2011-02-24 17:02 FC Barcelona Por: Administrador

La entrevista a Sandro Rosell arruina la audiencia a TV3



TV3 finalizó 2010 como dominadora absoluta e incuestionable de la audiencia televisiva catalana. Y en el inicio de 2011 se mantiene en la misma línea. El mes de enero lo cerró TV3 desde el liderato del ranking de audiencias con un 14,2% de cuota de pantalla, 2,5 puntos por delante de Tele 5, su perseguidor más inmediato.

Ayer TV3 ofrecía un plato fuerte en su programación: entrevista exclusiva al presidente del FC Barcelona desde los mismos platós del canal. Primer error de bulto de Sandro Rosell, que no podía permitir que su hora de gloria en TV3 coincidiera con la noticia más esperada del barcelonismo, la renovación de Pep Guardiola. La cuestión es que ambos hechos se produjeron el mismo día y la proyección mediática del presidente acusó el golpe. Los medios impresos han relegado hoy a un segundo plano las declaraciones de un Rosell que habitualmente no habla y que debería acaparar portadas cuando se decide a hacerlo. Guardiola le robó las portadas y los grandes titulares que debían ser suyos, quizá porque el "tempo" en el Barça ya no lo marca el presidente y es el entrenador quien decide cuándo y cómo deben hacerse las cosas.



La entrevista estaba programada inmediatamente después de la transmisión del Inter-Bayern de Munich, que proporcionó una audiencia del 14,7% con un promedio de 436.000 espectadores. Sandro Rosell apareció en las pantallas catalanas a las 22:35 y en los primeros diez minutos de entrevista consiguió un 6,7% de audiencia con 201.000 espectadores. Lejos de arreglarlo, la media hora siguiente confirmó que la audiencia se desenganchaba de TV3: 163.000 espectadores y 5,8% de share. En los últimos 15 minutos el descenso llegó a 155.000 espectadores y el 6,0% de cuota de pantalla. Las cifras indican por un lado que la figura del presidente del FC Barcelona no despierta interés, y por otro que su discurso plagado de dudas e inexactitudes tampoco engancha.

Sandro Rosell se mostró muy poco convincente. Encajó sin pestañear el golpe bajo del Arsenal por el hurto de Toral, como si no pasara nada. Se equivocó gravemente cuando justificó la marcha del chaval dando a entender que no es barcelonista porque su madre es inglesa. ¿Creerá también Rosell que Iniesta o Messi tampoco son barcelonistas por el origen de sus madres? Garantizó que Guardiola cobra menos que Mourinho admitiendo desconocer lo que percibe el portugués. Dio a entender que Alves es limitado de entendederas porque aún no ha asimilado ciertas cosas. No encontró una mejor manera de justificar su acuerdo con Qatar que enviando a la gente allí para que lo vea y negó la veracidad del informe de Amnistía Internacional sobre el país oriental. Diferenció a Pep de Mourinho explicando que Guardiola tiene sentimientos barcelonistas mientras que el portugués sólo es un profesional que circunstancialmente entrena al Madrid. No dijo nada de cuando los sentimientos de Pep no le impidieron dejar en la estacada al Barça para enrolarse en la "apasionante" aventura del Brescia italiano.

En general se vio a un Sandro Rosell inseguro, pobre de argumentos y nada engrescador. No es extraño que la audiencia desconectara y prefiriera cambiar de canal. Sería bueno que para la siguiente gran cita mediática Sandro Rosell tuviera algo que decir.




Deja tu Comentario