2012-01-02 04:01 FC Barcelona Por: Administrador

La continuidad de Abidal es prácticamente imposible



A raíz del problema hepático que le llevó a ser intervenido quirúrgicamente para que le fuera extraído un tumor en el hígado, Eric Abidal convocó una rueda de prensa hace apenas ocho meses en la que explicó que el orden de prioridades en su vida había cambiado, que ahora contaba mucho más la familia y que los valores materiales habían perdido peso en sus necesidades vitales. Incluso afirmó que había puesto a la venta todos sus vehículos. Parecía un Abidal nuevo, un futbolista atípico. Sin embargo, a la hora de la verdad, el tema económico sigue rigiendo sus destinos, al menos así lo ha decidido su representante y así lo acepta él cuando permite que las negociaciones entabladas para renovar con el Barcelona, el club que se lo ha dado todo, se prolonguen durante tanto tiempo.

Es evidente que el dinero sigue importándole, y mucho, a Abidal. Si no, su representante no plantearía tantos problemas para ofrecer la firma del jugador a una directiva que, siguiendo los dictados del cuerpo técnico, desea fervientemente que Abidal siga en el Barça. Pero no ha sido así. Pronto hará un año del inicio de las negociaciones y el acuerdo no llega debido fundamentalmente al tratamiento fiscal que recibirá al jugador al llevar ya cinco años residiendo en España.



El nuevo gobierno de Mariano Rajoy ha anunciado que en Catalunya las rentas superiores a 300.000 euros anuales pasarán a tributar un 56% en lugar del 49% establecido hasta ahora. Curiosamente, en el resto del estado español la tributación es del 52%. El tema afecta directamente a Eric Abidal, que hasta el año pasado tributaba el 24% de sus ingresos brutos y que debía pasar a tributar el 49% al llevar ya cinco años de residencia en España. Ese era especialmente el punto de desencuentro entre el jugador y la directiva. Abidal quería cobrar más en neto con el nuevo contrato y la directiva no aceptaba disparar la cuantía de los ingresos brutos del jugador. Las nuevas medidas de Mariano Rajoy complican todavía más una negociación que ya tenía difícil solución. Si Abidal no estaba dispuesto a aceptar una tributación del 49% que repercutía en sus ingresos netos, menos todavía aceptará pagar el 56% si el club no se hace cargo del aumento considerable en el bruto que le permita una mejora en el neto.

Sabiendo que la directiva no va a ceder a las pretensiones del representante de Abidal, hay que empezar ya a mentalizarse de que Abidal no seguirá en el Barcelona la temporada que viene, lo que viene también a confirmar el fichaje de Gareth Bale como tema prioritario en los planes de futuro del club. Sandro Rosell, siguiendo las indiciaciones de Guardiola, ha hecho todo lo posible por retener a Abidal, pero mantenerle en la plantilla al coste que supondría aceptar las exigencias de su representante supondría un aumento desmedido en el coste de la masa salarial de la plantilla que las arcas del club no se pueden permitir.

 




Deja tu Comentario