2011-12-16 05:12 FC Barcelona Por: Administrador

La falsedad de 'Mou' y de la 'Central Lechera'



La última muestra de cordialidad y educación la realizó ayer al mediodía, durante la rueda de prensa previa al encuentro que enfrenta a los “pálidos” y al Sevilla FC. En concreto ha sido cuando ha afirmado que “siente muchísimo la lesión de David Villa”. Sin embargo, lo que ha hecho el entrenador luso, más que quedar bien, ha sido caer en su propia trampa.

Recordemos cuando en la temporada pasada, antes del clásico de la “manita” el míster del Madrid afirmó que “había jugadores que no le metían ni un gol al arco iris”, refiriéndose a David Villa. Ya entonces el de Tuilla le respondió sumando dos goles en el 5-0. Ahora, con la lesión, parece que el portugués se ha acordado de aquellas malas palabras y ahora va de buena persona, afirmando que siente muchísimo lo que ha pasado con el delantero. Falso, como todo lo que sale por la boca del señor que ha emitido esta mañana el mensaje. Un señor que ahora pretende aparentar algo que nunca ha sido, que no es, y que nunca será. Un verdadero profesional del fútbol. Más que eso, parece un profesional del club de la comedia. Como decíamos, ha caído en su propia trampa.



La misma en la que cayó cuando le metió el dedo en el ojo a Tito Vilanova. Y es que semanas después tuvo que arrepentirse del acto lamentable que protagonizó en la Supercopa para solidarizarse con el segundo entrenador del FC Barcelona. Una persona de la cual ni siquiera recordaba el nombre después del segundo clásico de esta temporada. No lo recordaba o hizo ver que no lo sabía. “Pito o tito, no sé cómo se llama este”, afirmó con desprecio.

Falso, todo falso. Sus disculpas, sus mensajes de ánimo, sus “lo siento muchísimo”, y todo lo que vomite Mourinho es completamente falso. Y si no, ¿qué ocurre? Si no hay lesiones o enfermedades de por medio, ¿no hay buenas palabras de José Mourinho? Es decir, para que se comporte como una persona normal con los demás, a estos les tiene que ocurrir una desgracia

Aunque no es de extrañar de un entrenador como él. Sanciones por protestar a la UEFA y acusarla de amañar partidos, desprecios a UNICEF, plantes a la prensa, paripés patéticos para limpiar de tarjetas a sus jugadores... La lista es interminable. Lo que ya no es tan normal es que la misma prensa, la de la "Central Lechera", le haga la pelota y le ría las gracias. Pero es aún cuando se lesiona David Villa y no se le ocurre otra cosa que publicar la columna de un desafortunado periodista que escribe que "Dios necesita una revisión óptica porque el que se tenía que lesionar era Messi". Lamentable.



Como el hecho de que ninguno de esos diarios le ha dedicado unas palabras de afecto al asturiano. Todo son especulaciones sobre si irá o no a la Eurocopa, nada más. Parece como si aún existiera un poco de resentimiento porque Raúl ya no servía para la selección. Lo que olvidan es que "Raulito" tampoco servía para el propio club madridista. Y pretenden enseñar valores. Muy bien. Una vez más, el señorío del Madrid. y no s´lo el del Madrid, también el de la "Central Lechera".


Deja tu Comentario