2013-12-04 17:12 FC Barcelona Por: Administrador

La gran farsa del MVP a Cristiano Ronaldo



Desde que aterrizó en 2009 en el Real Madrid Cristiano Ronaldo ha tenido un jugador, por sistema, por delante de él. Puede tener rachas más buenas o más malas pero Leo Messi lo ha eclipsado desde que llegó. No tiene que ser fácil, sin duda; la calidad y los números del astro argentino hablan por sí solos y sacan una conclusión: el Rey de la liga es Messi, ha sido el mejor jugador y el mejor goleador en los últimos años. Sí, mejor delantero y mejor jugador según los premios LFP todas las temporadas, des de la 2009-10 hasta hoy, cuatro temporadas en las que Cristiano ni aparece en los datos del premio. Viendo que el portugués se volvía a quedar sin trofeo alguno, la organización del evento decidió sacarse de la manga el premio de jugador más valioso para que así el pupilo de Florentino Pérez durmiera menos tenso, y de paso, poder tener algún aliciente en la gala de entrega de los premios. El hecho es que su principal ganador, Leo Messi, nombrado mejor goleador y mejor jugador de la temporada 2012-2013, no podía acudir al acto por estar recuperándose en Argentina.

¿Por qué improvisar en una semana un premio que nunca se había dado? En el fondo, la decisión fue con buena voluntad, pero lo que algunos de los brillantes cerebros creadores del nuevo premio no pensaron es en el profundo egocentrismo del portugués que se sintió, como el mejor segundón. Fue nombrado el jugador más valioso pero el premio a mejor jugador y a mejor delantero era para Messi. La cara de amargura y malestar que puso Ronaldo hablan por sí solos. No era de extrañar, el delantero y todo el madridismo está inmerso en una pelea intensa sobre el Balón de Oro y, sin duda, que Messi le vuelva a pasar la mano por la cara en un premio de ámbito estatal irritó profundamente al delantero blanco y lo volvió a dejar en evidencia. Cuánto daño a su narcisismo.



 Cabe destacar que asistir a la gala fue un favor que Florentino Pérez le pidió al portugués y el jugador, a pesar de la situación, tuvo que acceder. El presidente de la Liga, Javier Tebas, había pedido al mandatario blanco que su estrella acudiera a los premios LFP y a cambio Cristiano tendría su premio particular. Jugador MVP de la Liga, un título de grande, lo estrena él, que gran honor. Un premio de conveniencia, un premio de cosecha desconocida, no nos engañemos, nada de eufemismos: una gran farsa. No quiero pensar si el año que viene Messi también se lleva el MVP. Por cierto, ¿este no era el premio que se inventaron en 2013 para que Cristiano Ronaldo no llorara? De momento, el argentino sigue siendo el mejor jugador de la Liga de Futbol Profesional y, dejando de lado premios banales, el jugador más valioso de verdad.

 


Deja tu Comentario