2012-11-10 19:11 Real Madrid Por: Administrador

La caverna culpa a Madrid hasta de sus propias noticias



Como saben, el Barça cosechó su segunda derrota de la temporada el pasado miércoles contra el Celtic en Glasgow. Un partido perdido que ha escocido por lo inferior del rival pero, sobre todo, por la imagen que el club azulgrana y, más concretamente, dos de sus futbolistas, ha vuelto a transmitir al mundo entero. La nueva bronca entre Leo Messi y David Villa a falta de diez minutos para el final del partido y con 1-0 en contra en el marcador por una jugada "de niños" en la que el asturiano no se la pasó al argentino ha vuelto a demostrar que algo pasa en ese vestuario; Que las cosas no son como con Guardiola o que, al menos, la marcha de Pep ha aireado problemas que vienen de lejos. Es la segunda vez que los dos protagonistas tienen el mismo problema delante de los ojos de millones de espectadores, y eso es algo que el club es cada vez menos capaz de tapar.

Que Villa y Messi no se llevan bien es algo que no está confirmado porque sus protagonistas nunca lo confirmarán. Sólo faltaría. Pero la gravedad de sus gestos, lo preocupante de los hechos y la reiterada muestra de lo que a ojos de muchos prácticamente se adivina que sucede, hace que se haya convertido en un auténtico problema para el Barça. Y lo peor es que nadie lo desmiente, lo cual, lógicamente, alimenta aún más la tendencia a pensar que es cierto. ¿Y qué hace la caverna entonces? Tiene, básicamente, dos soluciones.



La primera y más practicada desde la consumación de los hechos por parte de los dos gigantes de la comunicación culé, SPORT y Mundo Deportivo, es no decir nada. "Antes de meter la pata, cerremos la boca", habrán pensado. Este es el mejor ejemplo de que hasta ellos saben que algo podrido hay ahí dentro, y que está llegando a niveles tan peligrosos que es mejor no escarbar para que todo el edificio no se venga abajo. Ellos mismos lo confirman con su pasotismo y su silencio.

La segunda, y ésta es la más signiticativa, consiste en pasarle la pelota al enemigo aunque el "disparo", por una vez, no venga de él. Se sugiere que la información proviene de la prensa madridista para desestabilizar, la vieja historia, cuando el autor de la noticia ha sido un periodista catalán, Edu Polo. Y el asunto tiene su miga, porque este señor, el mismo que hace poco exigía el cierre inmediato o, en su defecto, una multa estratosférica para el portal 'Defensa Central' por el desafortunado post de un internauta sobre Messi y el dopaje, ha echado barro sobre su propio terreno y encima se usa para atizar al Madrid. 

Es la evolución suprema del "caradurismo" y la doble moral, el producto final de una estrategia lamentable y asquerosa, cuyo único fin es intentar retratar a los demás como algo que ni son, ni serán nunca; Señalar con el dedo al de enfrente para quedar por encima de él, si es necesario usando las tácticas más barriobajeras que existan. No sólo se meten con la prensa de Madrid cuando dice cualquier cosa sobre el Barça, sino que también lo hacen cuando son ellos mismos los que descubren los trapos sucios que tienen en casa. Más les valdría revisar su estrategia para no quedar en evidencia.




Deja tu Comentario