2011-09-11 15:09 Real Madrid Por: Administrador

La caza de brujas de Mou




En ese ‘Mou Madrid’, sin embargo, todavía hay alguna fisura que Mourinho no ha tardado en intentar descifrar. El portugués no quiere ni traidores ni filtradores de noticias en su vestuario. Por cosas como esas se quitó de encima tanto a Valdano como a Pedro León, las personas que Mourinho consideraba eran las gargantas profundas de los medios de comunicación que, día sí día también, daban noticias con pelos y señales de lo que había sucedido en Valdebebas.

 Con Valdano en el paro y Pedro León marginado, a Mourinho casi le dio algo cuando vio una reciente portada en el Diario Marca en la que se aseguraba que él mismo había pedido que Casillas dejara de ser el capitán del equipo en el terreno de juego. Poco faltó para arder Troya. Y es que el portugués, incluso, llegó a hablar con el capitán para pedirle explicaciones por la publicación de dicha noticia en el diario madrileño. Una información que, a juicio de Mourinho, sólo pudo salir del interior del propio Real Madrid y, por eso, se enfadó de una forma especial ya que pensaba tener controlado todo el filtro de noticias dentro del club.

Desde que eso sucediera parece que Mourinho ha rebajado el tono. No ha habido más filtraciones en relación al vestuario ni ninguna noticia que pudiera salpicarle en relación a sus jugadores. Para asegurarse que la situación se mantuviera en la misma dirección el portugués separó de forma evidente a los descartados en Valdebebas cuando el equipo realizó una serie de entrenamientos en la Ciudad Deportiva merengue. Una y no más se debió decir el portugués a sí mismo. Por eso, los Pedro León, Lass y compañía apenas tuvieron contacto con el resto de sus compañeros durante los días que el equipo estuvo en Madrid.

 El búnker en el que ha convertido Mourinho al Real Madrid hace muy complicado que la prensa vuelva a tener información de primera mano del vestuario madridista. Acabar como Pedro León es el mejor ejemplo de lo que no tolera Mourinho en sus jugadores. Por tanto, parece que no saldremos de las clásicas coletillas de los futbolistas en las ruedas de prensa y apariciones en zona mixta. Y es que la ley Mou, en caso de hablar más de la cuenta, caerá sobre aquel que ose contar las intimidades del vestuario merengue.


Deja tu Comentario