2015-02-10 10:02 Real Madrid Por: Administrador

La culpa es de Madrid



Y en ese pensamiento parece instalado Josep Maria Bartomeu que incapaz de gestionar correctamente su club se ve en la tesitura de echar balones fuera, al más puro estilo Luis Suárez. El Presidente del Barça, acorralado por las dudas que genera su gestión, su reciente imputación en el caso Neymar y la convocatoria de elecciones anticipadas en Can Barça ha decidido envolverse en la bandera del victimismo para hacer creer que todos los males que le ocurren a su club vienen desde Madrid, haciendo buenas las tesis de Thomas Szasz. Una estrategia, esta última, muy arraigada en el ADN culé. Históricamente, cuando al club que actualmente preside Bartomeu los resultados no le eran favorables, la excusa de culpabilizar a Madrid siempre ha sido la favorita, y en esta ocasión, la historia ha vuelto a repetirse.

Sin embargo, ese eterno conejo de la chistera que ha sido el culpabilizar a “los poderes facticos de la capital del Reino” de todos los males, tiene en esta ocasión muy poco recorrido, concretamente 34 kilómetros, que es la distancia que separa las oficinas del Camp Nou de Olesa de Montserrat. En este tranquilo pueblo a los pies del Santuario de Montserrat de apenas 23.000 habitantes, reside Jordi Cases, el socio culé que denunció la chapuza del fichaje de Neymar. Por eso, aunque desde algunos sectores barcelonistas quieran apuntar a esa mano “blanca” que mece la cuna de los males culés a Florentino Pérez, lo cierto es que el actor principal de ese Tsunami que amenaza con llevarse por delante a la Junta Directiva más votada de la historia del club, no se llama ni Florentino, ni se apellida, Pérez, se llama Jordi Cases, es socio del Barça y simpatizante del movimiento independentista. La situación es en estos momentos extremadamente grave para Bartomeu. Coincidiremos todos, que el hecho de estar imputado no conlleva la culpabilidad, pero quizás no sea la mejor carta de presentación para el máximo dirigente del club de los “Valors”.



Bartomeu vive en el alambre desde el mismo momento que asumió el cargo de Presidente tras la espantada protagonizada por Sandro Rosell. Desde que ocupara el sillón presidencial, ha demostrado ser incapaz de enderezar una nave que navega a la deriva y en cuya travesía ya cayó por la borda Andoni Zubizarreta, señalado por muchos tras su nefasta gestión en la contratación de jugadores como Vermaelen o Douglas, y por la sanción al club por parte de la FIFA.

Ante ese temor a naufragar, el barcelonismo se vuelve a agarrar a la bandera del victimismo para intentar salir a flote, aunque quizás sí que tengan razón en eso de que la culpa es de Madrid, o mejor dicho, la culpa es del Madrid,  ya que si los blancos no fueran los actuales Campeones de Europa, y no fueran líderes en Liga, posiblemente Bartomeu y el Barça vivirían mejor…pero no es el caso.

 



@jmanuelariza


Deja tu Comentario