2012-01-09 22:01 Real Madrid Por: Administrador

La debacle de Cornellá da alas al Madrid



Al Barça este año se le resisten los pequeños. El Real Madrid la campaña pasada perdió la liga en campos como el Reyno de Navarra o el Estadio de los Juegos del Mediterráneo, situación que esta afectando esta campaña al conjunto azulgrana. Anoeta, el Coliseum Alfonso Pérez o Cornellá-El Prat, han sido hasta la fecha piedras duras de roer para los intereses culés, situación de la que ha sabido sacar partido el Real Madrid para ponerse líder destacado del campeonato doméstico.

El pobre juego del Barça en territorio perico y la contundente victoria del Real Madrid frente al Granda en su feudo, ha dejado la liga un poco más clara. El conjunto blanco abre brecha y se desmarca de sus perseguidores. El Barça está a cinco, y el Valencia a nueve. El tropezón de ambos en la jornada dominical, deja a los merengues la posibilidad de depender de sí mismos para intentar hacer valer su renta para ganar la liga.



El encuentro contra el Espanyol dejó clara la ‘Messidependencia’ que sufre el Fútbol Club Barcelona. La estela de su estrella se apagó entre la marea blanquiazul. El argentino estuvo gris, monótono, apagado. Más bien parecía que ‘el dolor de panza’ estuvo el domingo en lugar del miércoles. El delantero no dio una, y la que dio la hizo cometiendo fragrantes infracciones como el gol anulado, en el que intentó tirar de picaresca para llevarse el balón con la mano, pero esta vez le cazaron y no le perdonaron.

Messi lleva esta temporada un solo tanto lejos del Camp Nou, ante el Athletic de Bilbao, y Cristiano ya le saca cuatro tantos de ventaja en su lucha por el Pichichi. Parece que ambos no pasan un buen momento, pero el portugués hasta en las vacas flacas ha sabido tirar de casta y tesón para hacer su aportación al equipo, como sucedió ante el Granada. Si el portugués hace el partido que se marcó este domingo Messi ante el Espanyol sería crucificado por la prensa mundial, pero la situación fue al revés, y estos parecen no tener la misma consideración.

Otra impronta que deja el derbi catalán es la pobre imagen que volvió a dar Sandro Rosell. El presidente azulgrana volvió a dejar constancia de su falta de integridad para hablar en público, y casi un mes después de señalar en el Bernabéu que el Barça había dado “un baño al Madrid”, apuntó en Cornellá que él no era “quién debía de valorar este empate”, paradójico, ¿no?



El Madrid ahora tiene que intentar alejarse de cualquier tipo de presión. Los blancos tienen la sartén por el mango y cuentan con todo a favor para dejar poco a poco la liga más sentenciada. Tienen que tener claro que las cosas no serán fáciles. Que todos los equipos les presentarán batalla, pero que ellos pueden acabar con la hegemonía culé de los últimos años. Ahora toca pensar en la Copa, en la ida de los octavos contra el Málaga, ir poco a poco y sin cometer errores. Este año puede ser un año muy blanco.


Deja tu Comentario