a las instalaciones del club a recibir la insignia de plata como reconocimiento a sus 25 años de antigüedad como socio ataviado con una camiseta en la que podía leerse: “Barça, sí. Laporta, no”. “Yo esperaba quizá que hubiera protestas, pero la verdad es que fue todo lo contrario. Yo diría que el 80% de los socios allí presentes aplaudió y algunos hasta se levantaron. A mí me sorprendió, porque con el buen momento deportivo que estamos disfrutando lo que imaginaba es que el aficionado estaría menos sensible”, dijo el socio crítico sorprendido.

21 millones en indemnizaciones
En 2003, cuando Joan Laporta accedió a la presidencia, el club tenía 190 empleados. Cinco años después, en septiembre de 2008, la cifra se había incrementado en 163 personas de confianza y llegaba a 353. En esa fecha, y pendiente todavía la purga que se llevaría a cabo con el personal aportado por Ferran Soriano, las indemnizaciones por despedido le habían costado a los socios 21 millones de euros. La relación de damnificados la encabezaba Xavier Pérez Farguell y acababa con Frank Rijkaard. Por el camino también fueron despedidos Anna Xicoy, Ricard Maxenchs, Laura Alsina Laurent Collette, Esteve Calzada, Daniel Schloesser, James Sene, Javier Muñoa, Antonio Iglesias, Elies Frade, David Folch, Gustau Navarro, Jordi Badia, Albert Pujol, Juanjo Castillo, Joan Lacueva, Jordi Penas, Gemma Larrégola, Francisco López, Salvador Rovira, Luís Goyanes, Jordi Ardévol, Joaquim Rifé, Migueli, Josep Colomer, Guillermo Amor, Valero Rivera, Carlos Figueroa, Melcior Mauri, Svetislav Pesic, Antonio Maceiras, Manolo Flores, Zoran Savic, Dusko Ivanovic, Manolo Cadenas… La mayoría de ellos abandonaron el club con una generosa indemnización. Muchos de estos despedidos, los que prestaron sus servicios en el departamento de finanzas, fueron ensalzados por el presidente en la asamblea de compromisarios diez días antes de abandonar el club. Su pecado fue que aterrizaron en las oficinas de la mano de Soriano. Nada nuevo después de la purga acometida contra el personal de Rosell. En el nuevo Barça, el Barça final de Laporta, sólo tenían cabida los incondicionales a su excelsa figura. Que hicieran bien su trabajo era lo de menos. Lo que contaba era su filiación.

Tampoco asiste al entierro de Juanito Segarra
La muerte de Juanito Segarra, el legendario e inolvidable capitán del FC Barcelona en los años cincuenta, le pilló a Laporta el 6 de septiembre de 2008 en Miami haciendo no se sabe qué. Seguramente alguna gestión relacionada con el absurdo, inútil e irrealizable proyecto del Barça-USA que hubo que olvidar. Pero ahí estaba él, negociando, mientras el barcelonismo se citaba en masa para darle el último adiós al gran capitán.

El escándalo de “los niños del palco”
Destapado por pelikano.es con imágenes irrefutables en noviembre de 2008, el escándalo de “los niños del palco” significó la antepenúltima desfachatez consentida impunemente por el laportismo en su ya amplio historial de actuaciones inapropiadas. “El vídeo editado por pelikano.es denunciando el uso privado del césped del Camp Nou para partidillos de fútbol de los hijos de directivos, amigos, invitados y familiares de la directiva y del palco, que ya se ha convertido en una práctica habitual en los partidos de Liga según algunas fuentes de toda solvencia, ha conmocionado el entorno barcelonista. Aunque un hecho parecido ya se había denunciado en esta página web semanas atrás, porque este verano ya se jugó un partido después del Gamper, recién sembrado el nuevo césped del estadio, ha sido el hecho de poder ver en el vídeo el descaro y la absoluta falta de vergüenza o de disimulo con que se invade el campo después del partido, con la complacencia del palco, lo que ha irritado a los socios y aficionados barcelonistas. Algunos socios no descartan plantear una queja oficial ante lo que califican de “atropello a los derechos del socio” por lo que supone de “uso privado e irresponsable de las instalaciones”.
Ayer mismo, cuando algunos medios realizaban fotos del día junto al acceso al césped con Keita, el personaje del día, los responsables de prensa alertaron y recordaron a los informadores que no podían pisar el césped, sobre el que se mantiene un mimo y un cuidado caro y muy especial para que esté en forma todo el año, pero especialmente en invierno. Ciertamente este rigor y estas precauciones suenan a cachondeo cuando los ‘niños’ del palco pueden corretear a su anchas sin que nadie les diga absolutamente nada”. Laporta anunció, y lo cumplió, acabar con los 600 pases de favor repartidos por Gaspart en la zona noble del Camp Nou. Lo que nunca explicó es que él estaría dispuesto a repartir nuevas prebendas para que “los niños del palco”, los privilegiados niños de los más de 600 nuevos VIPS, los suyos, con trato preferente en el palco, usaran y abusaran de las instalaciones propiedad de los socios como si fueran su cortijo particular.
Añadía la web de pelikano.es: “También la seguridad personal del presidente debe perder el tiempo en vigilar a los niños, porque se consiente desde el palco mientras sus ocupantes se recrean comiéndose los canapés que quedan y porque ya no puede actuar la brigada de cuidadores que habitualmente saltaba al terreno de juego para iniciar su recuperación y puesta a punto para el próximo partido. Además, tampoco se pueden apagar todas las luces para que se pueda seguir jugando. En el vídeo obtenido por pelikano.es se observa cómo además se pueden llegar a disputar hasta dos partidos con una pausa entre ambos, como ocurrió tras el choque entre el Barça y el Getafe del pasado domingo. Esta práctica se ha institucionalizado esta temporada y se viene repitiendo al final de cada partido en función de la hora y de la asistencia infantil en el palco. Sobra decir que el propio presidente del FC Barcelona, Joan Laporta, se suele fumar un puro al final del partido mientras contempla la escena de reojo, satisfecho, y conversa con sus invitados o directivos. Igualmente, diferentes medios de comunicación, que son testigos de esta práctica reiterada, silencian lo que sin duda se trata de un uso privado, ilegítimo e inadmisible de las instalaciones que son propiedad de los socios y especialmente porque se trata del césped donde juega el primer equipo”.
Pelikano.es se sorprendía también por la pobre acogida mediática que la noticia había recibido. Especialmente por la reacción de Bernat Soler, entonces al frente del programa nocturno de Catalunya Ràdio “Els Millors anys de les nostres vides”, un nombre muy sugerente: “Hay que registrar la extraña reacción de Els Millors Anys de la Nostra Vida (Catalunya Ràdio), donde el director-presentador salió a ‘defender’ no se sabe a quién, afirmando que en el vídeo no se podía distinguir si algunos de los participantes eran o no hijos de Joan Laporta. Evidentemente no se infiere de la visualización del vídeo, ni tampoco es el propósito de la grabación, identificar quiénes son los menores participantes. La noticia no es quiénes son los niños, siendo relevante que los hijos del presidente lo hagan como ha podido confirmar pelikano.es, sino el porqué a ellos se les permite el privilegio de pisar y estropear el césped del Camp Nou y sobre todo cómo es posible que esta práctica se promueva, se tolere y se contemple con satisfacción desde el palco del estadio, presidente incluido. Como es lógico, el debate en este tipo de espacios más oficialistas se limitó a los pocos segundos que uno de los tertulianos, Toni Freixa, pudo dedicar a comentar un tema de gestión tan grave”.

Mienten sobre los éxitos de Alexanko
El aparato de propaganda no descansaba nunca. En el Diari Barça Camp Nou, que se repartía entre los asistentes a los partidos en el Estadi, se informaba en noviembre de 2008 sobre la presencia de tres canteranos, Puyol, Xavi y Messi, en el once ideal de los premios FIF Pro. Curiosamente, el éxito de estos tres jugadores se relacionaba con el trabajo de José Ramón Alexanko al frente de la cantera. Sorprende porque cuando Alexanko se incorporó al cuerpo técnico como responsable del fútbol base, los tres futbolistas no sólo estaban ya formados, sino que llevaban mucho tiempo incorporados al primer equipo. ¿Querrían engañar a alguien?

MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO



Ingla confirma que se reunió con Mourinho /
Los socios pagan la mitad del crédito / El crack de Crackovia /
Ausente en el entierro de Maxenchs / ¿Qué hace la Síndica del Soci? / Desprecio a la Copa Catalunya /
El escándalo de la venta del Mallorca

 

 



VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 



Deja tu Comentario