2013-03-04 09:03 FC Barcelona Por: Administrador

La directiva se plantea el cambio de Roura por Rexach



En la reunión que hoy celebrará la directiva del FC Barcelona se debatirá un tema que genera controversia y división entre sus miembros. La confianza en que Jordi Roura sea capaz de llevar la nave del Barça a buen puerto mientras Tito activa el mando a distancia desde Nueva York no es total en la junta. Existe un sector de la misma partidario del cambio, de buscar un revulsivo que permita al equipo afrontar la remontada ante el Milan con plenas garantías.

Son muchos los directivos de la actual junta que, de la misma manera que consideraban a Tito Vilanova apto para sustituir a Pep Guardiola después de un rodaje de cuatro años como segundo, no ven con los mismos ojos a Roura, de quien preocupa, más que sus conocimientos tácticos, su escasa habilidad para motivar a sus jugadores, dar un golpe en la mesa, ponerlos firmes y sacar el máximo rendimiento de ellos.



El relevo no sería fácil, porque nunca contaría con el visto bueno de Tito Vilanova, que es el nexo de unión que mantiene Rosell con el barcelonismo crítico afín a Joan Laporta. Sin Tito, el laportismo se veria legitimado a protestar por la ruptura con el pasado más brillante de la historia del Barça y a justificar un cambio de directiva que sea respetuoso con quienes han hecho grande al club. La situación es delicada porque degradar ahora a Roura poniéndole por delante a otro técnico, sería tanto como romper con la línea guardiolista que ha seguido el Barcelona en los últimos años, incluso después de su marcha. Y eso, un sector del barcelonismo no lo perdonaría nunca.

Pero, por otro lado, la facción de la directiva partidaria del relevo opina que esta junta no puede quedarse de brazos cruzados asistiendo impasible al derrumbe del imperio blaugrana, piensa que el equipo está dando demasiadas facilidades afrontando los grandes choques de la temporada "sin entrenador" y que es necesario que alguien, aunque sea de forma interina, ejerza el mando con firmeza a la espera del retorno de Tito Vilanova, a quien se le espera para primeros de abril.

El nombre que se baraja en todas las quinielas es el de Charly Rexach, un asesor directo a la presidencia, que cobra generosamente, que tiene experiencia como entrenador, que conoce el club, que sería bendecido por Leo Messi y que ofrecería otro aire al equipo sin romper con la filosofía irrenunciable de su juego. Además, Rexach no tendría inconveniente en dejar su puesto en cuanto volviera Tito. Eso supondría romper con el staff de Tito, por lo que hay quien apunta a la posibilidad de que Charly forme tándem con Roura, lo que evitaría un cambio traumático. De alguna manera se pretende recuperar la figura del entrenador-parche, tipo Molowny, que tantos éxitos le dio al Real Madrid en el pasado. El problerma de Carles Rexach es que se le relaciona con la etapa de Gaspart, la más oscura de la historia del Barça, en la que ya ejerció como entrenador y como secretario técnico.



De eso va a hablarse en la reunión de la junta del FC Barcelona que tendrá lugar hoy. Esa puede ser la gran noticia del día. Otra cosa es que se imponga en la junta la tesis de los partidarios a dejar las cosas como están para no dar carnaza al entorno laportista y morir con las botas puestas sin que se les pueda acusar de haber traicionado la filosofía del club. Si vence esta opción, Rosell no dirá esta tarde una sola palabra del duro debate que se habrá vivido unas horas antes en la sala de juntas y lo negara todo.


Deja tu Comentario