2014-04-24 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

La fanfarria de Florentino ya ha ganado La Décima



Joan Tubau

El Borussia Dortmund les metió cuatro el pasado año. Y este año, el mismo Borussia, que está a años luz del Bayern, se puso con un 2-0 que hizo peligrar el 3-0 que llevaba el Madrid del Bernabéu, obligando a Cristiano Ronaldo a pedir la hora porque el 2-0 en contra ya le iba bien. Con estos antecedentes a nadie se le escapa que el Real Madrid lo va a pasar  mal en Múnich en el partido de vuelta. Si en el Bernabéu el equipo de Guardiola, aun perdiendo, ha dejado en ridículo al Real Madrid, limitando su juego a tres contragolpes, en Munich puede producirse una avalancha roja que deje al  equipo de Ancelotti temblando. Puede producirse. O no. Pero algo tiene que pasar todavía en Múnich. Bueno para el Madrid o malo. Eso parecen desconocerlo los mariachis que el presidente Pérez tiene repartidos por los medios de la capital para bailar al son que marcan las directrices que salen del Bernabéu.



Parece como si existiera en Madrid interés por celebrar el 1-0 con intensidad, a lo grande. No vaya a ser que la semana que viene no haya nada que celebrar. Aprovechemos, pues, para atizar a Guardiola, que es lo que hoy tocaba en la capital del reino. Ha dicho Guardiola que "el Madrid no ha dado tres pases seguidos en la primera parte". Y se le han echado encima ofendidos. No le responden con datos porque no pueden. No se cuestionan si dice la verdad o no. Simplemente repelen lo que ellos consideran una agresión, Y agresión es, para Josep Pedrerol y compañía, saltarse el guión en el que está escrito que nada en el Real Madrid es negativo y todo en el Real Madrid es positivo. Y, con "humildad", Pedrerol acusa a Guardiola de no ser humilde. ¿Por qué? ¿Porque no ha dicho que el Real Madrid jugó un partido maravilloso? ¿Lo jugó?

Da la sensación de que, a falta del Barça, bueno es Guardiola  para ajustar cuentas. "Guardiola ayer no supo perder. O, a lo mejor, ganamos todos. Ayer conocimos al auténtico Pep. Guardiola perdió el partido en el campo y también en la sala de prensa. Perdió la ocasión de mostrarse humilde. Guardiola fue el gran derrotado de ayer, Ancelotti le ganó la partida". Y para demostrarlo, ponen un vídeo de cómo vivió Pep el partido en el banquillo recogiendo todos los insultos recibidos.

Son así. Presumen orgullosos del "infierno" irracional que crearon los aficionados del Real Madrid en las horas previas del partido y se quejan de que Rummenigge les prepare otro infierno a ellos en Múnich. El doble rasero. Sólo el Real Madrid tiene derecho a organizar infiernos.



Se regodean con que Guardiola perdió la partida. Guardiola fue el perdedor. Veremos lo que dicen si cambian las tornas y Guardiola es el ganador en Munich. Sólo por verle la cara a Pedrerol y escuchar sus "excusas" valdría la pena que el Bayern apalizara al Real Madrid la semana próxima. Si lo hizo el modesto Borussia Dortmund, ¿por qué no el poderoso Bayern? Si eso ocurre, la audiencia de Josep Pedrerol aumentará de forma espectacular. Sólo por verle ese rostro crispado buscando argumentos convincentes que gusten a Florentino Pérez para tapar un hipotético descalabro, habrá valido la pena aguantar sus delirios de Decima de hoy y de lo que resta hasta que se juegue la vuelta.

Entonces Guardiola dará su versión y hablará en catalán, aunque le reviente a Josep Pedrerol.


Deja tu Comentario