2012-08-20 10:08 FC Barcelona Por: Administrador

La dedicatoria de Villa tiene más sanción que un patadón de Pepe



Para celebrar su regreso a los terrenos de juego ocho meses después, enseñó una camiseta con una frase dedicada a su mujer y sus hijas. "Imposible sin vosotras", podía leerse en el pecho del futbolista. Fue el momento más emotivo de la noche, aunque, sin embargo, nada más terminar la celebración del tanto con el resto de sus compañeros, el colegiado del encuentro, González González, le mostró la cartulina amarilla.

Como ya es sabido, está prohibido levantarse la camiseta durante un partido para enseñar frases, lemas o símbolos de cualquier índole, ya sea política, deportiva o personal. Es una norma que está en vigor desde hace bastante tiempo y que los árbitros cumplen a rajatabla.



No es criticable que Villa viese la cartulina amarilla, pues, tras su gol con dedicatoria de ayer. La norma está bien clara. Pero lo que debería cuestionarse es la justicia de la misma. Está bien buscar que no se aproveche el fútbol para realizar apología de cualquier ideal o partido político, cuestiones sociales o religiosas, pero hay dedicatorias y lemas que los jugadores enseñan cuando marcan goles que no hacen daño a nadie y que, es más, gustan y dan ejemplo a los más pequeños. ¿Por qué entonces deberían sancionarse?

La realidad es que se trata de una norma absurda y desproporcionada, teniendo en cuenta que hay otras acciones en un partido de fútbol que son mucho más execrables y que muchas veces no se sancionan. Pepe, por ejemplo, lleva muchas temporadas repartiendo a diestro y siniestro por los campos de España y el número de cartulinas que ve en comparación con las entradas que hace no es, ni de lejos, el adecuado. Famoso se ha hecho el portugués por "castigar" incesantemente a los jugadores blaugranas Clásico tras Clásico, con episodios bochornosos y lamentables, muchas veces saldados sin castigo.

¿Es justo, pues, que no se sancione la violencia y sí los mensajes de apoyo y cariño? ¿Es justo que un jugador pueda realizar una entrada de juzgado de guardia y lesione a un rival y que sin embargo otro vea la amarilla por darle las gracias a alguien? Tal y como está montado el fútbol, parece que sí. Una dedicatoria de Villa se sanciona más que un patadón de Pepe. De locos.




Deja tu Comentario