2011-06-18 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

La envidia del Espanyol no tiene límites



Desde que se proclamó presidente del club perico hace ahora 14 años, Sánchez Llibre no ha escondido su envidia al Barça. Que si es del único club que hablan en los medios, que si llamándolo "el otro club de la ciudad" y cosas por el estilo.

El caso es que nunca ha podido dejar de fijarse en el Barça (al final pensaremos que en realidad es culé) y antes de abandonar la presidencia ha decidido pescar en la cantera del Barça a un par de perlas con gran futuro futbolísitico. Los jugadores en cuestión son el defensa Marc Navarro, que esta última temporada ha jugado en el cadete blaugrana y la próxima campaña será juvenil de primer año, y el delantero cadete, Sebastián de Jesús Leguizamón.



Esta operación llega justo después de que el Barça se hiciera con los servicios de algunos jugadores de la cantera del Espanyol. Es decir, en un acto de rabia y envidia de que los jóvenes hayan preferido la camiseta azulgrana a la blanquiazul, los directivos del Espanyol han intentado devolver el daño al club azulgrana, como si el Barça lo hiciera por ir fastidiando a los equipos rivales.

Esperemos que con el nuevo presidente perico la situación vuelva a la normalidad entre los dos clubs y no tengamos que aguantar más a un Espanyol, afición incluida, indignado con el Barça, sin saber porqué y por culpa de un presidente cuestionable. Al menos se acabarán las rabietas.

 




Deja tu Comentario