2015-05-18 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

La conjura del WhatsApp en el vestuario del Barça



Jarno De Luca

Tras la dolorosa derrota en Anoeta con la suplencia de Leo Messi y la posterior controversia entre éste y Luis Enrique, parecía que toda la temporada estaba a punto de irse por la borda. Sin embargo, y gracias a los capitanes del Barça, la situación cambió de tal forma que a 18 de mayo el FC Barcelona está muy cerca del codiciado triplete. 

Pero no fue nada sencillo. El vestuario estaba dividido y dos de los pesos pesados, Neymar jr y Leo Messi, se enfrentaban al entrenador Luis Enrique en una guerra fría que partía a todo el equipo. Viendo la más que probable deriva negativa del club, Xavi Hernández, Iniesta y Piqué decidieron tirar del carro. 



Ambos convencieron a Messi de que su posición con respecto a Luis Enrique sólo acarrearía cosas negativas para el equipo. El crack argentino rectificó y volvió a ser el de siempre. El delantero recuperó su mejor nivel e incluso se reinventó una vez más en la nueva posición que le preparó Lucho de "todocampista".

A la vez, los capitanes trataron de motivar a los suyos y prepararon una conjura a través del WhatsApp. En un grupo donde estaban todos los integrantes del primer equipo (sin técnicos ni dirigentes), escribieron varios mensajes como los siguientes:

"Si seguimos así no vamos a ganar nada este años".



"No podemos pasar otra temporada más en blanco".

La sensación del barcelonismo era muy negativas por aquel entonces. Luis Enrique no había dado con su once ideal y sus contínuas rotaciones no sentaban bien ni a jugadores ni a periodistas, que llegaron a crear una guerra entre técnico y afición que nunca existió. 

Pero tras la conjura los azulgranas se pusieron las pilas y empezaron a dar lo mejor de sí mismos. Capitaneados por un Leo Messi inmenso, la historia ya la conocen todos: remontada en liga sobre el Real Madrid hasta la consecución del título este domingo, clasificación para la final de la Copa del Rey eliminando a, entre otros, el Atlético de Madrid del Cholo Simeone (bestia negra la temporada pasada) y la clasificación para la final de Champions ante la Juve dejando en la cuneta a Manchester City, PSG y Bayern de Munich, mostrando una tremenda superioridad.

La conjura de WhatsApp había despertado a un monstruo hambriento que ya estaba cansado de la desidia provocada tras la marcha de Pep Guardiola. El monstruo que ahora acecha con especial ahínco el ansiado triplete. 


Deja tu Comentario