2011-09-27 19:09 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 51



Acuerdo fantasma con la Gramenet
Delante de las cámaras y fotógrafos, Joan Laporta firmó muy ufano un acuerdo de colaboración con la Gramenet que venía a confirmar la predisposición del club que presidía para ayudar a las entidades modestas catalanas. Pasados dos años, Vicente Ferrer, presidente de la Gramenet, se las veía y se las deseaba para cuadrar su presupuesto sin los 300.000 euros que le había prometido Laporta. A la hora de pagar, no había fotógrafos delante. Explicaba pelikano.es el 9 de julio de 2009: “En la primera temporada (2007-08) el Barça pagó, tarde, pero pagó. En esta segunda hubo movida, tuvo que dimitir el anterior presidente Gregorio Génova, al punto que el ex dirigente declaró que se iba para no entorpecer las relaciones con Laporta y el propio club. Pero ni así. La Gramenet ha pagado hasta el último euro a sus jugadores para evitar las denuncias ante AFE, empleando los adelantos que el Ayuntamiento de la ciudad le ha entregado mientras sigue la espera para que Laporta pague. El segundo plazo venció el pasado 30 de junio y en Santa Coloma nadie entiende ni sabe las causas de esta ‘morosidad’ de Laporta”. Seguramente el dinero habría sido empleado en causas más justas, solidarias y urgentes que ayudar a la Gramenet.

El Museu, de espaldas al triplete
Increíble. El Museu del Barça, el tercero más visitado de España, registró un descenso de visitantes de un 10% en el año del triplete. La euforia generada por el equipo de Guardiola no supo  ser canalizada por los gestores del club para incrementar el tráfico de visitantes en las instalaciones mientras objetos de incalculable valor sentimental blaugrana pasaban de largo ante la ineficacia de sus gestores.

La cesión de Cáceres
Un año después de haber pagado 16 millones por Cáceres sin obtener a cambio ningún beneficio en el terreno deportivo, el jugador uruguayo era cedido a la Juventus con una opción de compra de 12 millones. Es decir, que en lugar de revalorizarse vestido de azulgrana, se había depreciado. También eso había que agradecérselo al “hombre clave”, Txiki Begiristain.

El proyecto Barça Parc en Viladecans
El 29 de julio de 2009 Joan Laporta firmó otro acuerdo, en este caso con el Ayuntamiento de Viladecans, para desarrollar en un espacio de 60,4 hectáreas un complejo dedicado al ocio, el deporte y la protección de espacios naturales. "Se trata especialmente de vincular el Barça a la protección del medioambiente, esto es lo más estimulante", era la justificación que Laporta le daba a su nuevo proyecto lúdico, denominado Barça Park y pensado para el disfrute de los socios. En realidad, lo que Laporta pretendía era desarrollar en Viladecans el proyecto fallido de Miami, con resort y puerto deportivo incluido. Vendiéndolo como un compromiso del club hacia el medioambiente, todo resultaría más fácil.
Luego se supo, por la Plataforma Salvem Oliveretes, que esa parcela “está protegida por la Red Natura 2000 y no se puede edificar en ella ni hacer nada”. ¿Error o chanchullo? Algo parecido había ya sucedido durante el mandato de Agustí Montal. Si no se podía edificar, ya se encargaría él de conseguir los permisos. Nada podía frenarle delante de un nuevo pelotazo. En este caso, la excusa era una supuesta ciudad deportiva para el socio que debería construir el próximo presidente.
Sostenía Josep Maria Minguella en Mundo Deportivo el 4 de agosto de 2009: “En Viladecans se compraron hace meses unos terrenos muy caros, alguien sabrá por qué, de los que nunca más se supo. Me pregunto si los socios del Barça, aquellos que cuando las elecciones nos dicen que somos los dueños del club, podríamos saber con detalle la totalidad de los metros cuadrados que pertenecen y están escriturados a nombre del club y su valor”.
Como ya le ocurría con su anhelado pelotazo del Miniestadi y en su negocio particular de l´Hospitalet a través de Hakerson, también aquí se encontraría Laporta con el rechazo vecinal. Empezaban ya a ser demasiados los que le tenían ganas. Esos terrenos están afectados por normativas de preservación medioambiental recogidos por la Red Natura 2000 que se incumplirían en el caso de consumarse el proyecto. Jordi Mazón, portavoz de la plataforma Salvem Oliveretes, explicó en Catalunya Ràdio: "El Ajuntament de Viladecans y la junta del Barça se basan en el plano predemocrático del año 1976, en el que se clasificaba como una zona de equipamientos. Sin embargo, en el año 2000 la UE la calificó de zona protegida por su alto valor de interés natural. ¿Qué prevalece? ¿Qué hacemos? Cuando nos interesa utilizamos leyes pre   democráticas y cuando nos interesa, leyes actuales”. Y revelaba pelikano.es el 31 de julio de 2009: “Se trata de construir una especie de zona lúdica, deportiva y social sobre los terrenos de Viladecans, que fueron adquiridos hace un año por la directiva como presunta ‘reserva’ patrimonial mediante la intervención de una agencia inmobiliaria con un papel poco justificado y, según estiman algunas fuentes cercanas, con unas ganancias en forma de comisiones absolutamente desmesuradas. Sin embargo, en el trasfondo de la operación lo que también se busca es ‘regalar’ al Ajuntament de Viladecans los antiguos terrenos adquiridos en la época de Agustí Montal, finalmente declarados reserva natural”.
Por su parte, diversas organizaciones ecologistas (Depana, SOS Delta del Llobregat, Salvem Oliveretes i Les Agulles - Ecologistes en Acció) informaron sobre la agresión ambiental  que sobre el Delta del Llobregat podría ocasionar el proyecto de Laporta. En sus alegaciones, el movimiento ecologista denunciaba “el aumento notable de ciertos impactos ambientales que repercutirían directamente sobre el Delta del Llobregat y sus valores naturales: impacto acústico, circulación motorizada, impermeabilización del suelo, contaminación lumínica y reducción de hábitats naturales, entre otros”.

Transparencia, por favor
Y Jordi Cardoner, nieto de Nicolau Casaus y miembro después de la junta directiva de Sandro Rosell, pidió a la junta transparencia en este asunto sabedor de que esos terrenos de Viladecans estaban tasados en 450.000 euros. Por ello reclamó, sin éxito, que “la directiva enseñe la tasación de la parcela”, porque el precio pagado en el verano de 2008 (18,4 millones) no se ajustaba, a su entender, a los parámetros por los que se movía el mercado. Cardoner sabía de lo que hablaba porque “por desgracia un mes antes de la venta mi familia estaba vinculada a esos terrenos que en su día, hace muchos años, fueron adquiridos por una sociedad, Golf Viladecans, con el propósito de hacer allí un campo de golf. Un doce por ciento de esa sociedad estaba participada por otra denominada Vilagolf, con cinco socios”. Uno de ellos era su padre. Otro, Díaz Varela, “el socio que le propuso al resto comprar la sociedad, y por tanto la propiedad de dicho terreno, que estaba tasado en 450.000 €, pues al final, por circunstancias, no se obtuvo la licencia para el campo de golf. Me quedé altamente sorprendido cuando me enteré de que se había vendido por 18,4 millones €. Cuando uno se compra un piso no paga sin una tasación previa. A mí me gustaría que la directiva enseñase esa tasación. Me siento decepcionado personalmente, por otro lado, con la actuación de Díaz Varela, ofreciendo a sus socios diez veces menos de lo que quince días más tarde se podía beneficiar de la venta de estos terrenos al club. Me siento doblemente afectado, como socio y por la vía familiar”. El tema, ciertamente, olía a podrido, a “Chusín, que el precio lo pongo yo”.

Un precio muy sospechoso
Lluís de Val, el mismo que destapó la pertenencia de Alejandro Echevarría a la Fundación Francisco Franco dejando por mentiroso a Joan Laporta, abrió los ojos al mundo sobre este escandaloso asunto denunciando el 2 de febrero de 2010 en RKB, en el programa “Sin Concesiones” de Lluis y Marçal Lorente, que Laporta pagó de más, de mucho más, por esos terrenos y que en la operación se incluía una escandalosa comisión de tres millones de euros. De Val explicó que la empresa vendedora obtuvo unos beneficios netos de 15 millones de euros después de pagar 3 millones  de comisión, algo sorprendente y sospechoso habida cuenta que la parte compradora y vendedora ya se conocían y no precisaban de la intervención de ningún intermediario. De Val advirtió que las comisiones en este tipo de operaciones oscilan entre el 2 y el 5%, lo que habría dejado un margen de unos 350.000 euros. Y se sorprendió porque “unos terrenos que la empresa vendedora había adquirido por 1,4 millones  y trataba de vender por una cantidad de entre 2 y 3 millones   de pronto se vendieran en algo más de 18 millones”. La firma se realizó deprisa y corriendo poco antes de la moción de censura. Según De Val “la operación sólo la pudo cerrar alguien o muy listo o muy tonto”.  El ex directivo explicó que el FC Barcelona le compró los derechos a la sociedad Inversiones Divabe, que anteriormente se había hecho con los terrenos que eran propiedad de Golf Viladecans. Para De Val, la plusvalía “está completamente fuera de mercado, pues se vendió por un 1.300 % sobre el valor inicial”. Además, por las mismas fechas en las que el FC Barcelona pagó 66,30 euros el metro cuadrado, se vendieron una terrenos colindantes a 11,38 euros el metro. Demasiado sospechoso.
De Val ofreció los números exactos de la operación:

Precio compra original              1.440.538,54
Precio compra FCB                 18.467.483,03
Comisión                                 3.008.270,44
Gastos contrato (abogado)           120.000,00
Beneficio neto                        12.843.000,00


La sombra de la inhabilitación
La directiva respondió interponiendo una demanda de conciliación contra Lluís De Val, instándole a retractarse, algo que nunca haría. Al contrario, el ex directivo manifestó que “si se demuestra, como recogen los estatutos, que se han realizado operaciones en contra de los intereses del club, Laporta podría acabar siendo inhabilitado de cara al futuro. Al menos, que la justicia recaiga sobre Laporta con la misma severidad que ha empleado él con Oriol Giralt. A fin de cuentas, éste es un episodio más de una larga lista de actuaciones irregulares a lo largo de su mandato”.

MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO



Sin minuto de silencio para Bobby Robson / Saca el talonario en su despedida / Su última asamblea / Inicia la campaña electoral / En el concierto de Pete Best / Risto Mejide le atiza /
“No es momento de aventuras” / Guardiola se le resiste

 

 



VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 



Deja tu Comentario