2014-05-05 19:05 FC Barcelona Por: Administrador

La caverna tapa la mala educación de Cristiano



Joan Tubau

Delicioso el tratamiento que los flauteros mediáticos de Florentino Pérez han dispensado a la reprobable conducta de Cristiano Ronaldo "acojonando" a Morata por no pasarle un balón y desprestigiando en público a Diego López por no utilizar los puños y señalándole como culpable de uno de los goles del Valencia. Estas cosas, que están reservadas para las vedettes consentidas y mimadas, han sido pasadas por alto en programas como el de Josep Pedrerol, que se ha limitado a decir hoy que se trató de una simple "reprimenda" y pasó a loar el "golazo" y la capacidad del portugués para liderar a su equipo, que de eso se trata. Pura propaganda..



La temporada pasada se produjo una jugada en la que Messi censuró a Villa no haberle pasado el balón. No hubo gestos, ni reprimendas. Simplemente una mirada. Aquello sirvió para llenar horas de programación en los programas favoritos de Pérez en los que se explica lo que Pérez quiere que se explique. Se trató de una cuestión de estado. El honor de Villa, un héroe nacional, estaba en juego y no podía consentirse que un "pequeño dictador" pusiera en duda su categoría. Aquel hecho convirtió a Messi en "pequeño dictador". Lo de Cristiano Ronaldo, quizá por repetitivo, no es noticia ni merece la pena comentarse. Es una actitud ya familiar, que entra dentro de lo que se puede esperar de este tipo egoista y prepotente. Ayer Cristiano Ronaldo hundió en la miseria a un chaval de la cantera que saltó al campo dispuesto a ayudar a su equipo a remontar. Por lo visto, en el Real Madrid actual sólo Cristiano Ronaldo puede decidir quién chuta a puerta y quién no. Queda claro que en ese vestuario manda la política de terror que marca su líder.

El dato carecería de importancia si no fuera por el tratamiento que se le dio en su momento a Messi por un hecho aislado que no alcanzó la magnitud del vergonzoso espectáculo que ayer ofreció la vedette portuguesa. Pero siempre hay salidas para todo. Para no hablar de Cristiano, mejor dedicar espacio y tiempo al aficionado del Real Madrid que fue invitado a abandonar el Camp Nou. Qué mal. De lo que no informan, porque no se han tomado la molestia de investigar, es de lo que pasó previamente al desalojo. A lo mejor descubrirían algo, alguna provocación, que luego no les interesaría explicar. ¡Qué mal se portan en el Camp Nou con quien acude allí en busca de jaleo! Mucho mejor el Bernabéu, en donde se puede insultar al Barça, a Catalunya, llamar subnormnal a Messi en TODOS los partidos y no pasa nada. Estamos todos muy preocupados por el racismo, pero ya damos por sentado que se puede faltar al respeto a una capa social afectada por una minusvalía psíquica como si tal cosa. El uso peyorativo que en el Bernabéu se hace a coro y a grito pelado del término "subnormal" debería ser suficiente como para que la Comisión Antiviolencia tomara cartas en el asunto. Sucede que, tratándose del Bernabéu, hay bula. Se trata una simple anécdota sin más trascendencia.

Es el doble rasero capitalino. Siempre viendo la paja en el ojo ajeno cuando allí una viga les tapa por completo la visión. Y así viven, viendo sólo lo que les interesa ver.




Deja tu Comentario