2011-10-06 21:10 FC Barcelona Por: Administrador

La cara oculta de Laporta. Capítulo 58



Su relación con Bartomeu Muñoz
El 26 de mayo de 2006 El Periódico recogía una conversación telefónica intervenida por el caso Pretòria. En ella, el exalcalde de Santa Coloma, Bartomeu Muñoz, lamentaba que Laporta no se le pusiera al teléfono. Muñoz quería hablar con él por un asunto relacionado con el campo de la Gramenet.?
-Muñoz: No consigo hablar con Laporta. Me parece excesiva la mala educación del hijo de puta este. Al final le llevaré a los tribunales.?
-García: Envíale un SMS.
-Muñoz: No sé enviarlos. Ya le he dejado siete mensajes de voz. La última vez que le vi me dijo que el convenio era una mierda porque los de Gramenet son unos hijos de puta.

Movimientos en el Tribunal Català de l´Esport
Firmado por Mario Ruíz, El Triangle denunciaba en febrero de 2010 las presiones recibidas por Anna Pruna, responsable máxima del deporte catalán, para sustituir al presidente del Tribunal Català de l´Esport. Romà Gómez Ponti, seguramente por su postura favorable a la inhabilitación de Laporta tras el polémico asunto de las elecciones de 2006.  El Triangle se refería a presiones procedentes de Rafael Niubó y de David Moner, en su condición de presidente de la UFEC. El relevo se producía poco después de que el socio Nicolás Marín presentara ante dicho comité una denuncia solicitando la inhabilitación a perpetuidad de Joan Laporta y toda la junta elegida en 2006 por incumplimiento estatutario en la convocatoria de aquellos comicios. “Una denuncia que, si prospera –afirmaba El Triangle-, produciría un giro radical en el panorama electoral de can Barça ya que Alfons Godall, Jaume Ferrer i Ferran Soriano, los tres integrantes de aquella junta, no se podrían presentar”. El tema era lo suficientemente serio como para actuar con rapidez y sacarse de encima cuanto antes a Gómez Ponti, un presidente nada dócil y próximo a la posición de Sandro Rosell.
Robert Blanch, socio del club y abanderado de l´ Associació per a la Defensa dels Drets dels Socis, solicitó ante la Comissió de Disciplina del club la apertura de un expediente al presidente y a los 16 directivos que figuraban en su lista electoral de 2006 por incumplimiento estatutario de acuerdo a la decisión final adoptada por el juez referida a la fecha de las elecciones.
Sostenía Blanch que “lo más grave de todo es que no es la junta quien convoca las elecciones, sino el juzgado. Es la imagen que transmite la entidad y la vergüenza que los socios hemos sufrido con esta infracción estatutaria”. La comisión de disciplina, por supuesto, no estaba para perder el tiempo con el señor Blanch e imponer sanciones a quienes incumplían los estatutos. Bastante tenía buscando la manera de escarmentar a Oriol Giralt o Lluís de Val. De nada servía que el artículo 66 de los estatutos castigara los incumplimientos estatutarios con la pérdida de la condición de asociado.

El presidente, con Adidas
En plena campaña electoral a favor de su “favorito”, Laporta se exhibió en la presentación de la peña de Xavi luciendo figura y jugando un partidillo en el que anotó tres goles. Llamó poderosamente la atención que el presidente aceptara enfundarse una camiseta Adidas y unas botas Munich, competencia directa de Nike, la marca que equipa al Barça y que le recompensa generosamente. Así se cuidaban los detalles en el Barça de Laporta.

Se acabó la Delegada
Lo anunciaba El Periódico: “Deja de reunirse la delegada para evitar filtraciones al sector no oficial”. Las elecciones empezaban a influir en el comportamiento de Laporta y en la gestión del club. La delegada dejaba de reunirse para que los directivos no oficiales no pudieran disponer de información de primera mano.
Y seguía El Periódico: “Se ha acentuado la sensación de que una parte de la directiva trabaja por su cuenta, utilizando mecanismos del club, con claros objetivos electorales. Hace unas semanas, en el polideportivo de Sant Joan Despí, se celebraron dos actos con las peñas, con cena incluida, presididos por Alfons Godall, y en el que participaron algunos miembros del cuerpo técnico del fútbol y de las secciones.
La propia elección de la fecha de las elecciones se hizo el día antes de la junta de Vic. De hecho, algunos directivos se enteraron de las intenciones de Laporta camino de la reunión al leer la información que publicó ese día este diario. Desde entonces no se han producido más contactos ni se ha justificado la supresión por dos veces de la comisión delegada. Desde que hiciera pública su precandidatura, Godall ha acentuado su presencia mediática, decidido a darse a conocer cara a las elecciones. Curiosamente, en el descanso del último partido ante el Getafe, fue él quien hizo las manifestaciones del encuentro a las cámaras de Canal+”.

Fin de fiesta sin intrusos
Finalmente, Joan Laporta dio marcha atrás y decidió en febrero de 2010 mantener la reunión de la delegada, pero seleccionando a sus asistentes. Para no herir susceptibilidades, descartó a Godall, Ferrer y Perrín, los dos últimos unidos en la misma candidatura. De esta manera, las grandes decisiones hasta el final de su mandato las tomarían a partir de entonces el presidente y sus dos hombres de confianza, Joan Oliver y Xavier Sala i Martín, que curiosamente ya había hecho pública su intención de formar parte de la candidatura de Godall, la opción que inicialmente contaba con la bendición del presidente. Así Laporta desactivaba en la vida del club a la corriente de Ferrer y a quienes no quisieron plegarse a su voluntad de trabajar para perpetuar en el cargo a su gente: Godall, Oliver, Sala i Martín… Luego Ferrer diría que no había dimitido porque debía seguir en el club “para vigilar hasta el último día”. No explicó lo que había que vigilar. Sala i Martín le respondió que no creía que Ferrer pudiera haberse quejado de su continuidad en la Delegada porque los estatutos lo especificaban. “Eso debe haberlo dicho otro Ferrer, debe ser un impostor”. Respuesta de Ferrer: "Todos conocemos a Xavier Sala, tanto aquí como en América, y sabemos que tiene una incontinencia verbal que hace que muchas veces sea poco creíble". Entre ellos mismos se sacaban los ojos.

“El patito feo”
El que luego sería candidato oficial del continuismo vivía en ese momento la experiencia del “patito feo” rechazado. Los suyos no le querían: “Quizá todas estas actuaciones que han pasado iban dirigidas para que dimitiese, para que perdiese las ganas y el empuje. Al revés, aún me han dado mucha más fuerza. Quiero estar aquí vigilando hasta el último día las decisiones que se adopten”. El Barça parecía el hotel de los líos…o el camarote de los hermanos Marx. Seguía Jaume Ferrer: "Laporta no está manteniendo la neutralidad que dijo que tendría, por la razón que sea. Su apoyo a Godall lo ha hecho patente. Eso se ve. La ayuda de Laporta a Godall suma más que resta. Godall cuenta con ventaja".
Preguntado Ferrer sobre la ojeriza de Laporta hacia su persona y sobre la posibilidad de que el origen debiera buscarse en su ambigua posición hacia el presidente tras la moción de censura, el ya candidato explicaba que "espero que no sea por esto. En aquella ocasión analicé la situación y mi análisis final fue que si el presidente tenía fuerza, ganas e ilusión para continuar gobernando el club se lo había ganado en la votación. No creo que eso le molestase. Al revés".

Comida de coco al senado
El 16 de febrero de 2010 Laporta se reunió con el senado del club, los socios más antiguos, con el objeto de animarles a votar la candidatura que más le convenía a él: “Conviene no tocar nada de lo que funciona”, como si alguno de los candidatos estuviera dispuesto a no respetar lo que funcionaba, la obra de Guardiola. A la llamada de Laporta acudieron 207 de los mil socios más veteranos, que presenciaron atónitos cómo el presidente de todos les pedía su voto para Alfons Godall en presencia de un Jaume Ferrer que no podía dar crédito a lo que veían sus ojos.

Los socios pagan la campaña a Godall
Nada nuevo en la viña del señor Laporta. Nadie esperaba de él generosidad, amplitud de miras y neutralidad en las elecciones. Por eso no sorprendió que el club invirtiera 70.000 euros de los socios para utilizarlos de acuerdo a sus intereses particulares organizando un encuentro en forma de cena multitudinaria con 400 peñistas en la Ciutat Esportiva y en exclusivo beneficio de la candidatura de Alfons Godall, la candidatura de Laporta, dado que las proclamas allí expresadas giraron en todo momento alrededor de la conveniencia de votar a Godall. Quedaba claro que Godall sería el gran beneficiario de la maquinaria interna del club, a la que siempre podría acudir para acumular firmas y votos.

“Un país de cobardes”
Se lo dijo Joan Oliver, el de los detectives, al diario Sport en marzo de 2010. “Este país tiene un porcentaje de cobardes mucho más grande del que se merece”. Ahí, en ese porcentaje, no entraba su amigo Laporta, por supuesto. Oliver lamentaba en esa entrevista que su sueldo (900.000 euros al año) era “pornográficamente bajo” porque “el director general del Arsenal cobra tres veces más que yo”. Seguramente su colega del Arsenal no dedicaba sus ratos de ocio a espiar a sus vicepresidentes.

Cuatro millones en jets privados
Un documentado informe publicado en febrero de 2010 por el diario Gol disparaba la alarma sobre los vuelos privados a Uzbekistán, Emiratos Árabes, Arabia Saudita o Suiza realizados por el presidente en la última temporada con un coste de 4 millones de euros y abonados, claro está, por los socios propietarios del club para “trasladar a miembros de la directiva,  familiares, amigos y amigas por medio mundo (…) Nos explican que con ocasión del Mundialito de Abu Dhabi se realizaron diversos trayectos con destino a la capital de los Emiratos Árabes y que en estos, además de directivos, también viajaban amigos, amigas y compromisos de alguno de los ocupantes, que quiso brindar a sus huéspedes las comodidades de desplazarse en avión privado a cargo del socio. Un viaje del que también pudo disfrutar la entonces reconocida como novia de Joan Laporta, una chica de origen marroquí que disfrutó de los privilegios del club sin ser miembro de la junta y de la estancia en tierras árabes mientras duró el torneo (…) Resulta evidente que en los últimos años no se ha mirado la “pela” en Can Barça”.

Cuatro millones en jets privados
La chica se llamaba Sana Khouja y era de origen egipcio. Tenía 22 años y había trabajado, casualmente, en el departamento de marketing del club entre junio y septiembre de 2007. Rubia, de 22 años, de padre egipcio y madre española, lejos de esconderla, Laporta la paseaba a su lado y a la vista de todos. La chica disfrutó del viaje de Champions League a Stuttgart y también se la vio en Madrid y en la fiesta de celebración de la Copa del Rey de baloncesto. En la línea de transparencia mostrada siempre por Laporta fue imposible saber si esos viajes los pagaba ella, él o el club. Sana presentó una denuncia por agresión a Flavia Massoli, la anterior novia de Laporta, con quien se enzarzó en una pelea callejera en pleno Pseo de Gracia cuando ambas se cruzaron en mayo de 2009. Flavia Massoli ya era historia, la explosiva periodista italiana Simona Ventura había dejado de interesar y su separación de Constanza Echevarría, un hecho. Era el turno de Sana Khouja.

Tienen que avalar
La Audiencia de Barcelona condenó en febrero de 2010 al presidente y a los directivos que le han acompañado en sus dos mandatos a avalar por las pérdidas de 63,8 millones que generaron durante sus ocho primeros días de mandato ajustando la plantilla y dando la baja a una decena de futbolistas no amortizados sin obtener contrapartida económica alguna.
La sentencia rechazaba la tesis de Laporta y sus directivos, que argumentaron que las pérdidas acumuladas en la única semana de la temporada 2002-2003 en la que estuvieron al frente del club eran imputables a "períodos anteriores a su gestión, debido a la pérdida de valor de varios de los jugadores por la crisis deportiva e institucional que sufrió la entidad”.
El fallo recogía que en 2006, al tomar posesión de su segundo mandato, la Junta tendría que haber avalado 27,3 millones de euros; en la temporada 2007-2008, 30 millones; y en la 2008-2009, 29 millones.
La respuesta oficial de Oliver fue que "el club preguntó dos veces si tenía que avalar y la Liga dijo que no. La interpretación que hace el juez (de la Audiencia Provincial) no es coherente con la decisión de la Liga, ni la apreciación que hizo el juez de primera instancia (que dio la razón al consejo azulgrana en julio del 2008)". Si los amigos de la Liga de Fútbol Profesional, con Astiazarán al frente, el mismo al que se le ha visto comiendo demasiadas veces con Laporta invitado en el Drolma, nos da su aprobación, podemos reirnos de lo que diga la ley. ¿O no? Los fallos de los tribunales no han sido el punto fuerte de la gestión del abogado Laporta al frente del FC Barcelona, aunque, eso sí, quedaba la alternativa de recurrir al Supremo.



MAÑANA, PRÓXIMO CAPÍTULO

Espionaje a Giralt / Soriano gastó dos millones de los socios en espionaje / 30.000 euros a la salud de los socios / 30.000 más en visas / Los mejores años de los hermanos de los directivos /
100.000 euros por el viajecito a Ruanda / ”Eres un mierda y mereces una hostia” / Cruyff, presidente / A traición /“Inspirador del Barça actual”? / Necesita ratificación / Dictatorial

 



 

VER CAPÍTULOS ANTERIORES

 



Deja tu Comentario