2016-07-06 11:07 Leo Messi Por: Administrador

La diferencia entre Leo Messi y la infanta Cristina



Fede Peris Han conseguido el efecto esperado, hasta el perfil de twitter de la BBC en español ha caído en el error: "Condenan a 21 años de cárcel a Lionel Messi en España por fraude fiscal". No son 21 años, son 21 meses. Pero el daño está hecho. Estamos hablando de un tema que corresponde a los años 2007, 2008 y 2oo9 -época de Joan Laporta en la presidencia del FC Barcelona- , estamos hablando de una irregularidad de 4,1 millones que se salda con dos millones de multa y 21 meses de cárcel. No entrará en prisión, ni Messi ni su padre, pero el objetivo está conseguido y la noticia está ya en boca de todos en el mundo entero.   La celeridad con la que se ha resuelto un caso destapado recientemente y que corrresponde a siete, ocho y nueve años atrás, contrasta con la dejadez con la que la justicia española trata otros asuntos que afectan a políticos y empresarios de renombre en los que se prodecen casos de corrupción escandalosa con dinero público y por cantidades mucho más llamativas que las de Leo Messi. Había necesidad de darle un escarmiento a Leo Messi. Y también a Neymar. Ha hecho demasiado daño en sus doce años de profesional relegando al club hegemónico al papel de comparsa mientras él ha reinado en el mundo del fútbol. No se lo perdonan. Y tenía que pagar por su osadía. La justicia española a través del abogado del estado que se ocupó de su caso mostró sus cartas con claridad comparando a Leo con un capo mafioso de "una organización criminal". Eso es Leo Messi para los poderes fácticos de España. Algo así como un "criminal" que ha "asesinado" al Real Madrid. Dicho por un profesional suficientemente preparado desde su posición en la Abogacía del Estado. No se cortan. Messi tiene que pagar por su osadía. Nada que ver con la infanta Cristina, la pobre mujer que nunca supo nada de lo que sucedía a su alrededor. Lo que va del capo de una organización criminal a la comprensión hacia una mujer sorprendida en su inocencia. La sentencia no es firme. Messi y su padre pueden presentar recurso al Tribunal Supremo. Pero los que buscaban herirle se han salido con la suya. El aparato jurídico español en el que destaca con luz propia Marta Silva, la mujer de confianza de Florentino Pérez en las altas instancias, ha quedado retratado. Cientos de corruptos andan sueltos sin sentencia que echarse a la boca. Pero Leo Messi se ha llevado su merecido. Los voceros del aparato de propaganda del madridismo más radical ya tienen carnaza para ensuciar la imagen de Leo Messi y descuartizarla si es preciso. Curioso el celo con el que se trata al contribuyente número del estado español y la manga ancha que se les dedica a otros, como alguno identificado en el Real Madrid, que, ingresando cientos de millones al año, Hacienda le devuelve 49 euros. Este, está claro, no es el capo de ninguna organización criminal. Los Messi tienen decidido presentar un recurso ante el Tribunal Supremo      

Deja tu Comentario