2012-03-25 13:03 FC Barcelona Por: Administrador

La culpa es de Casillas, no del arbitraje



Para empezar, Iker Casillas nunca llegará a los números de Víctor Valdés por varios motivos. El principal es que sencillamente, por calidad, nunca alcanzará las cifras de goles encajados por partido que lleva el guardameta del Barça. El de l'Hospitalet suma esta temporada 28 partidos de Liga y 7 de Champions League (35 encajados en total), en los que ha encajado un total de 28 goles en contra (22 en Liga y 6 en Champions), lo que deja a Casillas muy lejos. El de Móstoles ha jugado 38 partidos (28 en Liga, 6 en Champions y 4 en Copa) en los que ha llegado a encajar 33 tantos repartidos en 25 en Liga, dos en Champions y seis en Copa del Rey. En otras palabras, Valdés encaja 0,8 tantos por partido mientras el madridista supera de largo el 0,8, acercándose peligrosamente al gol por encuentro.

Todo ello significará a final de temporada, una vez más, que Valdés revalidará el título de "Zamora" ante la mirada de Casillas, que por cuarto año consecutivo verá a su máximo rival alzarse como mejor portero del año.



Pero por si los números no son suficientes, observemos por qué el Real Madrid ha perdido cuatro puntos en tres días. La respuesta salta a la vista: a Casillas le han metido dos goles absolutamente iguales en dos jornadas seguidas, algo que no le ocurriría nunca a alguien que pretende ser el mejor portero del mundo. Además, ambos goles han llegado de dos errores de colegial. Quizás la de Santiago Cazorla fue inevitable, pero no el de Marcos Senna. El guardameta da un paso a la derecha en el gol del Málaga que le inhabilita para llegar al balón. El mismo error que en el gol del Villarreal. Casillas creyó que no le iban a meter el cuero por el mismo espacio y volvió a dar un paso en falso a la derecha que le condenó al empate.

Y para todos aquellos que hablen de las paradas del Mundial, decirles que el disparo de Robben ni siquiera se tira hacia el lado correcto, sino que se encuentra que el ex madridista era realmente otro jugador lamentable, de los que adornan todo con fuegos artificiales pero que a la hora de la verdad parece salido del patio de un colegio, o del Real Madrid.

 




Deja tu Comentario