2015-08-01 10:08 FC Barcelona Por: Administrador

Cuando Madrid silba los himnos no hay castigo



Joan Tubau

Ocurrió en Madrid. Sí, sí. En Madrid. El 16 de octubre de 2012. Se enfrentaban en el Vicente Calderón las selecciones de España y Francia y en el momento de sonar La Marsellesa, el himno nacional francés, el estadio reaccionó con una sonora bronca a base de silbidos e insultos. Y ocurrió también en Madrid, esta vez en el Bernabéu, en donde la población civil del lugar recibió con desprecio e insultos la interpretación del himno nacional de Turquía y la exhibición de banderas turcas en la grada. Sin el más mínimo respeto. El mismo respeto que se reclama para el himno de España bajo amenaza de multas por todo lo alto que servirán para pagar dietas, comidas y ocio de los ejecutivos elegidos para tal fin.



Madrid y sus medios viven con una gran sensibilidad el tema de los himnos y se reclama respeto para el de España desde el mismo lugar en donde no se practica el respeto hacia los demás. Y se imponen multas ejemplares. Sucede que los silbidos a los himnos de Francia o Turquía carecen de importancia. Son una anécdota. Lo intolerable es que a alguien se le pueda pasar por la cabeza silbar el himno de España. Ellos mismos decididen el grado de gravedad de casa situación. No es necesario que lo calibre la audiencia, ellos ya piensan por su audiencia y deciden lo que es bueno, malo y malísimo.

Es el doble rasero que se emplea en los medios de Madrid. Según para qué y en función de quién sea el protagonista, la misma acción puede ser intrascendente o gravísima. Este es un claro ejemplo. Como no puede estar el Madrid en la final, porque no se lo merece, interesa más hablar del himno que del propio partido, y más si lo gana el Barça. Además, si no juega el Madrid deja de ser un tema noticiable. Para buena parte de los medios de Madrid la noticia de la final de Copa no fue lo que pasó en el partido sino el himno y nada más.

Se les ve el plumero. El aparato de propaganda madridista ha encontrado un filón para atontar al personal con el himno, distraer su atención y anestesiarle sobre lo verdaderamente importante, aunque no se hable de ello: el Barcelona estuvo en la final y el Real Madrid no. Bartomeu, que lo hace tan mal, ganó el triplete. Florentino Pérez, que sólo sale en la foto cuando gana un título, no ha logrado ni el sextete, ni el triplete y se ha quedado con dos chupitos sin más utlidad que la redondear un triplete que el presidente Pérez no sabe lo que es. Eso es lo que duele de verdad y la rabia contenida se exoulsa en forma de bilis contra una final de Copa y los silbidos al himno que por pura impotencia. . Y piden a los demás un minuto de respeto por el himno y el rey de España cuando ha sido el Real Madrid quien ha marcado el camino del desprecio escondiendo su estadio y faltando el respeto a la Corona y a España entera.



 

 


Deja tu Comentario