2017-01-25 23:01 Cristiano Ronaldo Por: Administrador

La Felizidane y The Best acaban con el sueño del triplete imposible



Fede Peris Ya lo decía Calderón de la Barca: "La vida es sueño y los sueños, sueños son". En sueño se ha quedado la ilusión del triplete. Tampoco el Efecto Zidane o la Felizidane, que es lo mismo, ha sido capaz de lograr lo que jamás ha vivido el Real Madrid en toda su historia: los tres grandes títulos el mismo año. Hasta hace unos días el entorno mediático mas folclórico de Florentino Pérez dedicaba sus portadas al triplete. Ahora ya se oyen voces de que la Copa no interesaba. La Copa del monarca. Eso lo dicen los satélites útiles. Los protagonistas, Zidane por ejemplo, lo dejaron claro ayer: "en el Real Madrid no tiramos nada, ni la Copa ni nada". Es cierto que el Real Madrid ha jugado en Vigo con muchas bajas, pero los que salieron al césped no eran tontos. El más cuestionable, Danilo, costó 34 millones. Y ahí estaba también Cristiano Ronaldo, The Best, un cero a la izquierda, como en tantos y tantos y tantos partidos. Muchas caritas, muchos grestitos y nada de juego. Marcó de falta y eso le sirve para salvarse de la quema a título particular, que es lo único que le interesa. Pero lo que queda es que el Real Madrid de Cristiano Ronaldo, su líder, ha vuelto a caer humillado en la Copa del Rey. Una vez más. Lo ya habitual El KO del Madrid en la Copa es una lección de humildad para la soberbia que se ha desatado en Madrid en los últimos meses. Este equipo ganó la Champions, su único éxito la temporada pasada, sin jugar contra nadie y con una escandalosa ayuda arbitral en la final ante el Atlético. Pero las voces amigas no atienden a razones ni a análisis profundos, desbordaron la euforia y se han empeñado en convertir z Zidane en un mito, sencillamente porque Florentino necesitaba inventarse a su propio Guardiola. Ahí nació las Felizidane. Puro marketing, como los trofeos que se lleva Cristiano Ronaldo (él, no el Real Madrid). Llevan meses viviendo de ilusiones por dos títulos más ganados tras jugar tres partidos (Sevilla, Nacional de Colombia y Yakashima). A eso le llaman también triplete los vendedores de humo. Triplete de pacotilla. El triplete de verdad exige ganar la Copa. Y el Madrid no sabe. Se desmonta la Felizidane y la gran mentira que esconde. Y ahora viene cuando la Copa del Rey se convierte en chupito.  Mientras tanto, los coristas palmeros seguirán cantando lo de Felizidane. Disimulando. Como si nada hubiera pasado. Lo de siempre. Anestesia pura directamente en vena.  

Deja tu Comentario