2012-02-18 09:02 FC Barcelona Por: Administrador

La directiva no persigue con decisión la reventa



Algunos dirán que la reventa forma parte del circo del futbol, pero la realidad es que lo ensucia. Y en este caso ensucia al Barça, un club que transmite valores allá donde va y que, sin embargo, ve como en cada partido que juega como local y, sobre todo en los compromisos europeos y finales, la avaricia es ejercida por unos cuantos indeseables en las mismas puertas de acceso al feudo culé. Hay que decir basta y tomar medidas por eso, porque no se puede tolerar ni un día más que haya socios que lo sean sólo para poder vender las entradas a las que pueden acceder fácilmente. Debe de ponerse en marcha algún tipo de mecanismo que impida ejercer esta práctica fraudulenta o que ayude a interceptar más fácilmente a los implicados. ¿Por dónde podrían ir las soluciones? Pues utilizando el sistema de entradas, al menos en los partidos más importantes, que la UEFA utiliza en las finales de Champions League, en lsa que cada pase es personal e intransferible (con un chip). 

A veces es algo incontrolable o inevitable pero las autoridades ya saben dónde se colocan cada domingo los ‘reventas’, dónde ejercen su ‘trabajo’. Por ello interceptar esas redes sería fácil, pero hay que poner esfuerzos. El secretario y portavoz del club, Toni Freixa,  anunció hace dos días que desde la Junta “se persigue la práctica fraudulenta de la reventa” y para muestra un botón: hasta 180 socios fueron interceptados o se vieron implicados en la reventa de entradas en el partido de Champions de Leverkusen. Eso demuestra que es posible solucionar el problema, comenzando por evitarlo. No puede ser que el club reparta casi 1.500 entradas entre los socios que querían desplazarse con el equipo a Leverkusen y que luego sólo sean 70 las plazas ocupadas para llenar el avión. Eso ocurrió en Leverkusen y ocurrió en el anterior partido en Milán. Las entradas fueron finalmente repartidas entre los aficionados locales.



La reventa está prohibida por ley. Aún así cuando se acercan partidos importantes los precios se disparan sin que lo teman los delincuentes. Así sabemos que en cualquier Barça-Madrid las cifras llegan fácilmente a los 1.500€ y en encuentros de Liga como el de esta domingo en el Camp Nou con la visita del Valencia, los precios también se disparan. Además, es un peligro lo que se vive a las puertas del Camp Nou horas antes del inicio del partido porque puede generar tensiones y hasta violencia. El problema añadido es que con el auge de Internet, la reventa se está practicando de cada vez más de forma online, lo que dificulta la intercepción. Hay portales específicos dónde los aficionados pueden comprar y vender entradas que ya han sido adquiridas por otros. El “vendo boli por 1.000€ y regalo una entrada” ya se ha convertido en una tradición.

En este sentido no parece precisamente ético que Sandro Rosell posea el 10% de una compañía, Viagogo, que trafica en Internet con entradas del club a precios desorbitados. Es decir, que el presidente del FC Barcelona se lucra con el sobreprecio de unas entradas que salen del club y llegan a los propios socios a través de la reventa. También existen sospechas fundadas de que las entradas de los dos últimos partidos que ha disputado el Barcelona en la Champions League han sido colocadas en la reventa con la intervención de alguien de dentro del club que está haciendo su agosto. Las sospechas recaen sobre el área de ticketing y también en un miembro de la directiva. Pero ni Rosell ni la junta han tomado medidas para preservar la honestidad y la transparencia dentro del club. Se anunciaron medidas, pero no se ha hecho nada y nada hace pensar que en el próximo partido de la Champions League que dispute el Barça de Pep volverá a suceder lo mismo, que alguien se lucre revendiendo a un precio unas entradas que ha conseguido a través del club.


Deja tu Comentario