2012-07-09 13:07 Real Madrid Por: Administrador

La caverna no deja en paz a Mourinho ni en vacaciones



'Mundo Deportivo' se hace eco de las manifestaciones de esta seguidora azulgrana, de nombre Anna, que al parecer y siempre según sus declaraciones, recogidas por este diario, acusa a Mourinho de insultarla y amenazar con agredir tanto a ella como a su marido debido a lo que consideró "una broma sin importancia".

Una broma que pudo parecerle muy graciosa a esta hincha, pero que no tiene por qué serlo para el que la sufre. No han tardado en difundir estas palabras en la prensa afín a la caverna culé, con el objetivo de vender una vez más una mala imagen pública de Mourinho. Sin embargo, los medios sólo aportan los testimonios de la implicada, que aparece, junto a su marido, en una fotografía en 'Mundo Deportivo' enseñando, de espaldas para mantener su anonimato, su billete de avión.



Unas pruebas, cuanto menos, pobres, ya que ni demuestran que el encontronazo se produjese ni que todo se desarrollara tal y como la pareja cuenta. Según Anna R., ni Mourinho ni nadie de su entorno reacciónó al escuchar su "Forza Barça" en un primer momento, que tuvo lugar en el interior de un avión con destino a Lisboa. Sin embargo, al bajar del aparato en la Capital portuguesa, la familia del técnico, con él a la cabeza, habría estado esperando a la aficionada y su marido con la intención de recriminarle el gesto: "Empezó su mujer diciéndome amenazadora que les respetara, que iban de viaje de familia". Algo que, lejos de hacer, repuso volviendo a dedicar feas palabras al entrenador portugués: "Ya sabemos que en España la culpa nunca es de él, siempre es de los demás".

Siguiendo con sus declaraciones, fue entonces cuando, supuestamente, Mourinho se encaró tanto con ella como con su marido, amenazándoles con agredirles físicamente a escasos metros de distancia. Unas acusaciones, repetimos, que no han sido contrastadas por ninguna fuente. Tampoco existe ninguna fotografía o vídeo del incidente, por lo que ni siquiera hay pruebas fehacientes de que éste se produjera realmente.

Algo que, sin embargo, no importa con tal de hacer daño a la imagen pública de Mourinho, que, sin embargo, tiene que soportar gestos de mal gusto con asiduidad incluso en sus momentos de retiro personal, completamente fuera del mundo del fútbol. Tampoco se ha producido ninguna denuncia formal por parte de la pareja hacia la policía, lo que hace aún más dudosa la veracidad de las informaciones.  Pero todo vale.  




Deja tu Comentario