2016-01-19 20:01 FC Barcelona Por: Administrador

La Caverna está rabiosa porque Raúl no odia al Barça



La Caverna mediática radical y casposa que jalea al Real Madrid en su versión oficialista no entiende de deportividad y sí de crispación, odio y mal rollo. En sus programas Josep Pedrerol denuncia la violencia con la misma intensidad que la defiende. Igual presume de pancarta ofensiva mostrándola orgulloso en su plató ("Mou: tu dedo nos señala el camino") que tira de las orejas a Raúl por decir que se alegra por los éxitos del Barça en Europa. #AsíNo, que dirían en Crackovia. La Caverna rabia porque Raúl no odia al Barça como ellos. Por tanto, Raúl no es un buen madridista. Para situarnos todos, conviene recordar que Josep Pedrerol y su corte de palmeros de Florentino Pérez defienden un madridismo que no es el de Raúl, entre otras razones porque Raúl se fue mal del Real Madrid, enfrentado a Florentino Pérez e incluso amenazando con volver para quitarle la silla. Y no se lo perdonan. Por eso se han lanzado a su yugular en busca de sangre. Un buen madridista, en su opinión, no puede dejar el odio aparcado por un momento y felicitarse porque la Champions la gane un equipo español, que se supone está más próximo a Madrid que otro italiano, inglés o alemán. Al menos, mientras no se demuestre lo contrario, el Barça sigue siendo un equipo español, aunque los mariachis de Pedrerol preferirían verlo lejos de España y jugando la liga congoleña, más que nada para que el Madrid gane algo. A Raúl le han tocado la cresta por no odiar al Barça. Y están rabiosos con él, echando espumarajos por la boca. Un buen madridista tiene que odiar intensamente al Barça. Varios ejemplos de odio visceral cavernario: Josep Pedrerol, en Jugones: "No conozco a ningún madridista que se alegre con las victorias del Barça. No conozco a ningún culé que celebre los títulos del Madrid. A ninguno. Pero Raúl es distinto. Siempre ha sido elegante. Siempre, salvo alguna travesura de chaval. Siempre ha sido correcto. Siempre, salvo cuando hizo callar al Camp Nou. Dos detallitos que no empañan su trayectoria. Una trayectoria impecable. Sin broncas. Sin salidas de tono. Siempre conciliador. Siempre pacificador. El barcelonismo siempre le ha respetado. Pero de ahí a alegrarse... Está en su papel de embajador. De embajador de la Liga de Fútbol en Estados Unidos. Habla como relaciones públicas. Y hace bien. Quiere tender puentes entre Barça y Madrid. Busca el acercamiento y no el enfrentamiento. Pero, suena raro. A un madridista le suena raro. Un ídolo del Madrid alegrándose cuando el Barça gana la Champions. Raúl es un profesional. Habla con la boca pequeña. Dice lo políticamente correcto. Pero, ¿os digo la verdad? No me lo imagino en Canaletas". Alfredo Duro: "Lo que ha dicho Raúl no es verdad. El personaje de Raúl que ha venido de Estados Unidos puede decir eso y si hace falta se hace una foto en el Camp Nou porque en la MLS molan esas cosas, pero el verdadero Raúl no se alegra de nada del Barcelona. Raúl se alegró de que el Barça gane una Champions lo que yo. Raúl no piensa lo que ha dicho". Frederic Hermel: "No me creo las palabras de Raúl" Roberto Morales: "No conozco a ningún madridista que se alegre de las victorias del Barça" Así respiran en la caverna madridista. Luego se escandalizan cuando Gerard Piqué dice que quiere que el Madrid pierda siempre y piden sanciones para él. ¿Cómo decía Mourinho? ¿Hipócritas?

Deja tu Comentario