2014-06-09 21:06 FC Barcelona Por: Administrador

La Fábrica del Madrid cierra por defunción



Joan Tubau

Mientras el Barça B igualó la mejor clasificación de su historia en Segunda A,  el Real Madrid Castilla bajó a Segunda B y echó a Tercera al Real Madrid C. Es el resultado de hacer las cosas bien y hacerlas mal.



El desprecio del Real Madrid por su cantera en La Fábrica es proporcional al mimo con el que el Barça cuida a sus chavales en La Masía. Esta temporada se incorporarán dos nuevos canteranos al primer equipo -Deulofeu y Rafinha- mientras tres o cuatro esperan su turno en la rampa de lanzamiento. La felicidad que puede embargar al barcelonismo cuando tres de sus canteranos (Messi, Iniesta y Xavi) copan las tres primeras plazas en la votación del Balón de Oro difícilmente puede ser experimentada por el madridismo. Este año, sin ir más lejos, el Madrid ha ganado la Champions League tirando de dos canteranos: Casillas y Carvajal. En la alineación del primer equipo del Barça es dificil encontrar una formación sin la presencia de siete u ocho canteranos. Valdés, Piqué, Jordi Alba, Busquets, Xavi, Cesc, Pedro, Bartra y Messi fueron titulares a lo largo del año, mientras que en la récamara quedaron jugadores como Montoya, Sergi Roberto, Tello o Cuenca, al margen de los lesionados Puyol y Dos Santos.

En Madrid hablan de falta de apoyo económico a la cantera blanca, que acaba de inaugurar unas instalaciones de hotel de cinco estrellas para su fútbol base. Echaron al entrenador, Alberto Toril, que se había rebelado contra la dictadura de un Mourinho, peleado con todo lo que huele a España, que no quería saber nada de la cantera madridista.  Pero el cambio de entrenador no sirvió de nada. Ficharon a Casemiro para el Castilla y Ancelotti ha preferido tenerle en el primer equipo chupando banquillo. Y los Nacho, Morata o Jesé, productos del pasado reciente, han tenido una aportación testimonial en el primer equipo.

La cuestión es que el Real Madrid ya no dispondrá la próxima temporada de una rampa de lanzamiento para que sus jóvenes valores den el salto al primer equipo desde Segunda A. De hecho, no debe preocuparles mucho porque apenas recurren a la cantera en caso de necesidad. Además, el descenso del Castilla envía también al tercer equipo blanco, el Madrid C a Tercera División. Es normal que Munir, la perla de la cantera blaugrana, rechazara una oferta del Real Madrid cuando mediada la temporada el club blanco se interesó por él.



Para acabarlo de arreglar, el club blanco se ha dedicado a realizar fichajes absurdos, como el de Kiko Femenía, un futbolista absolutamente fracasado en el Barça B. Llegó al Barça con la intención de jugar en el filial para acabar dando el salto al primer equipo y, a la hora de la verdad, no tenía nivel ni para competir a sus 23 años con chavales de 17. El Real Madrid se lo "robó" al Barça pensando que se llevaba a Figo y no ha encontrado en él más que un colaborador en la empresa de conducir al equipo al descenso. Dicen que no ha habido apoyo económico, pero el Madrid tiró de talonario a media temporada para reforzar a su filial con "galácticos de segunda", como Pablo Texeira y William José, que han fracasado estrepitosamente.

Ante un descalabro de esta naturaleza, todavía hay quien sostiene que el Castilla ha descendido por culpa de los árbitros. la eterna cantinela del madridismo derrotado y llorón. Es lo mejor que le puede suceder al Barça, que le echen la culpa a los árbitros y eviten hacer autocrítica y buscar soluciones al fiasco. Ahora va a resultar que los árbitros tienen un interés extraordinario en enviar al Castilla a Segunda B. El señorío del Madrid se manifiesta así. Llorar, mucho llorar. Y pataleo, mucho pataleo. Mientras sigan llorando y pataleando va a ser difícil que el cierre por defunción de La Fábrica de talentos recupere la senda de los éxitos.


Deja tu Comentario