2012-02-27 12:02 Real Madrid Por: Administrador

La directiva culé muestra su peor cara y dispara el cagómetro



Tras el discurso victimista de hombres como Xavi Hernández, Dani Alves o Josep Guardiola, le ha llegado el turno a la directiva azulgrana, la cual ha vuelto a dejar patente los valores que rigen sus formas, lo que ellos llaman seny. Así, Carles Vilarrubí, vicepresidente del Área Institucional del club azulgrana, ha intentado explicar las palabras de Pep Guardiola al término del partido contra el Atlético de Madrid en las que dio por perdida la Liga: "Viene a decir que nuestros futbolistas tienen que jugar la excelencia porque no se dan en la Liga las condiciones objetivas ni normales para que gane el mejor", ha manifestado.

El señor Vilarrubí parece no entender que la Liga se gana por ser el más regular, el equipo que más puntos acumula, y que su equipo se ha dejado por el camino un total de diecisiete puntos, cifra que parece no ser una casualidad. Así, el Madrid solo ha dejado escapar siete de estos, algo que deja a las claras las posiciones que ocupan cada uno de ellos en la actualidad.



Los llantos y lamentos en la Ciudad Condal parecen normales, y es que parece no encajar su papel de equipo derrotado, de verse superado por las circunstancias. Así, el señor Vilarrubí ha tenido el valor de matizar sus palabras: "Esto no quiere decir que nos quejemos de los árbitros". Ellos no hablan de los árbitros, pero siempre lanzan su pullita. ¿Vilarrubí no vio las manos de Mascherano y Busquets dentro del área contra el Atlético? ¿Los falsos fueras de juego de Adrián y Falcao? ¿A caso los azulgranas tienen el valor de reclamar los goles anulados de Messi y Alexis por claras manos dentro del área? Parece que algunos no saben encajar las derrotas a tiempo. Aún tiene unas semanas por delante para asumir que el Real Madrid ganará la Liga, tiene tiempo.

Pero el discurso de Vilarrubí no ha acabado aquí, ya que también ha señalado que según él “no le parece racional a nadie” que Messi descanse la semana que viene como Pepe por acumulación de tarjetas, y es que parece que la directiva culé quiere fomentar el doble rasero. Las manos de Messi son impunes, sus infracciones deben pasar inadvertidas, pero no señor, el argentino tiene que pagar como todos.

Asimismo, ha tenido el valor de seguir hablando de la final de Copa y de que esta se dispute en el Bernabéu o no: "Que el Real Madrid no ceda el campo es una falta de respeto por las aficiones". Lecciones de alguien al que parece que le viene grande su puesto y que deja en evidencia los valores azulgranas. 




Deja tu Comentario