2014-02-17 15:02 FC Barcelona Por: Administrador

La fuga de Rosell acaba con el lío de protocolo en Manchester



Joan Tubau

Sandro Rosell tenía coartada: "Si no acude a la cena el dueño y presidente del Manchester City, Mansour Bin Zayed Al Nahya,, yo tampoco voy". Rosell sólo quería tratos como su "colega", presidente y propietario del Manchester City y jeque del Emirato de Abu Dhabi. De esta manera pretendía ningunear a Ferran Soriano, director general y máximno ejecutivo del Manchester City, a quien le une una estrecha enemistad desde el periodo de 2003-2005 que coincidieron en el FC Barcelona como vicepresidentes de la junta de Joan Laporta. El odio que se profesan es mútuo e incluso una de las versiones que circulan en el entorno blaugrana habla de que el motivo de la marcha precipitada de Rosell tiene mucho que ver con un dossier encargado por Soriano a un equipo de investigadores en Brasil.



La cuestión es que Sandro Rosell no estaba dispuesto a compartir mesa y mantel con Soriano, lo que hubiera supuesto un grave problema de protocolo, tanto en el partido de mañana como en la vuelta en el Camp Nou. El talante de Bartomeu es más conciliador, aunque compartiera con Rosell todas sus aventuras y desventuras con Laporta y sus hombres.

Rosell ya había advertido que no acudiría a la cena porque no podía rebajarse a que su anfitrión fuera un empleado del Manchester City y no su presidente. Y tenía pensado enviar como cabeza de expedición a su fiel Antoni Rossich, el director general que él nombró para velar por las cuentas del club. Pero Rosell ya no está y Bartomeu ve las cosas de otra manera. Esta noche acudirá al The Banqueting Room del Manchester Town Hall, en el ayuntamiento de la ciudad, a la cena organizada por el club anfitrión a sus huéspedes de Barcelona.

A la cena acudirán Bartomeu, Carles Vilarrubí, que no pierde la oportunidad de acaparar planos televisivos, Jordi Mestre, Jordi Moix, Amador Bernabéu -el abuelo de Piqué- como delagado de la UEFA y Andoni Zubizarreta, que compensará la presencia de Txiki Begiristain en la reunión.



No hay que olvidar que fue Bartomeu quien propuso a Sandro Rosell y Joan Laporta la entrada en la junta directiva de éste de Soriano y Marc Ingla, que luego traicionaron a Rosell y Bartomeu en su intención de levantar las alfombras de Joan Gaspart coincidiendo con su entrada en el club. Bartomeu coincide con la opinión de Rosell de que ni Soriano ni Txiki Begiristain son de fiar. De hecho, Bartomeu tiene conocimiento de que ambos han utilizado información confidencial que poseen del Barça para intentar captar a jugadores y ejecutivos del Barça para llevárselos al City.

Deja tu Comentario