2013-06-28 19:06 Real Madrid Por: Administrador

La entrevista más sincera y polémica de Arbeloa



Pese a que Mou se marchó gracias al acoso de la prensa y de buena parte de la sociedad, Arbeloa dice estarle muy agradecido: "Por el trato personal que ha tenido conmigo y por la confianza que me ha dado". Y añade: "Tengo la suerte de mantener una muy buena relación con los entrenadores que he tenido en mi carrera".

Quizá dice lo último porque a él se le ha señalado como uno de los mayores "secuaces" de Mourinho dentro del vestuario, algo que él niega que le haya pasado factura con sus compañeros: "No al 99 por ciento". Sí con la prensa. "Se que no soy el jugador más simpático para vosotros porque os he dicho lo que pensaba cuando se ha dicho algo que no me ha gustado. No hay muchos futbolistas que puedan decir lo mismo", asegura. Y zanja: "En el mundo del fútbol y en el mundo de hoy en día la sinceridad está mal vista". Palabras muy duras las del lateral.



Un lateral que sigue defendiendo a Mourinho, pese a que en el último tramo de la pasada temporada pusiera a buena parte del madridismo en su contra: "Evidentemente cuando uno está tres años en un equipo como el Real Madrid no todo son aciertos. Todos cometemos errores, yo todos los días. Cuando eres entrenador del Real Madrid y tienes que tomar muchas decisiones importantes lo normal es que cometas errores. Seguro que Mourinho los cometió, pero si los hizo fue porque pensó era lo mejor para el equipo o sin mala intención. Ahora con Ancelotti ocurrirá lo mismo. Seguro que tendrá sus aciertos pero también sus errores", avisa.

Además, Arbeloa fue muy crítico al ser cuestionado por los valores y la imagen del Madrid, algo que muchos creen que ha quedado dañado por Mourinho. "Creo que el tema de los valores y la imagen es un arma arrojadiza en el Real Madrid. Se ha utilizado de la manera más conveniente. Creo que lo más importante es que el equipo ha sido ganador y se ha dejado la vida en el campo". 

Así mismo, asegura que ni el madridismo ni el vestuario blanco ha quedado dividido. "El madridismo son millones de personas y cada uno piensa de diferente manera. El año que viene, con Ancelotti, seguirá habiendo aficionados que pensarán de una manera y otros que lo harán de una forma diferente, pero al final todos los madridistas querían lo mismo que Mourinho, ganar títulos e ir a La Cibeles. En el vestuario había gente más contenta con él y otros menos, igual que pasó con Pellegrini cuando había jugadores que también querían que se fuese. Es normal, pasa en todos los equipos y seguirá pasando con todos los entrenadores".



Cuesta entender tanta normalidad en las palabras de un jugador que tampoco se esconde al ser, de nuevo, preguntado por Casillas, algo a lo que responde con palabras algo extrañas: "Hay veces en la vida que uno tiene amistades que dejas de tenerlas y la vida continúa. A veces te peleas con un amigo, dejas de hablarte y al año vuelves a hacerlo". ¿Qué significa esto último?.


Deja tu Comentario