2012-06-09 10:06 Real Madrid Por: Administrador

La falsa humildad de Xavi al descubierto



Xavi Hernández siempre ha tratado de dar lecciones de conducta, de los valores intrínsecos del barcelonismo, los cuales quedan al descubierto en la derrota. Una vez más, el llanto culé sale a relucir con el cambio de ciclo. Su mal año hace buscar el protagonismo más allá de los terrenos de juego y Xavi parece no darse cuenta del cambio de dinámica que estamos viviendo en el fútbol español.

Primero atacó al señorío madridista, ensalzando los valores culés por encima de los blancos, obviando muchos sucios gestos que en la cabeza de Xavi no están presentes: "El Barça ha sido siempre ejemplar y el Madrid no lo ha sido tanto. Sólo han reconocido que éramos mejores cuando han ganado. Nosotros siempre fuimos respetuosos, como en Mestalla, y ellos no tanto. Es una sensación muy personal". ¿Ejemplar? Balonazos a la afición, vejaciones y gestos muy muy feos que no dejaban lugar a dudas que el Barça, ni sabía ganar, ni sabía perder. Ningunearon los triunfos blancos y pusieron en tela de juicio su victoria, por ejemplo, recalcando que esta liga la había perdido el Barça y no la había ganado el Madrid, como señaló el capitán azulgrana en dicha entrevista.  



Pero los ataques al madridismo no acabaron ahí, en su cabeza estaba Mourinho. Su actitud ganadora y todos sus éxitos son en vano para Xavi, el cual se atrevió a pronunciar que "Mourinho no va a pasar a la historia del futbol”. Para el futbolista culé poco valen dos Champions con dos equipos distintos, ligas en cuatros países diferentes y otros tantos títulos. La ira y el rencor ciegan a Xavi, que menosprecia al resto.

Tal es la venda que tapa los ojos de Xavi, que no solo ya ataca al madridismo, sino que también cuestiona la Champions del Chelsea: "Ha ganado la Champions League este año, pero el Barça sigue siendo la referencia futbolística en el mundo". El futbolista culé no quiere ver más allá. Su ciclo ha terminado.

El centrocampista del Barça reconoció que tuvo problemas con jugadores del Madrid, pero que la actitud de Iker Casillas fue encomiable para resolver estas disputas: "Tuve problemas con algunos amigos. Con Iker tengo mucha amistad y eso está por encima de todo. Puyol y Del Bosque tuvieron mucho que ver en que todo llegase a buen puerto". Pero Xavi no sabe ver más allá y asumir su parte de culpa, sino que echa balones fuera. No quiere reconocer ni el fin de ciclo, ni los males del Barça. Todo de ellos es bueno, el malo es el Real Madrid y el madridismo. Esa es la humildad de Xavi.




Deja tu Comentario