2014-06-01 13:06 Real Madrid Por: Administrador

La estremecedora historia de la hija de Di María y Jorgelina



Carlos Muñiz

Mía, la hija de Ángel Di María y Jorgelina Cardoso, vino al mundo en abril de 2013 con graves problemas de salud que la llevaron a vivir en la UVI durante sus dos primeros meses de vida. Pero salió adelante, con su fuerza y el cariño y amor de cuantos la rodeaban. Un año después, Jorgelina Cardoso, la esposa de Di María, una mujer de armas tomar, le ha dedicado esta carta a su pequeña haciéndola pública a través de las redes sociales:



“22 de abril de 2013, cesárea programada para las 19 hs. Nervios, angustias, miedo, mucho miedo... Alto porcentaje de no venir a este mundo, otro tanto de quedar con secuelas importantes. Que será de tu vida mi pequeña gran Mia? Cuantas lágrimas! Llegaste a este mundo... Y ahora lo peor. 2 meses en la Unidad de Cuidados Intensivos. Nadie más que papá y yo sabemos el dolor que causaba verte tapada de cables y aparatos en tu bella carita. Nada más triste que volver a casa con los brazos vacíos y los pechos llenos de dolor. Infecciones, transfusiones, que será de vos mi amor? Lágrimas que empapaban nuestra almohada cada noche, nudo constante en la garganta. Ganas de ir a buscarte y no volverte a soltar en muestras vidas. Que te deparará el destino? Tenía la certeza que tu abuelo Germán, mi amado viejito, te estaba cuidando las 24 horas del día en el bendito hospital. Día 13 de junio del 2013, maldito 13 que te llevaste a mi padre, bendito 13 que mi padre hace que deje de odiar, te dan el alta princesa de mis sueños. Te traemos a casa, simplemente felices! Un año después, 22 de abril de 2014 podemos decir que sos una niña sana, fuerte, muy divertida y gran luchadora de esta vida, tu vida, nuestras vidas. Viniste a este mundo para enseñarnos que no hay que rendirse JAMÁS y para demostrarnos que si uno quiere, este mundo puede ser de un hermoso color de rosas! TE AMAMOS HASTA EL INFINITO Y MÁS ALLÁ! ?? Papá y Mamá ??”. Fue un parto prematuro con cesárea. La cosa pintaba mal. Pero ya no es más que un mal recuerdo. Las ganas de luchar de Ángel y Jorgelina contagiaron a Mía para aferrarse a la vida. Y ahora su sonrisa de felicidad llena las vidas de la pareja. Es natural que Ángel Di María fuera el MVP de la final de la Champions League. Tiene motivos sobrados para exteriorizar su felicidad a través del fútbol. Pasó por momentos difíciles que se vieron también en el campo, pero Di María es otro. Mía le ha convertido también en un papá MVP:


Deja tu Comentario