2016-02-22 15:02 Real Madrid Por: Administrador

La dictablanda de Zidane tampoco funciona en el Real Madrid



Mientras el FC Barcelona apuntala su ciclo ganador inacabable con nuevos éxitos (final de Copa, vía libre para ganar la Liga y posibilidades intactas de revalidar el título de Champions League), el Real Madrid va dando bandazos. Se cargaron a Carlo Ancelotti, el técnico de La Décima, por entender que en el vestuario se experimentaba demasiada relajación por la camaradería y buen rollo que existía en entre los jugadores y el técnico.

La dictadura deja paso de nuevo a la dictablanda

Florentino Pérez decidió poner orden en el salón de su casa y eliminó a Ancelotti y fue a buscar a Rafa Benítez para acabar con la "dictablanda" de Ancelotti e instaurar la disciplina férrea a través de una dictadura de verdad. Para eso se le fue a buscar al Nápoles pagando traspaso, para que pusiera orden en el vestuario. Pero a los jugadores del Real Madrid no les gustó que echasen a su amigo Ancelotti para poner en su lugar a un tipo que no estaba dispuesto a casarse con nadie, tal y como le pidió el presidente, y no descansaron hasta sacarse de encima ese grano molesto llamado Benítez. Florentino claudicó ante los caprichos de sus vedettes y les puso a Zidane para que se abrazaran a él, se dieran besitos y organizaran comidas de camaradería. Pero el resultado no ha sido el esperado. El Barça les sigue pasando la mano por la cara con sus insultantes éxitos. La rendición incondicional ante sus jugadores le ha supuesto a Florentino Pérez ganar tres de las doce Ligas que ha disputado como presidente, un promedio muy inferior al habitual en la historia del club. Cristiano Ronaldo, por su parte, ha ganado una Liga de siete, lo que confirma que la suya fue una apuesta equivocada, por mucho que se empeñen en colocarle a la misma altura que Messi.

Mourinho, el último cartucho

Ahora no le queda a Florentino Pérez más cartucho que quemar que el de hacer soñar a su afición con Neymar. Curioso que un jugador del Barça tenga que ser el encargado de levantar el ánimo al madridismo. Pero Neymar jamás vestirá de blanco y Florentino Pérez ya no tendrá más paraguas para protegerse que el de recuperar a Jose Mourinho. Que nadie lo descarte. Si Zidane, como parece, se estrella y paga su novatada como técnico del Real Madrid, Florentino Pérez recurrirá al único comodín que le queda para evitar que las miradas del Bernabéu se alejen del banquillo y del césped para concentrarse en el palco.

Deja tu Comentario