2017-05-02 14:05 Leo Messi Por: Administrador

La escandalosa persecución arbitral contra Messi, Luis Suárez y Neymar



Fede Peris

Aunque la prensa madridista haya saltado rauda y presta a lavarle la cara, Casemiro, que debió ser expulsado en los tres últimos partidos que ha jugado ante el Atlético, Bayern y Barça, sí recibe trato de favor de la clase arbitral. Al menos eso es lo que se desprende de la pura y objetiva estadística, según la cual Messi, Neymar y Luis Suárez reciben trato de leñeros por parte de los árbitros, mientras a Casemiro se le consiente todo.



El dato estadístico frío y objetivo indica que entre Neymar, Messi y Luis Suárez han cometido en esta Liga 75 faltas. Mucho menos del doble de las que ha forzado él solito Casemiro (47). Esas 75 faltas cometidas por la MSN se han visto castigadas con 21 tarjetas amarillas. Es decir, una tarjeta cada 3,5 faltas.  Las 47 faltas de Casemiro sólo han merecido 8 tarjetas por parte de los colegiados. Es decir, Casemiro recibe una tarjeta por cada 5,8 faltas que comete. En cambio la MSN es castigada con tarjeta amarilla por cada 3, 5 faltas que comete. ¿Es eso trato de favor para Casemiro o no? ¿Es eso persecución a los delanteros del FC Barcelona o no?

Neymar se convierte en "peligroso" por aplaudir

Neymar, a quien le han hecho 115 faltas, ha cometido 32 y ha visto 7 tarjetas amarillas, es decir, una tarjeta cada 4,5 faltas. Messi, ha sufrido 75 faltas y ha cometido 13, viendo la tarjeta en 6 ocasiones, es decir: cada 2,1 faltas que comete ve la tarjeta amarilla. Y Luis Suárez, que ha recibido 43 faltas, ha cometido 30 y ha visto 8 tarjetas amarillas: una tarjeta cada 3, 75 faltas.

Las cifras hablan por sí solas. Mientras Casemiro campa a sus anchas con total impunidad repartiendo zurriagazos a dos manos, los que son verdaderamente "peligrosos" para los árbitros españoles son Messi, Neymar y Suárez, a quienes no les perdonan una. A Neymar le cosen a patadas con la bendición de los árbitros, y cuando se harta y responde, ahí está el colegiado para castigarle. Y si se va del campo aplaudiendo al árbitro que ha consentido todo tipo de violencia contra él y le expulsa a la primera, le ponen tres partidos por "agredir" al colegiado aplaudiéndole a 40 metros. Luego, los tres jugadores que enviaron al hospital a Iniesta, Busquets y Aleix Vidal y les han tenido fuera de actividad durante diez meses no sólo no vieron cartulina sino que sus agresiones ni siquiera merecieron para los árbitros de esos partidos el rango de falta.



Y lo de Messi es de juzgado de guardia: 13 faltas y 6 tarjetas amarillas. ¿Y aún tienen la desvergüenza de asegurar que Casemiro no recibe trato de favor?


Deja tu Comentario