2011-09-20 17:09 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 47



Ingla confirma que se reunió con Mourinho
El 26 de noviembre de 2008 Marc Ingla dejaba a Laporta por mentiroso reconociendo en Catalunya Ràdio que “en noviembre de 2007 vimos con Txiki que el equipo necesitaba un cambio en el banquillo y nos reunimos con Mourinho, que es un fenómeno, y hubiera sido un gran entrenador para el Barça, pero la opción de Guardiola siempre fue la que trabajamos con mayor firmeza”. Laporta negó ese extremo, pero lo cierto es que un amplio sector de la directiva se planteó el fichaje de Mourinho y se produjeron contactos con él en Lisboa para tantear su predisposición.
Ingla también le admitió a Bernat Soler que asistió “a los problemas que tuvo Bojan en el vestuario, pero la solución quedó allí. Uno no podía intervenir en esas cosas porque el grupo es joven y podía reconducirlas". Y sobre Laporta concluyó que “la gente exigía un cambio radical en el gobierno del club y quisimos que Ferran Soriano cogiera más liderazgo en la dirección y que el presidente se hiciera un poco a un lado porque no veíamos en él el cambio de estilo que la gente pedía. Pero no pudo ser. De hecho a día de hoy tampoco veo que haya cambiado. Y, a decir verdad, su gestión en el día a día es poco prudente".

Los socios pagan la mitad del crédito
Joan Boix informaba a los medios de comunicación en noviembre de 2008 sobre la liquidación del crédito sindicado solicitado en 2003 para superar la crisis financiera. El Barça había devuelto 92 millones en cinco plazos, pero Boix no admitía que el “milagro” tenía mucho que ver con la “aportación involuntaria” de los socios abonados, a quienes se les incrementaron sus cuotas un 40% a la brava. El plus de 9 millones anuales ayudó a sufragar la mitad de la deuda. Nadie se lo agradeció, porque el “milagro” era fruto exclusivo de la eficacia gestora de la junta. Su generosidad no daba para más.

El crack de Crackovia
Situaciones protagonizadas por el presidente en el palco de Montjuic, cuando se giró hacia el consejero del Espanyol Sebastián Javier dedicándole un despectivo y ya popular “No em toquis!”, en el momento en que éste trataba de tranquilizarle por los incidentes que estaban protagonizando los Boixos Nois, o el “I no em cridis!” que le dirigió a su vicepresidente Jaume Ferrer cuando escuchaba atentamente en el palco del Camp Nou sus instrucciones para salir del paso del escándalo de los detectives, marcaron la trayectoria de Laporta hasta el punto de servir de inspiración y dar vida a un personaje muy particular, soberbio, altivo y prepotente en el programa de TV3 Crakcovia, cuyos gags se vieron muchas veces superados por la propia realidad. 

Ausente en el entierro de Maxenchs
El inesperado fallecimiento de Ricard Maxenchs congregó en la iglesia de Sant Ramón al todo Barcelona. La sociedad civil, por su vinculación a La Caixa; el mundo del periodismo, por su pasado en este gremio; y el del fútbol, por su relación laboral con el FC Barcelona. Ex directivos, directivos de otros clubs, ex futbolistas, políticos, empresarios, personajes como la Infanta Cristina, Joan Antoni Samaranch… Todos rindieron su último adiós a Ricard Maxenchs menos Joan Laporta, que envió a Alfons Godall y Jaume Ferrer en su representación con la peregrina excusa de que tenía que viajar con el equipo a Suiza, en donde esa tarde jugaba el Barça en Basilea. Entre el momento del sepelio y el partido mediaban nueve horas, tiempo más que suficiente para que el presidente que más ha disfrutado cogiendo aviones encontrara la manera de estar en los dos sitios.
Fuentes bien informadas sostienen que Laporta acudió al velatorio el día anterior y que no encontró un recibimiento precisamente caluroso por parte de la familia de quien fue despedido sin contemplaciones del club después de 22 años de servicios intachables. El presidente optó, por tanto, por evitar conflictos al día siguiente. Y quizá por eso, o no sería por eso, se negó a bautizar con el nombre de Maxenchs la sala de prensa del Camp Nou, pese a la campaña iniciada a tal efecto por Joaquim Maria Puyal y Jordi Basté y secundada por toda la profesión. Las dependencias de la entidad sólo podían llevar el nombre de ciudades ligadas a la historia del club y, claro está, de empresas de los amiguetes, como Mediapro. Maxenchs, por lo visto, no merecía tanto aprecio. La llegada de Sandro Rosell a la presidencia sirvió para que la noble causa tuviera un final feliz.

¿Qué hace la Síndica del Soci?
En octubre de 2008 descubrimos que la Síndica del Soci, Magda Oranich, la que debía dedicarse a defender los intereses de los socios, andaba preocupada por asistir a un marroquí que, al parecer, era muy barcelonista. “Debemos sacar a Benassel de la cárcel” decía. Y admitía estar desbordada por el tema mientras las preocupaciones, quejas y peticiones de los socios del Barça pasaban a un segundo plano. Por lo visto, Yassine Belassel fue detenido y encarcelado tras haber escrito en la pizarra del instituto ‘Dios, Patria y Barça’ en lugar del protocolario ‘Dios, Patria y Rey’. “Mantenemos contactos con el consulado de Marruecos en Barcelona, la embajada de Madrid y el Ministerio de Asuntos Exteriores. Es un tema delicado y si no nos movemos con discreción podemos complicar todo este asunto”, decía la eficiente abogada.
Algunas fuentes aseguraban que, tras la primera frase, el barcelonista marroquí escribió otra en la que venía a decir: ‘Y que Dios maldiga al Rey’. “Estoy en contacto con la familia y si hace falta también viajaré hasta Marruecos”. Claro que sí. Y hasta donde hiciera falta enarbolando la bandera del Barça.
Luego se supo que el propio abogado defensor del acusado reconoció que su representado estaba encausado por otros motivos y el Barça paralizó finalmente su movilización después de haber removido cielo y tierra para solucionar el caso. El tema era goloso para Magda Oranich por lo que tenía de mediático. Lamentablemente la defensa de los socios de a pie ofrecía menos atractivos para quien debía defender los derechos de los asociados ante la directiva, que era la misma persona que acabó recibiendo el premio de un hueco en la sala de juntas como reconocimiento a sus servicios al presidente. Ni ético ni estético.

Desprecio a la Copa Catalunya
Laporta estaba muy preocupado por “fer país”. Sin embargo, su Barça despreció olímpicamente la competición futbolística más importante que se disputa en el país, la Copa Catalunya. En su edición de 2008 el club envió a la fase final a un equipo juvenil ante el asombro y la desesperación de los organizadores de Sant Carles de la Ràpita. El alcalde, Miquel Alonso, expresó su descontento: “Hay mucha gente que espera esta cita con ilusión. Y cuando digo ilusión no me refiero sólo para ver jugar, aunque fuesen 10 o 15 minutos, a Eto´o o Víctor Valdés, sino simplemente para verlos, para tocarlos, para pedirles un autógrafo o hacerse una foto a su lado”. Laporta se llevó ese día una bronca monumental en el campo de Sant Carles de la Ràpita. El presidente de La Rapitenca, Tomàs Josep Pepiol, añadió: “Me duele porque soy socio culé y lamento que mi club se comporte así con la gente del país”. Jaume Sobrequés manifestó por esas fechas que “Laporta y Guardiola se han reído de los sentimientos catalanes y deportivos del Barcelona”. Respuesta de Laporta: “El Barça es una insignia de un país como Catalunya y un instrumento para la defensa de su cultura y así lo seguiremos haciendo. Mayoritariamente el barcelonismo ha entendido nuestra postura. Lo que hace el Barça por el país es todo lo que puede y más”. Y el que no esté de acuerdo, que se lo haga mirar. El Barça perdió la Copa Catalunya y la temporada que pudo ser de los siete títulos, se quedó en seis.

El escándalo de la venta del Mallorca
No hacía mucho que Joan Laporta había deslegitimizado a Sandro Rosell para ser presidente del Barça por la relación directa que alguno de sus negocios guardaba con el mundo del fútbol. Es decir, el presidente del Barça no podía comerciar con el fútbol. Sin embargo, dicho esto y apenas un mes más tarde, Laporta se tomó la libertad de negociar la venta del Real Mallorca a sus amigos de Uzbekistán representando a su bufete particular.
La noticia la levantó el Mundo del Siglo XXI, a quien poco después englobaría dentro de la “caverna mediática españolista”, seguramente por informar sobre temas que él habría deseado que quedaran escondidos impunemente en el anonimato. El Mundo desveló que el bufete Laporta&Arbós Advocats Associats SL solicitó a la empresa propietaria del Mallorca una comisión del 7% (4,2 millones de euros) por intermediar en la venta del club balear a sus contactos uzbekos de la empresa Zemorax por 60 millones de euros. La operación no pudo llevarse a cabo porque el Mallorca ya había llegado previamente a un acuerdo de exclusividad con Paul Davidson.
El 18 de febrero de 2009 Ramón Besa firmaba en El País que “Zemorax es una multinacional radicada en Zurich cuyo cabeza visible es Mijail Djalalov, empresario uzbeko vinculado al Bunyodkor, equipo que mantiene una excelente relación con el Barça; sobre todo, su presidente, Isok Akbarov, un multimillonario del sector del petróleo que incluso ha puesto el nombre de Laporta a uno de sus pozos y ha cambiado la forma del escudo del club para que se parezca al del Barça”.
“El Bunyodkor ha pagado cinco millones de euros al Barcelona por una estadía en la ciudad deportiva azulgrana y un partido amistoso, ya celebrados en enero, y por un segundo encuentro a jugar en Tashkent. El equipo uzbeko fichó a Rivaldo después de que fracasara su intento de incorporar a Eto'o. El camerunés, sus compañeros Iniesta y Puyol y el ex azulgrana Cesc viajaron el pasado verano a Uzbekistán para celebrar un clinic de un día muy bien remunerado: las cantidades percibidas oscilan entre los 250.000 euros y el millón. Laporta, al que también se ha ofrecido ser el cónsul honorario de Georgia, ha estado también en Tashkent y Akvarov aspira a conseguir la visita de Johan Cruyff”.
Sandro Rosell prometió eliminar del club la figura del intermediario. Y Laporta trató de ejercer como tal urdiendo un negocio para su interés particular utilizando en beneficio propio la proyección exterior y los contactos que le proporcionaban su cargo de presidente del FC Barcelona. Rosell no podía hacer esas cosas. Él sí. Pero, como siempre, tenía respuesta para todo: "La empresa accionista del Mallorca hace un encargo profesional a mi despacho de búsqueda de comprador para revertir la situación perjudicial. Mi despacho, que se dedica a cosas legales y financieras, hace la búsqueda del comprador, encontramos un cliente que hace una oferta y la condiciona a una auditoría de la entidad. Se hace dicha auditoría y se ve que era un precio que no correspondía y no se hace. Mi despacho tiene unos honorarios profesionales. Este asunto no presentaba ninguna incompatibilidad con mi cargo en el FC Barcelona”. Y aprovechó, como casi siempre, para otorgarse el papel de víctima cargando contra los medios "estatales, que no nacionales" -en referencia a que la noticia fue destapada en Madrid-. "Quién se ha hecho eco y cómo, aunque de manera lícita, son unos medios que me tienen un especial cariño. Tal y como publicaban la noticia, parecía que se había escondido y no es así, hay expediente concursal. Este caso no presentaba ninguna incompatibilidad. Hay gente que intenta que no pueda trabajar, pero lo hago y lo intento con humildad”. Además, advertía que su bufete “estudia detalladamente posibles incompatibilidades" entre los casos de sus clientes y su cargo en el club, y “no detectó ninguna incompatibilidad”. Pues si su bufete no detectó ninguna incompatibilidad, asunto resuelto. No hay más que hablar. Y como el tema era privado, es decir, cosa del bufete Laporta&Arbós, el presidente del Barça se encargó de disipar cualquier duda invitando a sus amigos uzbekos al palco del Camp Nou. Si podían hacer uso de ese espacio sus socios y amiguetes de aquí, ¿por qué no también los de Uzbekistán, sus amigos de reconocida solvencia y poderío?

MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO



Le abandonan los suyos / Prepara su mochila particular / Micrófono de oro / Un ejercicio de cinismo/ A la final de Copa en Ferrari / Rojo le saca los colores / Con Beyoncé / El vídeo de los gladiadores / El otro pelotazo / El reparto accionarial de Hakerson / El tema llega al Parlamento Europeo 7 Firmas contra Laporta

 

 



 

VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 



Deja tu Comentario