2017-03-13 20:03 Real Madrid Por: Administrador

A la Caverna no le da vergüenza hablar de robos



Fede Peris La Caverna más casposa y rancia del entorno mediático del Real Madrid, la  que no tiene más mensaje que el que quiera expandir el ser superior llamado Florentino Pérez, se llena la boca hablando de robos en los demás. Su especialidad es ver la paja en el ojo ajeno cuando en el suyo tiene una viga que no le deja ver.

Repetir mil veces "el Barça roba"

No se cortan. El guión les dice que tienen que recitar mil veces:"el Barça roba" y, para quedar bien, lo repiten mil cien. Por si acaso. Así hacen méritos. No saben lo que roba, pero ellos lo dicen, convencidos de que acabará convirtiéndose en verdad cuando se acerquen al millar de repeticiones. Y, por supuesto, ignoran los atracos a mano armada que los árbitros están perpetrando esta temporada contra todo aquel que se pone delante del Madrid. Se quejan de los penaltis a favor que le pitan al Barça, pero el Real Madrid es el equipo que más se ha beneficiado de los penaltis a lo largo de la historia: más que nadie a favor y menos que nadie en contra. Pero a ellos les da igual. Llevan las orejeras puestas y no se van a bajar del burro en el que les han montado. Y ahora va de deslucir la proeza única en la historia de la Champions de remontar un 4-0. Y le echan la culpa al árbitro porque no pueden aceptar que el Barça haya hecho algo que el Real Madrid nunca fue capaz de conseguir a pesar de que detrás de casi todas sus históricas remontadas se esconde la mano de los árbitros, la mano de la vergüenza.

Goebbels no lo haría mejor

Pero la consigna es clara: adelante con los faroles. Rabian y rabian y vuelven a rabiar porque se las prometían muy felices sin el Barça en la Champions y ahora tendrán que lidiar con él. Ese equipo que igual le endosa al Madrid un 0-4, que un 5-0 que un 2-6 sin recibir respuesta alguna de ese nivel. Incluso son capaces de inventarse que la UEFA castigará al árbitro para desviar la atención de los héroes del Barça y dirigirla al árbitro. Ni el mismísimo Goebbles lo habría hecho mejor. Son los que más tienen que callar y los que más gritan. Pero la realidad es la que es. Y se escribe partido a partido: Betis, Málaga, Villarreal, Las Palmas... La lista de víctimas agraviadas es interminable. Y en Europa más de lo mismo. El Real Madrid ganó la Undécima con un gol de Sergio Ramos en fuera de juego y una mano del mismo Sergio Ramos dentro del área no pitada. Pero de eso no se acuerdan. Lo pone en el guión. Amnesia total. Su obsesión enfermiza con el Barça delata su complejo de inferioridad. Siempre hablando de Ovrebo en cuanto pueden.  Puro complejo de quien hace constar en su palmarés copas organizados por el mismo Real Madrid y Copas de Europa que nada tienen que ver con la actual Champions League y sí con el trofeo Bernabéu. Copas y Copas de Europa que, incluso así, están manchadas de la vergüenza de las ayudas arbitrales que acompañan al Real Madrid desde tiempos inmemoriales. Lo de "así, así, así gana el Madrid" que se canta en todos los campos de España no es gratuito. Se lo han ganado a pulso con árbitros como Mateu Lahoz, siempre fiel a la causa merengue .Para robo, el atraco de la Undécima. Curiosamente, la Caverna no habla nunca de este gol vergonzoso de Sergio Ramos en la final de Milán ante el Atlético.

Deja tu Comentario